"Mi puesto rompió un techo de cristal del que nos hemos beneficiado todas"

Redacción Médica charla con la candidata a la vicesecretaría del Cgcom, Rosa Arroyo

Rosa Arroyo.
"Mi puesto rompió un techo de cristal del que nos hemos beneficiado todas"
dom 21 febrero 2021. 17.30H
Hace algo más de dos años Rosa Arroyo se convertía en la primera mujer en los cien años de historia de la Organización Médica Colegial (OMC) en entrar a formar parte del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom). Un hito para la profesión médica y que ella misma reconoce que aquella victoria supuso la ruptura del techo de cristal que hasta entonces había en la organización. Arroyo charla con Redacción Médica y explica los motivos que le llevan a presentarse a la renovación de su cargo a la vicesecretaría del Cgcom. Un puesto que ha desempeñado durante estos dos últimos años y cuyo deseo ahora es conseguir la confianza de la mayoría de colegios de médicos el próximo 27 de febrero, para llevar a cabo todas las tareas pendientes que le han quedado por cumplir, sobre todo aquellas que se han visto paralizadas por culpa del coronavirus Covid-19. 

Hace dos años se convirtió en la primera mujer en entrar a formar parte del Cgcom. Hoy, tras cien años de historia de la organización, se presenta una mujer a la presidencia, que es Luisa González. ¿Se ve de algún modo pionera en este campo?


Cuando salí elegida se rompió un techo de cristal que ha favorecido que continúen otras compañeras, y me parece excelente. Esto sí que no lo podemos perder, es una necesidad de la propia Organización el detectar dónde están las barreras para conseguir una igualdad efectiva. 
 
Solo ha estado dos años al frente de la vicesecretaría. ¿Cuáles son las tareas pendientes que le gustaría retomar de ser reelegida?


Rosa Arroyo: "Mi puesto rompió un techo de cristal del que nos hemos beneficiado todas"

Tengo especial interés en la transformación digital de la organización y de la profesión en general. El coronavirus Covid-19 se puede convertir en una oportunidad para acelerar esos trámites. Estamos trabajando, por ejemplo, en el carnet de colegiado habilitado en la nube, en el proyecto de receta médica privada, en los certificados médicos electrónicos y en otras implementaciones que nos permitan hacer los trámites por vía telemática. Todo esto dará seguridad a los pacientes y será una herramienta fundamental para nuestros colegiados. 

¿Qué le ha llevado a presentarse por segunda vez a este puesto?

Considero que ahora puedo aportar más porque tengo más experiencia de toda la dinámica de la organización. Creo que tengo mucha capacidad para seguir defendiendo a mis compañeros.

Llegó al cargo con la legislatura ya empezada, ¿le han sabido a poco estos dos años?

Han sido unos años intensos y rapidísimos. El último ha sido el de la pandemia, lo que significa que hemos tenido que hacer lo contemplado en nuestras funciones y responder a todas las necesidades de los Colegios...no hemos tenido un momento libre. 

Una vez dentro del Consejo, ¿se ha encontrado con más barreras?

No puedo decir que me haya encontrado barreras. Considero un privilegio no haber estado en situaciones discriminatorias, aunque soy consciente de que las hay, y muchas. Pero el talento no se puede perder, por eso tiene que haber un número proporcional de mujeres en aquellos sitios donde no las hay. Por otro lado, muchas veces no se tiene en cuenta el liderazgo femenino, que es más invisible que el masculino.

¿Cree que el tiempo revertirá esa situación?

Hay que trabajar en ello porque el tiempo va muy lento en estos casos. Cuando estaba en la junta directiva del Colegio de A Coruña, en el año 2002, fue nombrada presidenta la doctora Juliana Fariño en el Icomem. Ella fue la primera presidenta del Colegio que se sentó en la asamblea. Esto hay que agilizarlo, no podemos confiar solamente en la evolución natural del tiempo, es nuestra responsabilidad y una de las razones por las que estoy aquí.

Rosa Arroyo durante la entrevista con Redacción Médica.


No se pueden esperar otros 100 años de historia de la OMC para que llegue una mujer a la presidencia.

No deberíamos. Además, dicen los estudios que siempre que se incorporan mujeres a los equipos aportan unas características y condiciones diferentes, factores que son necesarios y que hay que precipitar.

Sobre las elecciones, se presenta a la presidencia Serafín Romero, su actual presidente, y Tomás Cobo, su actual vicepresidente. Usted ha trabajado con ambos. De tener que elegir a uno de los dos, ¿a quién elegiría?

