18 de octubre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 13:15
Especialidades > Medicina de Familia

"La formación sobre ejercicio físico debería impartirse al final del grado"

Emilio Salguero considera que el sedentarismo debería ser abordado como cualquier otra patología

Unidad-Escuela de Estilos de Vida Saludables de Valdepasillas. Emilio Salguero, segundo por la derecha.
"La formación sobre ejercicio físico debería impartirse al final del grado"
Marcos Domínguez
Jueves, 05 de octubre de 2017, a las 12:05
A pesar de que el sedentarismo está considerado uno de los peores males para la salud de la sociedad actual, el médico de Familia no recibe formación para combatirlo a través del ejercicio físico. Unidades como la de Estilos de Vida Saludables, que dirige Emilio Salguero en Valdepasillas (Badajoz) y premiada por la Estrategia NAOS, buscan llenar ese hueco actual en la atención médica.

¿El médico de Familia está formado para poder prescribir ejercicio físico?

Definitivamente no. No se le da formación ni en el pregrado ni, habitualmente, durante la residencia. No está previsto: si el estudiante o el residente tiene la suerte de encontrar un profesor motivado en la facultad, o un tutor en el hospital, que le explique las bases de la prescripción del ejercicio físico, va a salir sensibilizado y formado para ello.

¿Cuándo debería recibir la formación el médico o futuro médico?

Sin duda, al final de la carrera, cuando ya tiene unos conocimientos fisiopatológicos suficientes, y cuando se acerca el final de su formación. El sedentarismo es la cuarta causa de muerte en el mundo: muere más gente que por diabetes, depresión o ictus. Se le forma en diabetes, depresión, etc. pero no en cómo combatir el sedentarismo.

¿Es el médico de Familia el profesional indicado para prescribir ejercicio físico?

Debido a la altísima prevalencia del sedentarismo (en España, solo el 19,5 por ciento de la población llega a los límites recomendables de ejercicio físico) y a que no necesita de una tecnología o pruebas analíticas especializadas, pero sí una relación cercana con el paciente, nadie está más capacitado ni está en mejor situación que los enfermeros y los médicos de Atención Primaria. Además, es lo más barato para el sistema. Igual que en obesidad o tabaquismo.

¿Cómo se afronta la prescripción de actividad física?

Hay dos formas de intervención. En el consejo breve, el paciente acude a la consulta por cualquier motivo y uno le pregunta, si está sobrado de peso o tiene una enfermedad crónica que depende del grado de actividad física, si hace ejercicio. Según la respuesta de la persona, se le anima a que haga más ejercicio, se le da un folleto y unos recursos web, etc. Sin detenerse más.

Luego está la prescripción propiamente dicha, en la que hay una consulta programada con el paciente, de 20 o 30 minutos, en el que se le establece un plan según los gustos y forma física de la persona. Se le da una hoja escrita y se le cita para hacer un seguimiento. Como cualquier otra patología crónica.

¿Cómo debe reflejarse el ejercicio físico en la historia clínica?

En la mayoría de los programas de salud de las comunidades autónomas españoles debería incluirse el sedentarismo. Dentro de las patologías –diabetes, apendicitis, alérgico al polen…– debería incluirse el sedentarismo, desde qué fecha lo es la persona y no ponerle fin hasta que no se le solucione el problema. Así, el personal sanitario sabrá qué persona es sedentaria y darle consejos de salud para que lo haga.