Las sociedades médicas optan por un retiro de los profesionales según las circunstancias personales de cada facultativo

La prejubilación de especialistas, "flexible, voluntaria e individualizada"
Guillermo Martín, Víctor Pérez, Alfonsa Friera, José Miguel Láinez, Lorenzo Fácila, Antonio Fernández-Pro, José Polo, Armando López Guillermo y Jesús Díez Manglano.


23 abr 2022. 19.10H
SE LEE EN 9 minutos
El Ministerio de Seguridad Social prevé revisar cada 10 años la prejubilación médica a través de un nuevo procedimiento para la comprobación de los coeficientes reductores de edad, así como la anticipación de la edad de retiro de los profesionales sanitarios. Un método que el Ejecutivo pronostica que será aplicable a nuevos colectivos, sectores o actividades, en las escalas, categorías o especialidades correspondientes, que actualmente no tienen reducción de la edad de jubilación. Por ello, Redacción Médica ha consultado a las sociedades médicas que representan a las diferentes especialidades para saber cuál sería el 'mejor' método para dicha prejubilación médica. Una consulta que también se ha centrado en si este modelo de jubilación anticipada debe plantearse de una forma lineal a todo el colectivo médico o debe priorizarse las especialidades que están sometidas a unas condiciones más desfavorables.

De las nueve sociedades participantes, siete se decantan por una misma idea común: Prejubilación de especialistas flexible, voluntaria e individualizada. En este sentido, Guillermo Martín Carballo, vicepresidente de Atención Primaria de la Asociación Española de Pediatría (AEP), asegura que "desde la organización se apuesta por una prejubilación flexible, voluntaria a partir de los 60 años y prorrogable hasta los 70 años. Además, se considera necesario que cada profesional, independientemente de su especialidad, pueda elegir en función de sus circunstancias personales o la penosidad de su puesto de trabajo". Un método que "ante el déficit de pediatras, sería de gran ayuda en estos momentos que los facultativos que así lo deseen prolonguen su trabajo más allá de los 65 años".

Parecer que comparte Víctor Pérez Sola, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), quien sostiene que "la prejubilación es bienvenida para aquellas personas que lo necesiten, pero hay que individualizar los casos dependiendo de la energía y las ganas de cada profesional. Hay personas que con 65 años están más entusiasmadas que con 50 y es cierto que con lo que cuesta formar a un médico, prescindir de él de forma obligatoria, sería difícil de entender". Pérez Sola admite que "hay algunas especialidades que tienen más desgaste que otras y, por eso, debe flexibilizarse la prejubilación para cuando llega el momento en el que los profesionales sanitarios se quedan sin fuerzas".

José Miguel Láinez, presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN), también considera, a título personal, que "la prejubilación no se tiene que generalizar, sino individualizar y adaptar a las personas y circunstancias". En este sentido, Laínez reconoce que "lo ideal sería que las personas tuvieran capacidad de mantenerse en el sistema, haciendo otro tipo de funciones. Ocurre en el caso de Neurología que es una especialidad muy exigente físicamente en ciertas situaciones como una cirugía prolongada y las personas están limitadas, pero no significa que se tengan que jubilar antes". 

Familia también opta por individualizar la prejubilación


Por su parte, Lorenzo Fácila Rubio, vocal de Sociedades Filiales en la Sociedad Española de Cardiología (SEC), añade que "el prototipo sería que fuera algo voluntario e, incluso, que se pudieran plantear alternativas antes de una prejubilación completa. Esto quiere decir que los especialistas tengan la posibilidad de acceso a puestos no sometidos a cierta situación de estrés y sobrecarga pero que pudieran aportar conocimientos valiosos que, por su experiencia, nutrieran al resto de facultativos, como el ejemplo de un cardiólogo consultor con prejubilación parcial".


José Polo: "La prejubilación es algo personal del trabajador en base a sus circunstancias personales"



Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales (SEMG), aclara que "la prejubilación no debe darse de una forma colectiva, sino individual". Una situación que, según Ledesma, "hay personas que lo están deseando y otras que, cuando llega el momento, piden una prórroga". Asimismo, José Polo García, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), considera que "la prejubilación es algo personal del trabajador en base a sus circunstancias personales".

¿Es viable la prejubilación por especialidad con más sobrecarga?


