20 mar 2019 | Actualizado: 23:30

Guardias médicas: un estudio demuestra los fracasos por falta de sueño

Los participantes fueron sometidos a procesos de trabajo y de insomnio similares a los de la jornada complementaria

Operar con una capacidad cognitiva reducida tiene efectos de gran alcance.
Guardias médicas: un estudio demuestra los fracasos por falta de sueño
mié 03 octubre 2018. 09.20H
Redacción
Algunas de las mayores catástrofes causadas por el hombre, como por ejemplo el accidente de Chernóbil o el del transbordador espacial 'Challenger', fueron debidas a la falta de sueño. Así lo han asegurado investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos), tras realizar un estudio en el que parte de los participantes tuvieron que someterse a procedimientos de trabajo y de periodos de sueño similares a los que tiene un médico en una guardia. Tras ello, los expertos comprobaron los riesgos que puede tener el insomnio a la hora de realizar determinadas tareas.

"Hay muchas personas en profesiones críticas que están privadas de sueño y, de hecho, nosotros hemos encontrado que casi una cuarta parte de las personas con trabajos pesados en procedimientos se han quedado dormidas en el trabajo", ha aseverado la profesora asociada de Psicología y directora de MSU Sleep and Learning, Kimberly Fenn, cuyo trabajo, el mayor estudio realizado sobre este tema, ha sido publicado en la revista 'Journal of Experimental Psychology: General'.

"Casi una cuarta parte de personas con trabajos pesados se han quedado dormidas en el trabajo"



Para evaluar el impacto de la falta de sueño en la forma en la que las personas realizan un trabajo, los científicos pidieron a 234 personas que acudiesen al laboratorio a las 22.00 horas para realizar en orden una serie de tareas. Periódicamente fueron interrumpidos y tenían que recordar dónde se encontraban en el procedimiento antes de continuar de nuevo.

A medianoche, la mitad de los participantes se fueron a casa a dormir, mientras que la otra mitad permaneció despierta toda la noche en el laboratorio. A la mañana siguiente, todos completaron el procedimiento una vez más. De esta forma, los investigadores observaron que aquellos que fueron privados de sueño habían cometido muchos más errores que los que habían dormido.

Un 15 por ciento de fracaso entre los que tenían falta de sueño


"Todos los participantes cumplieron con los criterios de desempeño en la noche, pero aproximadamente el 15 por ciento de los participantes en el grupo con falta de sueño fracasó por la mañana, en comparación con el 1 por ciento de los que dormían", han explicado los científicos.

Asimismo, los participantes privados de sueño no solo mostraron más errores que los que dormían, sino que también tuvieron un aumento progresivo de los errores asociados con la memoria a medida que realizaban la tarea, un efecto no observado en los que dormían.

"Las distracciones a las que nos enfrentamos todos los días, ya sea que recibamos un mensaje de texto o simplemente respondamos una pregunta, son inevitables, pero especialmente dañinas para las personas privadas de sueño. Operar con una capacidad cognitiva reducida tiene efectos de gran alcance. Los estudiantes pueden pasar toda la noche y no retener información para sus exámenes, si bien es más preocupante el caso de las personas que realizan trabajos críticos porque pueden ponerse a sí mismos en riesgo y a la sociedad en general", han zanjado los expertos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.