Voces autorizadas del sector abogan por un modelo mixto en donde el médico pueda escoger sin penalización retributiva

El fin de las guardias de 24 horas apunta a las de 12 horas y voluntarias
María José Campillo y Vicente Matas.


12 nov 2021. 13.00H
SE LEE EN 5 minutos
Las intensas jornadas de trabajo que suponen las guardias de 24 horas son motivo de debate constante entre los profesionales sanitarios debido al gran esfuerzo que supone realizarlas, lo que puede derivar en una peor calidad asistencial hacia el paciente, mayor probabilidad de accidente laboral, dificultades para conciliar o un aumento de cuadros de estrés y ansiedad. Es por ello que desde el sector se urge a una reforma de este sistema encaminada hacia la flexibilización horaria y reducción de la jornada de guardia.

La propuesta que más fuerza cobra en este sentido es la de abogar por un modelo mixto que permita a los profesionales escoger entre realizar guardias de 24 horas o de menor extensión como, por ejemplo, podrían ser las de 12 u 8 horas. En cualquier caso, voces autorizadas de la sanidad española abogan porque la guardia de 24 horas no se elimine y se aplique un modelo combinado en el que, de manera voluntaria, cada trabajador pueda acogerse a un tipo de guardia u otro.

María José Campillo, secretaria técnica de finanzas de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), explica a Redacción Médica que desde la organización son partidarios de que las guardias no sean de 24 horas, aunque reconoce que no se debe perder esta opción: “muchos profesionales han adecuado su vida a este modelo y no quieren cambiar”. Por eso, propone abrir la puerta a “turnos más razonables, voluntarios y sin merma retributiva” mediante la creación de un complemento específico de compensación o ampliando la dotación de los ya existentes.

A su juicio, para la Administración el modelo de guardias de 24 horas es el “más económico”. “Con la menor cantidad de profesionales posible, se da una cobertura asistencial de 24 horas los 365 días. Cualquier otra propuesta implica incrementar plantillas, algo a lo que parecen no estar dispuestos”, sostiene. “Todo el mundo quiere trabajar en las mejores condiciones posibles. 24 horas seguidas no es lo mejor ni para el paciente por un mayor riesgo de cometer errores”.


El fin de las guardias médicas supone "una merma económica"


Para Campillo otro de los problemas es que “el sistema es muy perverso”, pues “la mitad de nuestro sueldo son guardias”. “Perder las guaridas supondría una merma económica importantísima, por eso muchos médicos no quieren perderlas, no porque les guste, sino porque no quieren ganar menos”, apunta.

Además, reconoce que no es tan sencillo como eso y alerta de que en Servicios con pocos médicos o centros con plantillas cortas, como los hospitales periféricos, “es imposible de realizar si se quiere seguir cumpliendo con los descansos que obliga la ley”, una lectura que comparte Vicente Matas, coordinador del Centro de Estudios del Sindicato Médico Andaluz (SMA).


Matas: "El SNS tiene que ver qué hacer para no obligar a la guardia de 24 horas"



El Sistema Nacional de Salud tiene que ver qué hacer para no obligar a la guardia de 24 horas”. Según explica a este diario, las guardias nacieron como “expectativa de trabajo”, concebidas como jornadas que permiten al médico cierto sosiego. Sin embargo, ahora, tal y como manifiesta, y en ámbitos como el de la urgencia hospitalaria, “las guardias no son una expectativa de trabajo, sino que es trabajo a destajo”. “Hay sitios que estando de guardia no te puedes relajar”, dice.

“Con las plantillas actuales, no habría forma de eliminarlas y garantizar los descansos y los fines de semana. Se necesitan más profesionales”, alerta. “Tendrían que hacer más guardias si son de 12 horas. Hay que hacer el doble de días”, sostiene, a la vez que coincide con Campillo en apostar por un modelo mixto, en donde el médico elija qué es lo que mejor le conviene. No obstante, él no cree que reformar el horario de las guardias de 24 horas implique riesgos salariales: “las horas de trabajo serán las mismas pero repartidas de distinta manera”.


El 38,9% de los médicos quieren jornada de 12 horas o menos


“Aunque hay opiniones de todos los colores, y hay quien sigue queriendo mantener las guardias de 24 horas”, según Matas. Una encuesta realizada por Cesm junto con la Organización Médica Colegial (OMC), del año 2019, indica que el 38,9 por ciento de los médicos quieren jornada de 12 horas o menos, mientras que un 16,8 por ciento quieren mantener las de 24 horas y un 17,6 por ciento aboga por la total desaparición de cualquier tipo de guardia.

Asimismo, otra sondeo realizado por Redacción Médica revela concluye que el 63,3 por ciento de los encuestados estarían dispuestos a renunciar al complemento extra que suponen las guardias en su nómina al identificarlas como un verdadero problema para conciliar con su vida familiar. Por el contrario, el 36,7 por ciento de los encuestados no estaría dispuesto a renunciar a las guardias de 24 horas porque consideran que son esenciales para completar su retribución mensual.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.