Los médicos proponen que la formación médica que paguen sea desgravable

La respuesta surge tras conocerse la intención de excluir a la industria de financiar la formación continuada

Serafín Romero, presidente de la OMC.
Los médicos proponen que la formación médica que paguen sea desgravable
jue 23 julio 2020. 20.20H
Los médicos han reabierto el ‘melón’ de la desgravación fiscal a la formación si ellos mismos se la pagan y han exigido que, aquellos profesionales que decidan financiar de su bolsillo su propia actividad formativa, puedan tener algún tipo de exención fiscal. Esta reclamación llega justo un día después de conocerse que el dictamen en sanidad de la Comisión de Reconstrucción, que ha aprobado el Congreso de los Diputados, prohíbe que la industria financie la formación médica.

En concreto, y ante la posibilidad de que la industria no pueda patrocinar, directa o indirectamente, las actividades investigadoras o de divulgación sanitaria, y que esa financiación recaiga sola y exclusivamente en las Administraciones, los médicos se preguntan: ¿qué pasa con los profesionales que pagan de su bolsillo su formación, sin ningún tipo de respaldo público o privado?


"Si queremos una formación independiente, esta propuesta también hay que valorarla", explica Romero


“Si queremos conseguir una formación independiente, esto también habría que valorarlo”, asegura a Redacción Médica Serafín Romero, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC). De hecho, tal y como explica a este medio, actualmente el médico que tiene una consulta privada puede desgravar sus gastos de formación a través de ella; y el que recibe transferencias de valor de Farmaindustria o la financia el Estado, no tributan por ello.

De hecho, no hay que olvidar que la propuesta de que el médico pagara impuestos por la financiación que recibiese de la insutria (en forma de dietas, alojamientos, viajes o inscripciones a congresos), generó una gran polémica en el sector. El acuerdo entre Farmaindustria y el Ministerio de Hacienda se saldó con que, finalmente, no tributara por ello.

Pero el sanitario que decide libremente financiar su formación no tiene ningún tipo de ayudas al respecto. “Se ha quedado en el limbo”. Por eso exigen que, en estos casos, el médico que pague de su bolsillo estas actividades pueda desgravarse fiscalmente por ello, aunque sin determinar, de momento, en qué cuantía. “Este debate lo tendríamos menos si no se hubiera hablado de ‘prohibición’ en el dictamen de sanidad de la Comisión de Reconstrucción”, asevera Romero. “Creemos que los más afectados con esta cuestión serán los médicos que trabajan en el sistema sanitario público”.  
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.