Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 10:30
Política Sanitaria > Medicina

¿Hay un sesgo machista en las elecciones del Consejo de Médicos?

La historia reciente de esta corporación, y la mayoría aplastante de hombres en su Asamblea, invitan a la reflexión

Foto de la última toma de posesión de cargos en la OMC, con los miembros de la Comisión Deontológica y la Comisión Permanente.
¿Hay un sesgo machista en las elecciones del Consejo de Médicos?
Redacción
Lunes, 09 de abril de 2018, a las 17:30
Solo una mujer ha logrado ganar unas elecciones en el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom) en la historia reciente de esta corporación de derecho público. Fue a comienzos de la década y el hito lo marcó la académica María Castellano. Entonces la Asamblea la eligió como integrante de la Comisión Deontológica. Además de ella, las dos únicas que han conseguido ser elegidas como vocales nacionales, Mónica Terán y Carmen Santiestebanes, lo han alcanzado por elección directa, sin tener que enfrentarse en las urnas a un hombre. El resto de las que presentaron su candidatura y tuvieron en frente a contrincantes masculinos siempre perdieron.

Rosa Pérez estuvo cerca ser la primera mujer que entraba a formar parte de la Comisión Permanente (el órgano ejecutivo del Cgcom) en julio de 2014. Entonces perdió la Secretaría General por un solo voto frente a Juan Manuel Garrote, una derrota que provocó que, desencantada, dejara la presidencia del Colegio de Lleida tan solo 4 meses después. Ese mismo día, Rosa María Pérez Nava también sumaba menos votos que su contrincante masculino por la Vocalía de Privada por Cuenta Ajena.

Instantánea de la visita de los miembros de la Asamblea General de la OMC a Zarzuela.


Un censo mayoritariamente de hombres

Hace un tiempo existía el mantra de que las mujeres no se presentaban candidatas para ocupar estos cargos de responsabilidad. Pero desde hace unos años eso no es así, y varias médicas han tratado sin éxito de alcanzar puestos de responsabilidad dentro del Consejo General de Médicos, topándose sistemáticamente con el sesgo de una votación que está en manos principalmente de hombres.

Solo hay que repasar quiénes pueden elegir un cargo relevante dentro del Consejo General, que es su Asamblea General. Está compuesta por los seis miembros de la Comisión Permanente (presidente; vicepresidentes primero y segundo; secretario; vicesecretario; y tesorero); los nueve representantes de las Vocalías Nacionales; y los 52 presidentes provinciales. De estos 67 integrantes, solo seis son mujeres en la actualidad. Son presidentas de colegios de médicos provinciales, corporaciones cuyos cargos directivos los eligen todos los colegiados y colegiadas, no solo una élite asamblearia, como en el Consejo General.

La primera mujer que logró ser presidenta de un colegio de médicos fue Juliana Fariña, en 2000. La primera que consiguió un cargo electo dentro de la Asamblea del Consejo General de Médicos fue Mónica Terán en 2014, en unas elecciones por la Vocalía de Formación en las que, como se ha mencionado, no tuvo oposición.

Derrota femenina tras derrota

La historia de los fracasos femeninos en las urnas del Consejo General tiene una cronografía y nombres propios. A la mencionada ya en julio de 2014 de Rosa Pérez, hay que unir las de Teresa Fortún y Concepción Ferrer (respectivas presidentas de Navarra y Zaragoza) en noviembre de 2016. Ambas se midieron a Javier Font para poder ser vicepresidentas segundas de la corporación, y perdieron. Él obtuvo 37 votos, Fortún 23 y Ferrer 2. Ni juntando sus papeletas hubieran vencido ellas. Ese mismo día los votos también frustraban que Sandra Pardo pudiera ser vocal nacional de Tutores, porque el elegido fue un hombre.

En marzo de 2017 una mujer (Carmen Santiestebanes) se alzó con la victoria para encabezar la Vocalía Nacional de Hospitales, pero, como en el caso de Terán, fue porque no tuvo rival.

Imagen de la toma de posesión de Serafín Romero como presidente del Cgcom. Foto facilitada por la OMC.


Una Comisión de Deontología sin mujeres

A pesar del caracter pionero de María Castellano, en la Comisión de Deontología ya no hay mujeres, aunque algunas intentaron seguir el camino abierto por la catedrática de Medicina Legal. En septiembre de 2017 tres mujeres (Juana Caballín, María Antonia Jiménez y Pilar León) optaron a las cinco vacantes en liza. Fracasaron y fueron todos hombres (entre ellos el expresidente del Consejo general Juan José Rodríguez Sendín) quienes se hicieron con los cargos. De nuevo en enero ya de este 2018 se volvieron a sacar las urnas, esta vez por una vacante. Se presentaron cuatro hombres y dos mujeres, otra vez Antonia Jiménez y Pilar León, que volvieron a ser derrotadas por una candidatura masculina.

¿Se romperá la dinámica machista el 4 de mayo?

El próximo 4 de mayo están previstos unos nuevos comicios en el Consejo General. María Remedios Rico quiere ser vocal nacional de Atención Primaria Rural, pero se enfrenta a tres hombres. Isabel Castillo se postula para ser vocal nacional de Hospitales, pero se mide a un hombre. Alicia Romero y Silvia Ferrero aspiran a liderar la Vocalía Nacional de Médicos Jóvenes y Promoción de Empleo, pero también tienen ante ellas a un hombre. Igual que Carmen Hoyos y María Sonsoles Castro. ¿Será capaz el Consejo General de Médicos de acabar con ese 'pero', ese sesgo sexista, y que por fin gane unas elecciones una, dos, tres o incluso cuatro mujeres? Un pleno femenino sería sin duda una jornada histórica para la profesión médica, y para la sociedad española.