Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 10:10
Empresas > Industria

Barcelona se juega 5.000 empleos y 165 millones por la huida de Comín

La deriva secesionista da pocas opciones a que la ciudad se convierta en la nueva sede de la EMA

La Torre Glòries de Barcelona, posible nueva sede de la EMA.
Barcelona se juega 5.000 empleos y 165 millones por la huida de Comín
Redacción
Miércoles, 15 de noviembre de 2017, a las 13:50
A pesar de los esfuerzos de instituciones y asociaciones para mantener viva la candidatura de Barcelona para convertirse en la nueva sede de la EMA, lo cierto es que el proyecto parece abocado al fracaso por culpa de la inestabilidad generalizada en Cataluña en el último mes y medio. Una pérdida que irá más allá de lo simbólico, ya que la economía y la industria, que iban a salir tremendamente reforzadas de ser el nuevo hogar de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), perderán una oportunidad única en caso de que el próximo día 20 se confirme la desestimación de la candidatura.

La citada inestabilidad política enfatizada en la huida de Antoni Comín -uno de los grandes rostros del proyecto junto a la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat-, así como de otros exconsejeros y el propio expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, a Bélgica no ayuda a que el organismo europeo contemple con buenos ojos la opción de Barcelona como sede.

De hecho, varios medios y expertos ya dan por perdida la histórica oportunidad de que Barcelona albergue la nueva sede de la EMA. Desde la declaración unilateral de independencia, las dudas en torno al proyecto han llegado hasta Europa, a pesar de las muchas garantías pragmáticas del mismo.

Barcelona perdería 165 millones de recaudación

Un cambio de opinión en el seno de la EMA, que en principio veía a Barcelona como la opción más atractiva para instalar su nuevo hogar, ya que dispone de una buena conexión con el resto de ciudades europeas, tiene la sede -la Torres Glòries- lista, capacidad para albergar a los trabajadores, infraestructuras y un conjunto de colegios internacionales que servirían para atraer a empleados con hijos.

Y que, si se confirma su desestimación, supondrá para la ciudad la pérdida de unos 1,2 millones de euros en ingresos, más de 5.000 puestos de trabajo o la generación de alrededor de 165 millones de euros en la Hacienda pública, extrapolando las estimaciones que hace Oporto sobre el impacto económico e industrial en el caso de su candidatura sea la elegida.

A pesar de todo, algunas asociaciones como Barcelona Global han llevado campañas de apoyo a la candidatura barcelonesa en las últimas semanas para reafirmar el apoyo del sector al proyecto. De hecho, el propio Ministerio de Sanidad, que ha trabajado en todo momento en pos de que el proyecto llegase a buen puerto, ha sido uno de los que más esfuerzos ha hecho en este sentido, incluso cuando la deriva secesionista ha dado al traste con su apoyo desde el Estado.

Asimismo, el Congreso de los Diputados ha emitido este martes una declaración institucional en la que todas las fuerzas políticas recalcan su compromiso sin fisuras  hacia la candidatura, en un intento de dar el empujón definitivo al proyecto en la recta final del proceso de elección de sede.