En este órgano, enfocado a aprobar los nuevos coeficientes reductores, solo tendrán representación nacional CCOO y UGT

CESM y Satse, fuera de la Comisión que negociará la prejubilación sanitaria
José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social.


05 jun 2022. 17.00H
SE LEE EN 4 minutos
Las negociaciones para la jubilación anticipada en el Sistema Nacional de Salud (SNS) siguen encalladas a pesar de la presión de sindicatos y asociaciones de médicos y enfermeros. Las pistas que deja el Gobierno en sus comunicaciones oficiales certifican que el proceso se encuentra todavía en una fase preliminar, pues ni siquiera se ha constituido todavía la comisión que se encargará de evaluar y aprobar los condicionantes para que los sanitarios puedan retirarse antes del actual límite legal. Un órgano, por cierto, en el que podrán estar representadas las centrales mayoritarias pero no las profesionales, como CESM y Satse.

A nivel estatal, indican fuentes del Ministerio de Seguridad Social, solo dirigentes de CCOO y UGT participarán en la citada comisión, cuya creación viene establecida en la Ley 21/2021 sobre la garantía de la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Concretamente, en su artículo 206, que recoge la necesidad de que este órgano establezca los “indicadores que acrediten la concurrencia de circunstancias objetivas” que justifiquen la aplicación de nuevos coeficientes reductores para adelantar la edad de jubilación sin que ello suponga una merma en la pensión.

Desde el departamento que dirige José Luis Escrivá explican que esta comisión estará integrada “por los ministerios de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Trabajo y Economía Social y Hacienda y Función Pública”, así como por las “organizaciones empresariales y sindicales más representativas a nivel estatal”. Este grupo será el encargado de “evaluar, y en su caso instar a la aprobación de los correspondientes reales decretos de reconocimiento de coeficientes reductores”.

Las mismas fuentes deslizan que las centrales sindicales más representativas a nivel estatal son CCOO y UGT, lo que supone de facto la exclusión de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y el Sindicato de Enfermería (Satse) a pesar de que estos organismos han formalizado también en los últimos meses propuestas para permitir a los sanitarios adelantar su edad de jubilación.

Propuestas de médicos y enfermeros para la jubilación anticipada


En el caso de la asociación de médicos, el pasado febrero presentaron una ampliación de su propuesta que engloba a los profesionales que realizan trabajo nocturno, incluyendo las guardias, y recoge la posibilidad de impulsar una vía de jubilación parcial.

Entre otros factores, CESM apela a que el sistema de guardias médicas de 24 horas, que se mantiene vigente desde 1966, “no contempla ese tiempo como de trabajo efectivo de cara a la jubilación”, así como a la peligrosidad asociada al trabajo debido al contacto con agentes biológicos radiológicos o químicos. “Va contra toda lógica no solo que no se hayan mejorado nuestras condiciones laborales durante casi 60 años, sino que esto no se considerase tiempo de trabajo efectivo de cara a la jubilación”, sostiene la confederación.

En la misma línea, Satse ha reclamado a Escrivá que posibilite la jubilación anticipada voluntaria para las 300.000 profesionales de Enfermería de España, "que trabajan durante más de 40 años en condiciones muy difíciles y penosas que perjudican su salud física, psicológica y emocional con el paso del tiempo”. De hecho, la organización que abandera Manuel Cascos registró el pasado octubre ante el Ministerio la documentación para que se iniciase el procedimiento que permita la jubilación anticipada.

"Años de anticipación" para la la jubilación médica


Desde el Ejecutivo enfrían en cualquier caso la posibilidad de que médicos y enfermeros puedan acogerse en el corto plazo a vías para la jubilación anticipada con el 100 por cien de la pensión. Un proceso que, según el propio Ministerio de Seguridad Social, requiere “años de anticipación” debido a la necesidad de determinar “las vacantes que pudieran generarse”.

“Para realizar un buen diagnóstico las condiciones laborales de los profesionales sanitarios es necesario impulsar el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios (REPS), fundamental para la planificación y la coordinación de las políticas de recursos humanos del Sistema Nacional de Salud (SNS)", destacó el Ejecutivo en una reciente respuesta parlamentaria.

En este sentido, fuentes del Ministerio de Sanidad informaron a este periódico que el debate sobre prejubilación sanitaria será trasladado también a la Comisión de Recursos Humanos del Consejo Interterritorial, de forma que tomen se recojan las propuestas de las consejerías autonómicas.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.