15 nov 2018 | Actualizado: 15:50

"El médico de Familia está más preparado para Urgencias que el internista"

Salvador Tranche, presidente de Semfyc, analiza los retos de una sociedad tocada tras su último congreso

Salvador Tranche, presidente de Semfyc.
"El médico de Familia está más preparado para Urgencias que el internista"
sáb 23 julio 2016. 16.50H
Carlos Corominas
Joana Huertas
Salvador Tranche ha sido nombrado presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria hace apenas dos meses. Por delante tiene el reto de consolidar el papel de los socios en la sociedad y devolverle la credibilidad a una organización tocada tras su último congreso y su connivencia con ciertos patrocinadores. Tranche habla en esta entrevista con Redacción Médica de los retos de la Medicina de Familia, de la poca atención de los políticos a la Atención Primaria y de los objetivos de Semfyc para los próximos años.

¿Cómo se plantea la presidencia de Semfyc?
 
Es una presidencia ilusionante. Tenemos retos muy interesantes como los internos de la organización y algunos retos externos, como intentar cambiar la mirada que tienen los políticos de la Atención Primaria. También queremos poner más énfasis en la relevancia del médico de Familia en su día a día, en algunas situaciones no muy aceptables. Estoy hablando de la precariedad laboral y de la falta de contratos adecuados, etcétera. Queremos poner en relieve la figura del socio dentro de la sociedad, ponerlo en valor y enfocar muchas de las actividades que ahora veníamos haciendo hacia el interés que puede tener el socio para su programa de formación profesional.
 
¿Qué va a cambiar respecto a la presidencia de Josep Basora?
 

Tranche: "Pediría que hubiera una discriminación positiva para Atención Primaria" 

Sin duda alguna hay una continuidad. Creo que Basora y su junta permanente han hecho cosas extraordinarias. El posicionamiento de Semfyc ante la exclusión sanitaria ha sido algo que ha marcado claramente al ámbito social ya que fue la única que desde el principio se postuló en esa posición y la ha mantenido a lo largo de todos estos años.
 
Queremos desarrollar el código ético, la página web y el modelo de congresos a través de procesos colaborativos. Por otra parte, hay que abandonar el discurso de decaimiento, de tristeza, y decir que realmente existen posibilidades de revitalizar la Atención Primaria. AP21 ya está superado y hay que buscar mecanismos donde todos tengamos participación: los profesionales, las sociedades científicas y la Administración.
 
¿Cuáles diría que son los retos fundamentales que tiene la sociedad para los próximos tres años?
 
Pues un reto es claramente transformar la realidad de los médicos de Familia en Atención Primaria. La Atención Primaria tiene que tener mayor importancia de la que tiene actualmente. En comparación con el ámbito hospitalario hemos perdido tres puntos de financiación en estos últimos años. Y lo que es más grave es que lo hemos perdido también en recursos de personal y la tecnología. La tecnología en Atención Primaria son los profesionales, por tanto la tendencia de pérdida de empleos hay que cambiarla.
 
Un segundo reto claro es que los médicos de Familia tienen que hacer lo que tienen que hacer y no hacer lo que no tienen que hacer. Hacer lo que tienen que hacer significa tener capacidad de resolución, pedir pruebas diagnósticas, realizar intervenciones, cirugía menor, ecografía, etcétera.  Este año hemos publicado el tercer documento de Recomendaciones No Hacer, cada uno de esos documentos lleva 15 recomendaciones, somos la Sociedad Científica en España que más Recomendaciones de No Hacer hemos publicado, y se trata de que aquellas medidas que no tienen base científica, cuya recomendación es dudosa o que incluso pueden ser iatrogénicas, no se haga ni en Atención Primaria ni donde esté el médico de Familia, como en Urgencias. 
 
La eterna pregunta: ¿Cree viable una fusión de las tres Sociedades?
 
