Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Empresas > Industria

La formación de residentes en artritis psoriásica es incompleta

Esta cuestión se aborda esta cuestión en una reunión científica

Los asistentes y los responsables de la reunión científica de Janssen.
La formación de residentes en artritis psoriásica es incompleta
Redacción
Lunes, 03 de julio de 2017, a las 14:50
Con el objetivo de profundizar en el manejo práctico y las herramientas diagnósticas para mejorar la calidad de vida del paciente con artritis psoriásica, Janssen ha celebrado, en el marco del Proyecto Innovara, la ‘II edición del curso de artritis psoriásica para residentes de Reumatología’ con la asistencia de más de 45 médicos residentes MIR de reumatología de  toda España.
 
La artritis psoriásica es una enfermedad inflamatoria crónica del sistema musculoesquelético y de la piel. Puede afectar a las articulaciones periféricas, la columna vertebral y los tendones (entesitis y dactilitis), además de la piel y las uñas. Suele progresar hacia la destrucción articular con la consiguiente pérdida de función y calidad de vida de los pacientes. Los últimos avances en la identificación de los factores genéticos, así como etiopatógenicos de la artritis psoriásica, hacen imprescindible una mayor actualización y profundización en el manejo de las herramientas diagnósticas y en el abordaje de su tratamiento.
 
En palabras de Juan Cañete, consultor senior de la Unidad de Artritis del servicio de Reumatología del Hospital Clínic de Barcelona y uno de los coordinadores del Comité Científico del curso, “en general la formación de los residentes es incompleta en la artritis psoriásica, ya que debido a la heterogeneidad de la enfermedad es difícil captar toda la complejidad clínica y radiológica. Por ello, la apuesta de Janssen por desarrollar esta formación es una iniciativa necesaria que les dota de los conocimientos teóricos y prácticos para diagnosticar y tratar adecuadamente las diferentes manifestaciones de la enfermedad”.
 
En opinión del coordinador del curso, es fundamental resaltar la heterogeneidad clínica de los pacientes con artritis psoriásica. “Ello nos obliga a valorar la inflamación en la piel, uñas y diferentes partes del sistema musculoesquelético (entesitis, columna, sacroiliacas, articulación y tendones). Los residentes deben conocer la fisiopatología de la artritis psoriásica y ser conscientes de su complejidad, en la medida que puede haber diferencias entre la piel, la articulación y la entesitis. Este conocimiento les ayuda a seleccionar más racionalmente las diferentes terapias de las que disponemos”, aclara el doctor, quien apunta que la incidencia de la enfermedad se mueve entre el 0,2-0,6 por ciento, basándose en la prevalencia de la psoriasis (1-3 por ciento) y considerando que alrededor del 20-30 por ciento de estos pacientes desarrolla artritis psoriásica.
 
“El residente tiene que ser consciente de que la artritis psoriásica es parte de la ‘enfermedad psoriásica’ en la que además de la afección cutáneo-musculoesquelética se pueden ver afectados los ojos, el intestino, así como asociarse a síndrome metabólico y aumento del riesgo cardiovascular. Conocer todo esto es importante para abordar de forma multidisciplinaria los problemas del paciente”, remarca el experto.