Las sociedades científicas consideran que puede ser un proceso "útil" con el que luego aconsejar al Ministerio

Los médicos activan sus propias recertificaciones ante el parón de Sanidad
José Miguel Láinez, Julián Pérez-Villacastín, Pilar Rodríguez Ledo, Mª del Mar Rodríguez Vázquez del Rey y Carlos Solano.


17 dic 2021. 18.30H
SE LEE EN 4 minutos
La actualización de las habilidades y conocimientos de los especialistas sanitarios lleva en el punto de mira de las sociedades científicas varios años. Tras el dictamen emitido por los organismos sanitarios europeos y la predisposición del Ministerio de Sanidad, parecía que la recertificación podría ser una realidad en España. Sin embargo, el retraso continuado en la aprobación del Real Decreto de Especialidades, donde se menciona el desarrollo de un proceso de recertificación consensuado entre las sociedades científicas y el Ministerio; está propiciando que las representantes de los especialistas españoles apuesten por elaborar su propia recertificación a pesar de que las dudas en torno a su validez normativa.

La última en sumarse a este movimiento ha sido la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que aspira a crear su propia recertificación para así "garantizar que los internistas estén actualizados en sus conocimientos y habilidades de forma permanente". En este sentido, también se ha abierto un debate en torno a la capacidad legal de las sociedades científicas para llevar a cabo este propósito. Redacción Médica se ha puesto en contacto con ellas para conocer cuáles tienen previsto seguir este mismo camino y aquellas que, por el momento, se mantienen a la espera.

Por ejemplo, la Sociedad Española de Neurología (SEN) está trabajando en "un proyecto de recertificación, aunque se ha visto retrasado por otras necesidades más urgentes derivadas de la pandemia".  Pese a esto, la SEN ve lógico que "todos los procesos deban seguir unas líneas comunes y de consenso entre el Ministerio y las sociedades científicas".

Por su parte, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) confirma estar en negociaciones con Sanidad, contando con Ángel Cequier -expresidente de la sociedad-, como su representante: "Nosotros confiamos en que se pueda avanzar en este proceso".

Familia y Neumología ya cuentan con su propia recertificación


Las sociedades que ya cuentan con su propio proceso de recertificación son la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). En el caso de la primera, cuenta con "una herramienta para facilitar la renovación de las competencias específicas del profesional médico que garantizan su cualificación para el ejercicio profesional". 

'Desarrollo Profesional SEMG (DP-SEMG)' es el nombre que recibe esta iniciativa sin coste para sus socios y que "valora la situación de cada profesional y comprueba si cumple con los criterios para la recertificación. En el caso de no ser así, la SEMG proporcionará al médico toda la formación necesaria para que pueda renovar la licencia profesional cada seis años".


Separ introduce una memoria de actividades que "deberá remitirse cada 5 años"



A su vez, desde Separ defienden una recertificación que se obtenga "mediante la evaluación de una memoria de actividades (asistenciales, formativas e investigadoras) que deberá enviarse a la Comisión de Certificación de forma periódica por parte de los responsables de la Unidad acreditada, con independencia de su nivel de complejidad". 

Esta memoria de actividades "deberá remitirse cada 5 años y en ella se incluirán los datos emitidos por las entidades o departamentos de gestión hospitalarios, que permitan evaluar el grado de adhesión y cumplimiento de objetivos e indicadores fijados para cada nivel".

Pediatría, también a la espera de Sanidad


También hay sociedades que se mantienen a la espera. Es el caso de la Asociación Española de Pediatría (AEP), que no considera "adecuado empezar un proceso por nuestra parte" y ve con mejores ojos "esperar prudentemente a ver cuáles serán los requisitos y qué validez se le dará a todo el proceso que aún está por definir".

El primer matiz generalizado entre todas las sociedades es que está bien diseñar un proceso propio, pero hay que señalar que carece de un carácter legal y normativo. Algo que no llegará hasta que el Ministerio de Sanidad apruebe un modelo consensuado. En ese sentido, desde la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) no ven en las sociedades "la capacidad normativa para obligar a hacer la recertificación". Pese a esto, considera que "puede ser útil para ir poniendo en marcha un proceso y luego aconsejar al Ministerio".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.