Sin duda. Dentro de Semfyc tenemos esa visión. Nosotros ya en dos asambleas hemos aprobado la fusión de las sociedades y más tarde o más temprano la fusión se va a producir. Lo que yo animo, y desde luego nosotros estamos en esa posición, es que los equipos directivos de las otras sociedades sean facilitadores de la creación de una nueva sociedad. Pienso que las bases, es decir, que los socios de las tres sociedades están por esta labor. El poder que tendríamos, la fuerza, la presencia negociadora sería mucho más importante que la que tenemos en la actualidad. Hay dificultades por el diseño organizativo que tenemos cada uno de nosotros, y probablemente cada sociedad necesite su tiempo, su ritmo para hacerlo.
 
Habla de trabas organizativas, ¿cree que son las principales trabas o hay otras más?
 
Bueno, hay algunas trabas, por ejemplo nosotros tenemos líneas rojas. Nuestras líneas rojas son la defensa de la Medicina de Familia, en lo que concordamos perfectamente con las otras dos sociedades; la defensa del sistema sanitario público, en lo que concordamos perfectamente con las otras dos sociedades; y nuestro diseño organizativo que es un poquito diferente porque es un diseño federal, que es enormemente enriquecedor, pero también a veces dificultoso. Las otras dos sociedades no lo tienen y eso puede ser una dificultad. Además puede haber cierta rémora en algunos planteamientos que vienen del pasado. Todas las personas que se incorporan a cualquiera de las tres sociedades en la actualidad ya son médicos de Familia especialistas en Medicina Familiar comunitaria vía MIR, por tanto tenemos que tener esta visión de avanzar un poquito más.
 
Ha hablado usted de los dos mandatos de los socios, ¿no cree que no conseguir precisamente esta fusión es un poco no cumplir con ese mandato?
 

Tranche: "En este momento el SNS es generador de desigualdades sociales" 

Sí, y de hecho a veces algún socio nos recrimina: “Bueno, ¿pero qué pasa?”. Es una visión, pero las dificultades están ahí. El cambio que ha habido en los últimos años de esto que estamos hablando ahora. Hace ocho años no se podía hablar, o si se comentaba se decía: “Oh, por Dios, no, no, no”. Se ha recuperado el diálogo, se ha recuperado la confianza entre las juntas directivas de las sociedades, ya estamos haciendo actividades bonificadas como es la Academia de Medicina de Familia.
 
¿Deben los enfermeros de Atención Primaria?
 
Nosotros no somos contrarios a eso y creemos que el Ministerio ha perdido una oportunidad de poner en valor esto. Hacer un reduccionismo de qué es lo que hacen los enfermeros o si sólo debieran hacer prescripción. El papel de la Enfermería en Atención Primaria está por desarrollar, necesitamos que lo desarrollen y estamos dispuestos a colaborar en que lo desarrollen ya que es una prestación más. Que asuman más competencias, que tengan más capacidad de decisión, entre las cuales incluiría la prescripción, es beneficioso para la organización y es eficiente. Necesitamos que ese cambio se produzca. En esa línea nos podemos sentar a hablar, a elaborar protocolos conjuntos, a diseñar modelos de relación, etcétera. Es necesario que Enfermería dé un paso adelante y empiece a asumir más competencias y responsabilidades en los equipos de Atención Primaria.
 
¿Quién cree que debe dirigir las unidades de gestión clínica?
 
En la mayoría de los sitios está legislado que sea un profesional médico, pero debería ser aquel que tenga mejor capacidad. Depende de qué diseño de unidades de gestión clínica queramos. El modelo que nosotros defendemos son diseños de unidades clínicas dentro del sistema sanitario público. Los propios equipos directivos en algunas ocasiones son un obstáculo para que se desarrolle la gestión clínica. Es un diseño de administración todavía demasiado centralizado. Por ejemplo, los modelos de gerencias únicas son un obstáculo para esto. Entonces creo que el que tenga más capacidad. Dentro de eso debe tener una autonomía de gestión importante, con capacidad de decisión de todos los profesionales.
 
Entonces, ¿no estaría en contra de un futuro profesional de Enfermería?
 
A priori no. Quiero decir, no ligo la toma de decisiones con un perfil profesional.
 
