Extremadura, Castilla y León y Cataluña, las comunidades con más plazas perdidas este año en la especialidad

Familia recibe una 'nueva estocada' y 72 MIR deciden renunciar a su plaza
Medicina de Familia es la especialidad más deficitaria del Sistema Nacional de Salud.


15 jul 2022. 17.00H
SE LEE EN 4 minutos
Medicina de Familia vuelve a ser la triste protagonista por lo que respecta a las plazas de formación especializada, ya que 72 posibles MIR han decidido renunciar a su plaza antes de iniciar la residencia. Si en la convocatoria de 2021 se contabilizaron 60 renuncias, este año el récord suma 13 más. Además de esta situación atípica en la especialidad, no podemos olvidar que este año se registraron 93 plazas MIR en Familia vacantes, afectando principalmente a las comunidades de Extremadura (33 plazas perdidas), Castilla y León (36 plazas perdidas) y Cataluña (34 plazas perdidas).

Con estos números, la especialidad más deficitaria del Sistema Nacional de Salud (SNS) pierde 166 de las 2.336 plazas que ofrecía. Esta situación insostenible fue denunciada en Redacción Médica por la vicepresidenta de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Pilar Rodríguez Ledo, junto con José Polo, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen). Rodríguez llegó a afirmar que “la falta de apoyo en Medicina de Familia ha sido el talón de Aquiles de la especialidad por lo que respecta a la asignación de Plazas MIR”. Para revertir la situación cuanto antes, Polo argumentó que desde Semergen se buscaría “aumentar la capacidad de resolución, cambiar la gestión asistencial y un aumento de la inversión” dentro de Medicina de Familia.



Después de finalizar la primera fase de adjudicación en Medicina de Familia hubo 200 plazas vacantes, y el Ministerio de Sanidad decidió abrir una nueva fase convocando a los aspirantes extracomunitarios. Según Jorge Lema, jefe de estudios de la Unidad Docente de Atención Familiar y Comunitaria de Cuenca, de todas las plazas vacantes se ocuparon 107, aunque a la hora de la verdad se incorporaron 91 aspirantes. Si se suman las 91 renuncias a las 57 que tuvieron lugar en la primera fase, el total de renuncias es de 72.

Este notable número de renuncias ha provocado que ni una sola comunidad autónoma haya logrado cubrir la totalidad de plazas docentes. De las 2.336 plazas que ofertaba el SNS, 166 han quedado vacantes, un 7,1 por ciento de la oferta docente global de la convocatoria. Las comunidades que más plazas han quedado sin cubrir son Extremadura (33), Castilla y León (36) y Cataluña (34).

11 de las 52 provincias españolas completan el cupo de plazas 


Solamente las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla han logrado cubrir todas sus plazas ofertadas (un total de tres), y hay otras comunidades que las renuncias contabilizadas son prácticamente residuales. En las Islas Canarias, Islas Baleares, Murcia y Asturias solamente se contabiliza una renuncia en cada una de ellas, mientras que, en Cantabria, País Vasco y Aragón solo se han sumado 2 en cada comunidad.

El número de las renuncias de plazas de Medicina de Familia ofertadas por provincias marca que solamente 11 de un total de 52 llegan a completar el cupo. Castilla y León es la comunidad más damnificada, y se deja sin cubrir el 66 por ciento de plazas en Soria, 50 por ciento en Palencia y un 24 por ciento en León. Otra comunidad que ha sufrido la mayor cantidad de renuncias es Extremadura, ya que Cáceres pierde un 54 por ciento de sus plazas y Badajoz un 21 por ciento.

Una realidad que desde SEMG llevan denunciando tiempo y que afecta enormemente a las plazas de formación especializada en Familia es el existente éxodo rural en muchas comunidades, provocando que muchos MIR prefieran ir a las ciudades en busca de mejores oportunidades.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.