Facme crea esta publicación para ayudar a los médicos a sospechar la enfermedad cuando existan elementos para ello

Las lesiones de la viruela del mono pasan a costra en un máximo de 5 días
Viruela del mono.


01 jun 2022. 13.10H
SE LEE EN 5 minutos
La viruela del mono sigue generando más casos por toda España, alcanzando los 142, y varias sociedades científicas integrantes en la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) han elaborado una guía de ayuda al diagnóstico diferencial de las lesiones cutáneas generadas por la enfermedad.

En concreto este documento ha sido redactado por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) en colaboración con la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFyC) y la Asociación Española de Pediatría (AEP) entre otras.

El objetivo de la guía para identificar la viruela del mono, que incluye variado material gráfico, es ayudar a los médicos a sospechar la enfermedad cuando existan elementos para ello, al mismo tiempo que se recuerdan las características de otros diagnósticos más prevalentes en nuestro medio. En la publicación se incluye la descripción e imágenes de las enfermedades más frecuentes en nuestro medio como diagnóstico alternativo, que serán más probables si el paciente no tiene antecedente de contacto.

Las lesiones más frecuentes pueden ser únicas o poco numerosas. Las lesiones cutáneas con frecuencia están agrupadas en zonas, con eritema subyacente y en áreas de contacto (periorales o genitales, y evolucionan pasando por las siguientes fases: mácula eritematosa, pápula, vesícula, pústula y costra. Durante 2 a 4 semanas, las lesiones evolucionan en brotes de lesiones similares que pasan en 1 a 2 días a través de las diferentes fases. Al aparecer brotes sucesivos, pueden verse lesiones en distintos estadios en diferentes localizaciones. El cuadro se resuelve en 2-5 semanas después del inicio de los síntomas. Un criterio importante que permite distinguir esta enfermedad de otras de evolución más prolongada es que la lesión pasa a costra en un período de 3-5 días. 

Diagnóstico diferencial según el tipo de lesión y localización


Por lo que respecta al diagnóstico que diferencia a la viruela del mono con otro tipo de lesiones, en el primer estadio, cuando aún no tienen líquido en su interior y son pequeñas pápulas, el diagnóstico incluye cuadros muy frecuentes como picaduras o molusco contagioso. Si las lesiones contienen líquido purulento, el diagnóstico diferencial incluye fundamentalmente varicela y otras infecciones por herpes y foliculitis. Si las lesiones se erosionan y se cubren con costras el diagnóstico diferencial principal incluye varicela, impétigo y picaduras.

La guía también analiza el diagnóstico diferencial según la localización de las lesiones, y en los genitales destaca el herpes simple, sifilis primaria, secundaria, Chlamydia Trachomatis, sarna nodular y molusco contagioso.

Otro diagnóstico diferencial de las lesiones en otras zonas descrito en el documento elaborado por Facme son la varicela (espalda, cabeza y extremidades), infección herpética diseminada (propia de pacientes inmunodeprimidos o con enfermedades de la piel), foliculitis (se aprecia el folículo o están centradas por un pelo), picaduras (se localizan en una zona ocasionando mucho picor), sífilis secundaria (afecta a tronco y extremidades), gonococcemia diseminada (afecta a e brazos, piernas, manos y pies) y el impétigo (infección de la piel que cursa con úlceras y costras color amarillenta agrupadas en una zona, principalmente la perioral).

Existen más lesiones que se diferencian de la viruela del mono, como son el eccema dishidrótico (provoca lesiones de contenido líquido y es habitual en manos o pies), dactilitis distal ampollosa (en los dedos), y sarna ampollosa (pueden provocar ampollas en zonas distales), entre otras.


Diagnóstico: Antecedentes de contacto y zonas de riesgo


Las sociedades científicas recuerdan que, en este momento, el diagnóstico de viruela del mono es mucho más probable si existe un antecedente de contacto con un caso y si las lesiones son similares a las que se describen y muestran en el texto. El mismo documento también alerta de que en el caso de pacientes con sospecha y que hayan viajado a zonas de riesgo, el diagnóstico diferencial es más amplio, pues incluye otra patología importada y que esta guía se refiere al diagnóstico diferencial de las sospechas en personas sin historia de viaje a zonas de riesgo.

La guía deja claro que, en caso de duda diagnóstica, se debe solicitar la colaboración de los servicios de Dermatología y en caso de pacientes procedentes de países de riesgo, de las Unidades de Patología Importada. En cualquier caso, si existe sospecha de viruela del mono las sociedades científicas recomiendan a los profesionales que consulten las recomendaciones sobre diagnóstico y que contacten con los servicios de Microbiología y de Salud Pública de su área de atención.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.