Ha comentado que la gerencia única es un problema, ¿por qué?
 
La gerencia única, que en algunos casos parecía un elemento que podía facilitar la continuidad, hemos visto que puede suponer que Atención Primaria desaparezca como tal y se integre dentro de la gerencia de área sanitaria. La importancia política, el poder económico que tiene el hospital es tan enorme que prácticamente la Atención Primaria se atomiza. La experiencia en todas las comunidades autónomas ha sido negativa. De hecho ya hay comunidades autónomas que están revirtiendo la situación.

"Al próximo Gobierno le pediría que hubiera una discriminación positiva para la Atención Primaria" 


 
¿Qué le pediría al próximo gobierno, sea del color que sea?
 
Pues le pediría primero que hubiera una discriminación positiva para la Atención Primaria, es decir: hemos reivindicado y venimos reivindicando la realización de un Consejo Interterritorial de AP. Proponemos la idea de que haya una discriminación positiva para demostrar que la Atención Primaria hace más eficiente al sistema. Pero es que además se consiguen mejores resultados en salud. Por tanto, que la gente esté más sana, tenga menos enfermedades, que haya menos eventos; eso se consigue con una Atención Primaria más potente. Hacer como el Reino Unido que tiene el mismo modelo de crisis, pero está analizando cómo discriminar positivamente a aquellos profesionales que terminan la carrera y eligen Medicina de Familia.
 
En tres años se estima que aproximadamente un 30% de médicos de Familia del país se va a jubilar, nos vamos a encontrar en una situación catastrófica si esa situación no se revierte, para cambiar eso necesitamos que el gobierno haga una discriminación positiva.
 
Lo tercero sería reclamar  una cartera de servicios óptima para el país y sobre todo equitativa, es decir que sea igual en todo el territorio.
 
Ahora mismo estamos todavía en fase preliminar de pactos, ¿tiene alguna preferencia de cara a la sanidad?
 
No (duda), yo apostaría por el pacto entre aquellas formaciones que defienden el sistema sanitario público, que de ser posible reviertan el Decreto 16/2012, que nos convirtió en una aseguradora y suprimió el Sistema Nacional de Salud. El sistema sanitario era un elemento extraordinario de tapón de las desigualdades sociales. En este momento el sistema sanitario es generador de desigualdades sanitarias, de desigualdades sociales entre las comunidades autónomas y entre unos colectivos profesionales y otros. Hay que ver qué formación política apuestan por cambiar esto, por un  sistema sanitario público, más cohesionado y más potente que el que tenemos.

Salvador Tranche en un momento de la charla con Redacción Médica

Salvador Tranche durante un momento de la entrevista.

 
No me va a decir nombres, ¿no?
 
No, claro (sonríe).
 
¿Qué opinan de que Hacienda se plantee fiscalizar caso por caso a los médicos, su formación?
 
Me ha sorprendido. Es casi caricaturesco. Sí que creo que tiene que haber transparencia, creo que es buena su medida de declaración de percepciones de valor por la industria o por la Administración. El siguiente paso me parece que es un paso un poco, no sé si decir como de Pepito Grillo, ¿no? El que salga el ministro de Hacienda diciendo “Ahora voy a mirar”. Es un poco bochornoso el espectáculo que está ocurriendo con situaciones que tenemos todos los días, como futbolistas, políticos, etcétera. Creo que intentar criminalizar o culpabilizar a los profesionales es un error.
 
La Sociedad Española de Medicina Interna ha publicado un informe de transparencia en que muestra los pagos por ejemplo que reciben de realizar el Congreso anual, ¿Semfyc se plantea algo similar?
 
En días.
 
¿En días?
 
Lo vamos a hacer en días, sí. No ha sido posible hoy porque todavía estamos sensibles pero vamos, en dos o tres días va a estar, va a estar.
 
¿Me puede adelantar cuánto dinero se recibió de los patrocinadores?
 
