Redacción Médica
15 de agosto de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 12:30
Conocimiento > Ingeniería

Bioingenieros catalanes logran un dispositivo para combatir la distrofia

Permitirá probar fármacos y tratamientos en condiciones muy parecidas a las que se producen en el cuerpo humano

El científico del Ibec Javier Ramón.
Bioingenieros catalanes logran un dispositivo para combatir la distrofia
Redacción
Viernes, 01 de diciembre de 2017, a las 16:10
Científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (Ibec) trabajan en el desarrollo de un dispositivo pionero, de un tamaño menor a una tarjeta de crédito, para combatir la distrofia muscular, han informado este viernes la institución y la Fundación Bancaria La Caixa en un comunicado.

El dispositivo permitirá probar fármacos y tratamientos en condiciones muy parecidas a las que se producen en el cuerpo humano, lo que proporcionará una información más similar al paciente que los resultados que aportan pruebas hechas con modelos animales.

Para la realización de este dispositivo, en una investigación impulsada por la Fundación Bancaria La Caixa, el científico del Ibec Javier Ramón ha utilizado células de la piel de pacientes, los fibroblastos, y los ha reprogramado, y ha fabricado con ellas el tejido muscular esquelético mediante bioimpresión 3D.

Para conseguir que este tejido muscular sea funcional, ha aplicado un campo eléctrico estimulando su contracción, consiguiendo así, que el tejido sea capaz de expresar una serie de metabolitos que se pueden medir como, por ejemplo, las interleucinas y citocinas, proteínas clave en enfermedades raras y autoinmunes.

Una vez se obtiene tejido funcional se integra en un dispositivo, denominado biorreactor, donde al tejido le llegará mediante canales de microfluídica, el medio que necesita para sobrevivir y los fármacos que se desean validar.

Electrodos que aplicarán el campo eléctrico

También estará dotado de unos electrodos que aplicarán el campo eléctrico, y una serie de biosensores que medirán los metabolitos en tiempo real, proporcionando una serie de información esencial para el estudio de la enfermedad.

"Con este dispositivo 'músculo en un chip' valoraremos la eficacia de los fármacos relacionados con la distrofia muscular de manera personalizada, sin el uso de animales, mediante el cultivo de células musculares del propio paciente", ha comentado Ramón.