Ante la idea de que la prejubilación se planté de forma lineal a todo el colectivo médico o solo para algunas especialidades con sobrecarga laboral, Polo García afirma que "la prejubilación es un derecho que tienen todos los trabajadores y no sería justo que el profesional de una especialidad se pudiera jubilar y el de otra no, no se puede menoscabar un derecho de esta forma".


Víctor Pérez: "Cuesta pensar que se tenga que jubilar a unos profesionales antes que a otros por su penosidad"



Ledesma también considera que "debería darse por el tipo de ámbito laboral más que por especialidades y más que una prejubilación, que también, sería correcto una revisión de capacidades físicas. Por ese motivo, se debería hacer un planteamiento de dejar las guardias nocturnas a los 55 años".

Por su parte, Pérez Sola sopesa que "hay especialidades que tienen más desgaste. Sin embargo, cuesta pensar que se tenga que jubilar a unos profesionales antes que a otros por su penosidad. En los últimos años se ha visto cómo algunas especialidades han vivido un trauma que se les va a quedar para siempre y esto antes no estaba previsto".

Relevo generacional, "la cara negativa" de la prejubilación


La prejubilación médica también supone, para los especialistas, cierto inconveniente. Fácila Rubio garantiza que "el hecho de que algunos colectivos están sometidos a una mayor siniestralidad, penosidad, peligrosidad o toxicidad, esto puede tener una cara negativa, que no haya relevo generacional. Para evitar esta situación, habría que plantear cuál sería el impacto de dicha posibilidad de jubilación anticipada en la "despoblación de especialistas" que se se está viviendo en los hospitales comarcales".


Alfonsa Friera: "Dejar abierta la opción de una prejubilación mediante la reducción de horas de trabajo"



Una situación futura que supone "un problema muy grave de relevo generacional también dentro de Hematología, además del resto de las especialidades", según a título personal de Armando López Guillermo, vicepresidente de Sociedad Española de Hematolgoía y Hemoterapia (SEHH). López Guillermo recalca que "a pesar de que esta especialidad no se considera de las más estresantes, abarca distintas variantes como la clínica, de laboratorio, de diagnóstico y de hemostasia".

En el mismo sentido se muestra Jesús Díez Manglano, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y quien también apoya una prejubilación individualizada, ya que todas las especialidades están sometidas de una manera u otra a cierta penosidad. "La medida me parece bien, pero tiene que estar completamente balanceada para que haya suficientes profesionales para un recambio generacional. Ahora estamos en una situación de precariedad absoluta en todas las especialidades y si hacemos prejubilaciones el sistema se va a encontrar con un problema muy gordo. Realmente, la administración debe hacer una apuesta clara para cubrir este recambio generacional y después nos podríamos plantearnos estás cosas", reivindica el internsita.  

Al mismo tiempo, Alfonsa Friera Reyes, responsable de Asuntos Profesionales de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), alerta de que "los profesionales sanitarios están sometidos a un importante estrés, no sólo por las altas cargas de trabajo y la obligatoriedad de mantener una actividad asistencial continuada, sino por las exigencias en cuanto a formación continuada y de responsabilidad que tiene este trabajo, directamente implicado con el bienestar físico o mental y, en muchos casos, la vida de los pacientes. Este estrés continuado acaba generando agotamiento en los profesionales".

Otras formas de plantear la prejubilación médica


Algunos especialistas comparten otras ideas para que se tengan en cuenta a la hora de llevar a cabo esa prejubilación médica. Es el caso de Friera Reyes quien opta por "dejar abierta la opción de una prejubilación mediante la reducción de horas de trabajo, ya que es una posibilidad que podría beneficiar a los trabajadores sin privar de la fortaleza que supone la experiencia en los centros sanitarios". Una experiencia profesional que, según Friera Reyes, "es una ventaja significativa en muchas ocasiones y no se debe olvidar el papel de consultores que pueden tener los profesionales de más edad y experiencia".

López Guillermo comparte, también a título personal, la "mejor" forma de plantear la prejubilación médica, que ya se lleva a cabo en el centro hospitalario donde trabaja, el Hospital Clínic de Barcelona: "Se lleva a cabo un sistema en el que durante un periodo de tiempo se puede hacer una reducción de jornada y eso se considera una prejubilación, de tal manera que se conserva gente valiosa en el sistema aplicando este método". Por último, el experto añade que "el sistema tiene la ventaja de disminuir la carga asistencial con todo lo que ello supone, menteniendo al profesional ligado al centro de experiencia. Es un buen sistema que ya funciona en el Clínic".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.