Nosotros tenemos... la cifra no me la sé. El presupuesto nuestro es algo más, un poquito superior a 2.400.000 euros de presupuesto y el gasto ha sido de 2.200.000, es decir que hemos tenido un pequeño beneficio. Nuestro beneficio es absolutamente reinvertido. El 17 por ciento del presupuesto ha sido en acciones de la industria. Contando con todo, el 64 por ciento del presupuesto de Semfyc es de actividades propias. Es decir: es absolutamente independiente y autónomo. El otro 36 por ciento procede de la industria, de las administraciones, etcétera. Y específicamente como donación de la industria el 17 por ciento. De tal manera que, ya digo que en dos o tres días va a estar.
 
Hubo bastantes críticas en el pasado Congreso de Semfyc porque se realizaron mesas no científicas pero patrocinadas, ¿qué me puede...?
 
Sí, yo creo que aquí hay un sesgo de observador: uno ve lo que quiere ver. El 23 por ciento de las actividades del congreso han sido patrocinadas y el 67 por ciento, no. Las actividades patrocinadas llegan a 400 personas, mientras que las no patrocinadas llegan a 2.500. Es decir, es verdad, un 23 por cien las actividades son patrocinadas, perfectamente reconocibles porque están definidas así en la puerta de entrada, por lo que uno puede elegir si entra o no. ¿Dónde quiero mirar yo, en el 23 o en el 67? Yo miro en el 67 porque el 23 ha sido este año, el año pasado fue el 26, el anterior fue el 28. Vamos en una tendencia creo que muy positiva ya que cada vez somos más autónomos, tenemos más independencia, más capacidad de generar recursos propios y hacerlo de una forma más específica dentro de la sociedad. Un 23 por ciento probablemente sea muy inferior al que organizan otras sociedades de sus congresos, muy, muy inferior.
 
También se comentó la escasa asistencia al congreso.
 
Sí.
 
¿Por qué cree que los médicos van más a otros congresos?
 

Tranche: "El 17% de nuestro presupuesto han sido donaciones de la industria" 

Yo no creo que vayan más a otros congresos. Sí que venimos viendo desde hace años es que el modelo de congreso está cambiando de una manera radical, absolutamente radical. Primero porque los congresos son caros, salvo que vayas patrocinado. Segundo: existen muchísimas dificultades, por lo menos en Atención Primaria, por el tema de días, permisos, etcétera. La época del congreso en nuestro caso, también es un momento delicado porque era en junio, que es el momento en que los R4, los médicos que terminan, empiezan a trabajar y el R1 se acaba de incorporar. Sí estamos convencidos de que el modelo de congresos, el nuestro y el de todos, está cambiando de una manera radical. La impresión que tenemos es que todos los congresos han reducido muchísimo su presencia y su participación. Nosotros aquí queremos ser valientes. El próximo congreso es en Madrid y queremos hacer cosas diferentes. ¿Acertaremos? No lo sé, pero vamos a probar a ver qué pasa.
 
¿Qué tipo de cosas?
 
Por ejemplo ha funcionado muy bien el modelo precongresual, que ha sido un modelo abierto donde ha tenido más de 2.000 entradas en red. La gente nos pide mayor participación, que sean mesas más abiertas, donde cuando ya lleguen a la mesa pues tengan muchas preguntas y se hayan adecuado un poco las mesas a las necesidades. Cambiaremos la fecha del congreso y nos adelantamos un poquito a mayo, todavía mantenemos este diseño de jueves, viernes y sábado, pero probablemente esto haya que ajustarlo. Vamos a ir a modelos mucho más participativos.
 
¿Seguirá habiendo mesas patrocinadas?
 
Sí, sí. No sé en qué porcentaje porque también depende un poco del interés de la industria. Pero sí, sí. Sí, porque hay iniciativa de la industria, de la Administración, etcétera. Siempre se piensa en la industria, pero también estaba la administración, estaba el Ministerio con varias mesas. Pero yo creo que sí habrá, aunque probablemente con menos presencia que el año anterior.
 
