El laboratorio ultima su fármaco adaptado a las nuevas variantes de este coronavirus

Pfizer confirma la forma de administración de su nueva vacuna covid
El presidente y consejero delegado de la farmacéutica Pfizer, Albert Bourla.


19 ago 2022. 10.00H
SE LEE EN 2 minutos
Si hace unos meses Pfizer anunció que su vacuna contra el Covid-19 adaptada a las nuevas variantes, incluida Ómicron, llegaría en octubre de 2022, ahora también conocemos más datos sobre cómo será su administración. Según ha confirmado la farmaceútica a Redacción Médica, la versión actualizada de su fármaco tendrá "las mismas condiciones de almacenamiento y manipulación que la formulación existente hasta el momento". Además, la compañía admite que "han estado produciendo las vacunas monovalentes y bivalentes adaptadas a riesgo" y que actualmente "se encuentran a la espera de la autorización reglamentaria". 

Por tanto, la nueva vacuna de Pfizer, que se prevé que llegue a tiempo para las campañas de vacunación de refuerzo, se administrará a la población por vía intramuscular en el deltoides, tal y como se ha hecho hasta ahora. Antes de administrarla, los enfermeros deberán seguir ocho pasos que las autoridades inglesas recogieron en un documento en el que se detalló el proceso de descongelado, disolución e inyección de las dosis. 

¿Cuáles son los pasos para preparar la vacuna de Pfizer?


El vial deberá estar ultracongelado a una temperatura inferior a los -70 grados centígrados y el personal sanitario deberá descongelarlo para proceder posteriormente a la disolución. Para ello, hay que poner la dosis a una temperatura de entre 2 y 8 grados centígrados. Aunque también existe otra opción más rápida: descongelar el vial exponiéndolo a 25 grados centígrados durante 30 minutos. Eso sí, se deberá suministrar esa dosis de manera inmediata. 

El siguiente paso, una vez descongelado, es invertir la dosis unas 10 veces para conseguir que se mezcle. No obstante, bajo ningún concepto se debe agitar el vial. Para completar la disolución, se debe inyectar en el vial original 9 mg de cloruro de sodio usando una aguja de calibre 21 o una aguja estrecha usada para técnicas asépticas cuyo tope debe situarse en los 1,8 ml. 

Además, en este paso, la enfermera deberá comprobar que la solución resultante no cuenta con ninguna partícula visible o decoloración. Si es así, la dosis estará correcta para ser inyectada en una persona y se marcará la hora a la que ha sido diluida y almacenada.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.