Guillermo de Juan, Agustín Benito, Dolores González, Cristina Henríquez de Luna, Javier Gamo y Quique Bassat.


25 oct 2022. 17.50H
SE LEE EN 7 minutos



30 años, el abordaje de ocho enfermedades y 30 proyectos en marcha en la actualidad. Estas son las cifras que hablan por el centro de I+D de GSK en Tres Cantos, que cumple sus "bodas de perla" con la acogida de una jornada científica en la que ha abierto las puertas de su centro de investigación a los medios por primera vez desde la pandemia. "Inauguramos nuestro centro en 1992 y ahora somos un referente mundial en nuevos medicamentos; unimos ciencia, tecnología y talento para adelantarnos a las enfermedades", ha celebrado Cristina Henríquez de Luna, presidenta de GSK España.

Henríquez de Luna ha recordado que, en los últimos cinco años, GSK ha invertido 260 millones de euros en innovación en España. El centro de Tres Cantos está destinado a aquellas enfermedades infecciosas que tienen gran incidencia en países del tercer mundo y están "olvidadas". "Vamos a tener una ampliación de las instalaciones para empezar la 'lucha' contra otros patógenos", ha anunciado la presidenta, "aunque no ha podido dar más detalles del proyecto, ya aprobado". Por el momento, la tuberculosis y la malaria son las dos enfermedades "protagonistas" del laboratorio.

Cristina Henríquez de Luna, presidenta de GSK España.


La planta de arriba del centro está dedicada a todos los procesos químicos. "Sintetizamos compuestos que antes no existían, de alguna manera, cogemos las ideas y empezamos su proceso para que puedan llegar a la clínica", ha explicado David Barros, director del centro, durante la visita a este. Uno de los "puntos fuertes" de esta planta es su 'Animalario', una colonia de los mosquitos que infectan de la malaria, pero sin infección. "No se propaga igual la enfermedad si se infecta a través de otro animal o de un mosquito”, ha asegurado Barros, que ha explicado que gracias a ellos en el laboratorio “pueden completar el ciclo total de la enfermedad".

Facilitar el intercambio de información


Además, en esa primera planta se encuentra el 'Tres Cantos Open Lab Foundation' un espacio que acoge científicos de cualquier lugar del mundo financiados por GSK para que puedan acceder a todos los medios necesarios para su investigación. "Creemos que la investigación abierta y la colaboración es esencial para el progreso", ha comentado Barros.

Entrada al laboratorio Tres Cantos Open Lab Foundation.


A esta investigación abierta ha hecho referencia también la presidenta de GSK España: "Nuestro modelo de innovación es abierto; facilitamos el intercambio de información. Además, casi todos nuestros proyectos se llevan a cabo con grupos expertos de la compañía porque sabemos que nosotros solos no podemos hacerlo".

La planta de abajo está dedicada a los procesos biológicos. Sus suelos son brillantes, plásticos y no existen las esquinas. "Aunque tenemos unos procesos de seguridad muy altos, esta planta está construida para que pueda ser limpiada con gran facilidad en caso de vertidos u otros peligros", ha explicado David Barros. En esta planta se encuentra un laboratorio de nivel 3, lo que significa que trabajan con agentes biológicos que pueden provocar infecciones muy graves o letales a través de la respiración. El director ha asegurado que "muy pocos centros" cuentan en sus instalaciones con laboratorios de este nivel. 

Interior del laboratorio de nivel 3 de GSK en el que trabajan en tratamientos para la tuberculosis.


En este caso, el laboratorio está dedicado a tratamientos contra la tuberculosis, en lo que llevan trabajando 16 años. La unidad de laboratorio, cuyas medidas de seguridad son extremas y complejas para los trabajadores (doble calza, doble guantes, escafandras…), persigue encontrar soluciones a la tuberculosis multirresistente y persistente.


Enfocar la salud de manera disciplinar


Las dos plantas del Centro de I+D de Tres Cantos son un reflejo de 30 años de actividad centrada no solo en innovación, sino en innovación centrada en las enfermedades "olvidadas". Estas son el centro de la denominada 'salud slobal'. Agustín Benito, director del Centro Nacional de Medicina Tropical del ISCIII, ha explicado que este término, que nació alrededor de la misma época que se inauguró el centro de Tres Cantos, "introdujo el enfoque multidisciplinar". "Trabajar por la salud global es hacer frente a las inequidades sociales y económicas desde el prisma sanitario", ha comentado.

Dolores González, profesora de investigación del Instituto de Parasitología y Biomedicina López Naya.


Dolores González, profesora de investigación del Instituto de Parasitología y Biomedicina López Naya ha puesto de relieve, durante una charla científica celebrada durante la jornada, que la innovación y la investigación van siempre de la mano. "Hay una necesidad de invertir para poder llegar a nuevos medicamentos y nuevos sistemas de diagnóstico", ha asegurado. Además, ha destacado la importancia que tiene, en este proceso de innovación, la colaboración público-privada. "Es esencial convencer a las empresas para que financien investigación; tienen que entender que es una inversión de futuro", ha dicho.

Javier Gamo, director de la Unidad Global Health Medicines de GSK.


Javier Gamo, director de la Unidad Global Health Medicines de GSK, ha explicado que el camino "desde el laboratorio a la cama del paciente" es muy largo "y la industria farmacéutica puede ayudar a ello". "Desde la industria tenemos mucho que aprender de la investigación puntera de otros organismos, pero nuestra colaboración puede ser muy útil para reducir los tiempos hasta que un medicamento llegue a un paciente", ha puntualizado.


"La colaboración entre industria y entidades públicas puede acelerar el proceso para que los fármacos lleguen a los pacientes"



El tema de la falta de financiación ha copado el final de la conversación. "España hace una apuesta muy clara por la salud global, pero esto no ha tenido un reflejo adecuado en los presupuestos", ha asegurado Quique Bassat, profesor Icrea de investigación y responsable del programa de malaria de ISGlobal. "Nos falta una estructura que pueda soportar la investigación pública que merecemos. Necesitamos más presupuesto y apuestas a largo plazo", ha reivindicado.

Cristina Henríquez de Luna y Ricardo Boedo, director Regional de Government Affairs en GSK.


Interior de uno de los laboratorios de nivel 3.


David Barros dentro de unos de los laboratorios durante una explicación de la visita.


Un investigador realiza labores de clasificado en uno de los laboratorios químicos del centro.


Dolores González y Agustín Benito, director del Centro Nacional de Medicina Tropical de ICIII.


Quique Bassat, profesor Icrea de investigación y responsable del programa de malaria de ISGlobal.


David Barros, director del centro de I+D de Salud Global de GSK España. 


Cristina Henríquez de Luna durante la apertura de la jornada, en la que ha puesto de manifiesto que en los últimos cinco años GSK España ha invertido 260 millones de euros en I+D.


Momento de la charla científica con David Barros, Javier Gamo, Quique Bassat, Dolores González y Agustín Benito.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.