21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Objetivo en depresión: recuperar la funcionalidad total

Solo un tercio de los pacientes que responden al tratamiento vuelve completamente la normalidad

José Ramón Pagés, Margalida Gili, Enric Álvarez y Luis Gutiérrez.
Objetivo en depresión: recuperar la funcionalidad total
sáb 04 junio 2016. 15.50H
Sandra Melgarejo
“La depresión tiene una tasa de respuesta al tratamiento de un 67 por ciento y una tasa de remisión del 33 por ciento. Dos de cada tres pacientes responden a los tratamientos actuales, pero solo un tercio de ellos vuelve a ser como era ates de la enfermedad, mientras que el resto mejora, pero no puede llevar una vida normal”. Luis Gutiérrez, médico psiquiatra del Hospital Clínico Universitario San Cecilio de Granada, ha destacado que el objetivo actual en el tratamiento de la depresión es lograr la recuperación total de la funcionalidad.

“Los síntomas depresivos se asocian a una funcionalidad igual o, incluso, peor a la de otras enfermedades crónicas”, ha señalado. Los síntomas residuales más frecuentes son el insomnio, la fatiga y síntomas cognitivos, como pérdidas de memoria y dificultad para mantener la atención y la concentración. “Esto imposibilita al paciente llevar una vida normal en los ámbitos social, laboral y familiar. Se necesitan nuevos tratamientos que actúen sobre la cognición y la funcionalidad para que el paciente vuelva a ser el mismo que era antes de tener una depresión”, ha indicado Gutiérrez.

Margalida Gili, decana de la Facultad de Medicina de la Universitat de les Illes Balears y doctora en Psicología, ha definido la funcionalidad como “la capacidad del individuo para llevar a cabo de una forma efectiva las actividades de la vida diaria”. Para ello, es necesario que recupere su autonomía, la capacidad de relacionarse con los demás y con el entorno, y la posibilidad de realización personal mediante el pensamiento, la comunicación, la ejecución, la producción y el disfrute.

Los especialistas que ha reunido Lundbeck en el XV Seminario ‘La Depresión en Mayúsculas’, han indicado que la prevalencia de esta enfermedad a lo largo de la vida en nuestro país alcanza el 13 por ciento y, actualmente, un seis por ciento de la población está sufriendo un evento depresivo. Afecta al doble de mujeres que de hombres. Identificar las causas, evaluar los síntomas específicos, realizar un plan de tratamiento individualizado, conseguir que el paciente continúe tomando el tratamiento pautado el tiempo oportuno y evaluar los síntomas residuales son las claves para lograr un abordaje correcto de la enfermedad.

El 75 por ciento de las depresiones son recurrentes y el número de episodios depresivos previos marca un peor pronóstico de la enfermedad. “Después de sufrir un episodio, la probabilidad de sufrir otro es de entre el 50 y el 60 por ciento; después de dos, del 70 por ciento; y después de tres, del 90 por ciento”, ha detallado Enric Álvarez, director del Servicio de Psiquiatría del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

“Tenemos un arsenal terapéutico muy rico, que exige que hagamos un muy buen diagnóstico al paciente porque dar con la tecla correcta al principio es primordial para evitar recaídas”, ha afirmado Gutiérrez. Además, para mejorar la adherencia al tratamiento, Álvarez ha añadido que es necesario “conseguir medicamentos con mejor tolerabilidad, sobre todo en relación a cognición y disfunción sexual”.

Lo que no es depresión

Álvarez ha lamentado la “baja consideración social” que tiene la depresión: “Se utiliza el término erróneamente para cualquier fluctuación leve y reactiva del estado del ánimo, pero la tristeza, la adaptabilidad, el temperamento o el humor de la vejez no tienen nada que ver con la depresión”. En su opinión, esto ha producido una banalización de la gravedad del trastorno.

“No hay dos depresiones iguales, de ahí la importancia del tratamiento individualizado. En mi caso, defino mi enfermedad como un miedo a tomar decisiones y a emprender cosas nuevas que hace que te dé igual curarte que morirte”, ha comentado José Ramón Pagés, coordinador nacional de la Fundación de Ayuda contra la Depresión Anaed. “La depresión es un auténtico problema social y un reto para la salud pública”, ha concluido Gili.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.