Moderna solo necesitó dos días para diseñar su vacuna contra el coronavirus

Un reportaje del New York Times explica cómo ayudó la tecnología de ARNm a este laboratorio estadounidense

El director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel (Qiagen).
Moderna solo necesitó dos días para diseñar su vacuna contra el coronavirus
dom 29 noviembre 2020. 12.00H
Los equipos del laboratorio estadounidense de Modera tan solo tardaron dos días en diseñar su vacuna contra el coronavirus. Un reportaje del New York Times analiza cómo la compañía pudo hacerlo y estar cada vez más cerca de conseguir la ansiada vacuna, que según sus últimos datos tiene una eficacia del 94,5 por ciento. El ensayo de la vacuna, conocido como COVE, y desarrollado junto a Institutos Nacionales de Salud estadounidenses, está siendo desarrollado por un total de 30.000 voluntarios.

Y es que, a diferencia de las formas más antiguas y lentas de desarrollar vacunas, que implican estimular el sistema inmunológico del cuerpo inyectando virus inactivados o debilitados, Moderna y otras compañías crearon plataformas que funcionan como el sistema operativo de un ordenador, lo que permite a los investigadores insertar rápidamente un nuevo código genético de un virus (como agregar una aplicación) y crear una nueva vacuna.

El método emplea una forma sintética de una molécula genética llamada ARN mensajero, o ARNm, para hacer que las células humanas produzcan una proteína viral inofensiva llamada pico, que luego estimula el sistema inmunológico para producir anticuerpos y células inmunes que pueden reconocer el pico rápidamente y contraataque cuando sea necesario.

Los esfuerzos anteriores para probar nuevos tipos de vacunas en brotes como el SARS, MERS y Zika habían fracasado cuando la amenaza de esos virus retrocedió, antes de que pudieran llevarse a cabo grandes ensayos clínicos. Pero la propagación del brote en China tenía el sello de una pandemia prolongada, pero también un campo de pruebas "perfecto" para desarrollar este nueva biotecnología.


La apuesta de ARNm de Moderna 


El director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, tenía lo que un antiguo amigo describió como una "personalidad guerrera". Había dejado una empresa mucho más grande para convertirse en director ejecutivo de Moderna en 2011, advirtiendo a su esposa que la apuesta de ARNm de la empresa tenía un 5 por ciento de posibilidades de éxito. "Pero si esa apuesta valía la pena, le dijo, cambiaría el curso de la Medicina".

A fines de 2019, el Centro de Investigación de Vacunas de los NIH acordó organizar una especie de juego la primavera siguiente, una pandemia simulada con un virus desconocido para Moderna para ver qué tan rápido la compañía podría crear una vacuna.

Moderna empleaba solo a 800 personas, incluido un equipo de fabricación. Se estaban desarrollando veinte vacunas y tratamientos , pero no se esperaba que saliera al mercado durante al menos dos años. Nunca había realizado un ensayo clínico de fase 3, la prueba de última etapa diseñada para determinar si una vacuna es segura y eficaz para las personas. 

Algunos ejecutivos de Moderna sugirieron probar una vacuna durante unos meses y luego reevaluar. Pero Juan Andrés, director técnico de operaciones y calidad de la empresa, dijo que advirtió: “Lo siento, no hay salida en esta carretera. Si estamos dentro, estamos dentro".



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.