Soy leal a la institución. Ha sido una experiencia fantástica trabajar con los dos. Cada uno tiene unas capacidades que son complementarias. Realmente tengo una absoluta admiración por lo que han hecho durante este tiempo. 

¿Le sorprendió la candidatura de Tomás Cobo a la presidencia?

No me sorprendió, ni que haya muchos más candidatos tampoco. Creo que eso es un signo de salud, que enriquece muchísimo estas elecciones.

¿Ha podido hablar con su contrincante, Concha Ferrer? 

Hemos hablado tanto antes como después de la presentación de su candidatura. Nos conocemos porque compartimos especialidad y tenemos conocidos en común. Tengo una excelente relación con ella.

¿El hecho de que Ferrer sea actualmente presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza puede jugar a su favor a la hora de conseguir votos?

No lo creo y tampoco es algo que me preocupe. Es una buena oportunidad para que se pueda elegir entre dos personas que demuestran ilusión y que conocen la Organización. Es completamente positivo.

¿Estaría usted a favor de una actualización de los estatutos que dieran pie a candidaturas conformadas por equipos?

Rosa Arroyo nos explica cuáles son las tareas pendientes que le gustaría retomar en el Cgcom de ser reelegida.

Si todos trabajamos alineados con los objetivos estratégicos sería muy buena idea, pero puede hacer el trabajo un poco más difícil. El actual modelo te da la oportunidad de ser más respetuoso, plural e integrador porque
hay sensibilidades diferentes. La reforma de los estatutos va a acometer esas condiciones porque ya hay muchos Colegios de Médicos con listas cerradas en sus juntas directivas. 

¿Pero usted estaría a favor de ese modelo?

No estoy en contra, me parece que se puede probar esa opción.

¿Cree que en los próximos cuatro años habrá un nuevo Código Deontológico para los médicos?

Sí, no podemos esperar que el tiempo lo vaya solucionando poco a poco. La reforma del código no tiene porque ser siempre completa, se pueden ir actualizando aquellos artículos que son paralelos a los avances de la sociedad, porque los avances científicos-técnicos no pueden esperar diez años para su modificación. Tiene que ser un proceso más dinámico y continuado.

¿Cuál es la parte principal del actual código que se debería de acometer con más premura?

Todo lo que afecta a la legislación y nos afecta a nosotros en términos de objeción de conciencia u otros aspectos que tocan los valores de cada uno. Ahí sí que tenemos que tener una respuesta de la profesión en conjunto.

Menciona usted la objeción de conciencia. ¿La actual ley de eutanasia desprotege al médico?

Nosotros tenemos que respetar la ley, eso es lo fundamental, y después velar por el derecho del médico a tener su objeción de conciencia, a respetar sus valores y además a proteger al vulnerable. Eso es lo que nos tiene que definir como médicos. Las ideologías tienen que estar exentas en este caso.

¿Usted está a favor de la eutanasia?

Como figura institucional, estoy con lo que la institución manifieste. La postura personal de todos los que representamos la profesión debería quedar al margen de eso.

¿Haría obligatoria la vacuna contra la Covid-19 en el personal médico?

Para nosotros es prioritario proteger la salud pública. Administrar un fármaco a una persona no puede ser constitutivo de obligatoriedad. Otra cosa es que derive unas responsabilidades profesionales que puedan poner en riesgo la salud de los pacientes. En ese caso tendría que regularse.

¿Usted se ha vacunado ya?

Yo soy grupo dos, y se supone que la próxima semana me llamarán para vacunarme. Estoy deseando que así sea.

En estos dos años de legislatura, ¿cuál ha sido el proyecto del que se siente más orgullosa?

El programa de atención integral en el médico enfermo, en el programa PAIME. En A Coruña realmente vivimos mucho la fundación para la protección social y tengo muy de cerca ejemplos verdaderamente dramáticos para los que han sido fundamentales las ayudas. También he estado muy implicada en los aspectos de la formación médica continuada, en la valoración periódica de la colegiación y la rectificación de las competencias.

Ya por último, si tuviera que elegir un motivo con el cual convencer al votante para que le votarán a usted, ¿cuál elegiría?

Que me juzguen por lo que he hecho durante estos dos años. Soy una persona entusiasta, me gusta trabajar en equipo e intento esforzarme por mejorar mis capacidades. Tengo mucha capacidad de aprender. Creo que eso es lo que me caracteriza, pero sobre todo que me juzguen por mi trabajo.

Rosa Arroyo, candidata a la vicesecretaría del Cgcom, charla con Jesús Arroyo, redactor de Redacción Médica. 



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.