¿Qué opina de las críticas en las que se han mencionado la posible connivencia de las sociedades de AP, no solo de semfyc sino de las sociedades de AP, con la industria homeopática?
 
Nosotros sí que tenemos un posicionamiento bien claro. Desde el principio nosotros hemos estado en contra de eso. No hay evidencia científica y por tanto la sociedad científica debe de apostar por aquello que tiene evidencia, por eso se llama sociedad científica. Nosotros estamos claramente en contra de la homeopatía.

"La gerencia única puede suponer que Atención Primaria desaparezca como tal y se integre dentro del área sanitaria"


 
¿Por qué se ha decidido desarrollar tres DPC diferenciados?
 
Nosotros teníamos ya un porfolio previo y Semergen tenía también otro. Yo creo que ahí va a haber cambios probablemente. Semergen ha desarrollado definitivamente su modelo, nosotros estamos un poco más retrasados. El modelo que teníamos, que era el de porfolio, no se ajustaba ya a la actualidad y al modelo de desarrollo que queremos. Es una línea que tenemos que trabajar. Creo que todavía lo tenemos un poco por desarrollar ya que es la única vocalía que todavía no tenemos nombrada. Estamos un poco retrasados ahí.
 
¿Qué le diría a un médico para que se afiliara a semfyc y no a Semergen o a SEMG?
 
Bueno, yo le diría que ya hay pocas diferencias. Yo le diría que se afiliara a la sociedad que, digamos, que es la histórica en lo que es la formación MIR, que es un poco lo que nos ha diferenciado históricamente y que ahora ya no nos diferencia. Ahora probablemente la mayor diferencia entre nuestra sociedad y las otras sea la presencia internacional. El desarrollo de de la interrelación internacional que tenemos, como con Vasco de Gama, creo que es algo que a los jóvenes les ilusiona muchísimo y sí que ahí hay diferencias entre las otras sociedades y nosotros. Insistiría en que apoye lo que decimos de que ni una, ni dos, ni tres, que vayamos a una, que se haga una sociedad única y que ya no haya dudas.
 
¿Por qué el Foro de Atención Primaria no hace propuestas tan novedosas como antes? ¿Ha muerto?
 
No, no ha muerto. Creo que hay que moverse hacia otra idea que es la de hacer algo más en abierto incorporando a todos aquellos profesionales que tienen algo que ver en el ámbito de la Atención Primaria. En ese sentido la apuesta de Semfyc es crear la casa de la Atención Primaria, donde incorporamos profesionales que no están como son la enfermería, los trabajadores sociales, farmacéuticos comunitarios, etcétera. Quizás aquí ahora estamos trabajando más en todo lo que es la Academia de Medicina de Familia y en reorientar el esfuerzo hacia esa línea.
 
¿Ha habido algún avance en cuanto a la especialidad de Urgencias o un contacto con SEMES?
 
No. Nosotros entendemos que la urgencia es una competencia más de los médicos de Familia y no queremos renunciar a ello. Más del 80 por ciento de los médicos que se han incorporado en servicios de Urgencias del país son médicos de Familia, tanto hospitalarios como extrahospitalarios. Entendemos que no hay mejor perfil para incorporarse a un servicio de urgencias que el de un médico de Familia, que se ha formado tanto en actividades médicas como quirúrgicas, incluso más que otros especialistas, por ejemplo que Medicina Interna.
 
En formación, estamos de acuerdo lo que propone SEMES. Nos diferencia que ellos proponen la creación de una especialidad y nosotros proponemos una ACE. Sí que es verdad que cada vez los cuidados y la atención son más complejos y que la formación de base que tienes es muy útil porque te da esta formación integral y de abordaje integral de los pacientes, pero necesitas una formación más específica para la patología urgente que hay y que es cada vez más compleja.
 
No ha habido contacto con SEMES. A nosotros nos gustaría que lo hubiera en el sentido de que pudiéramos avanzar en esta línea. Sí que es verdad que siempre entre sus principios tienen la puesta decidida por la creación de la especialidad de Urgencias, y nosotros estamos claramente en contra.  
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.