La terapia, usada en modelos animales, logra buenos resultados contra melanoma agresivo y líneas de cáncer de colon

El CSIC 'entrena' linfocitos para destruir tumores a partir de CAR-T
Terapias CAR-T para 'adiestrar’ a los linfocitos del sistema inmunitario.


01 jun 2022. 11.10H
SE LEE EN 3 minutos
Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dirigidos por Esteban Veiga, utilizan bacterias para 'adiestrar’ a los linfocitos del sistema inmunitario, buscando así fórmulas de debilitar las células tumorales para que la defensa inmunitaria sea más eficaz.

En concreto, los expertos realizan ensayos y procedimientos para reforzar los linfocitos del sistema inmunitario para atacar el tumor con mayor eficacia. Veiga apunta que dentro de la inmunoterapia, una terapia celular prometedora es la CAR-T: “Nosotros somos capaces de 'entrenar' a un tipo de linfocitos denominados T CD4+, paradigma de lo que se conoce como inmunidad adaptativa. Estos linfocitos son capaces de capturar bacterias, aunque de una manera muy particular, por transfagocitosis",

En un comunicado conjunto, los expertos afirman que "esta terapia ha funcionado muy bien para diferentes linfomas, en tumores líquidos, pero no contra los tumores sólidos, quizás porque en ellos se genera un microambiente que realmente potencia lo que se conoce como 'agotamiento' de los linfocitos inducido por los tumores. Es decir, las células cancerígenas de los tumores sólidos consiguen 'vencer' a los linfocitos", han dicho los expertos.

La terapia funciona en líneas de cáncer de colon


Los linfocitos T CD4+, entrenados con bacterias, también son capaces de activar de una manera diferencial a los linfocitos T CD8+ vírgenes. A la larga, estos acaban enriqueciéndose en una población de linfocitos T CD8+ de memoria central que son los más resistentes a ese 'agotamiento' inducido por los tumores y se cree que pueden ser más eficientes frente los tumores sólidos.

"Estamos generando bacterias que contienen antígenos tumorales conocidos como neoantígenos. Con esas bacterias entrenamos a los linfocitos T CD4+ que activan a los linfocitos T CD8+, buscan al tumor (que expresa estos neoantígenos) y lo destruyen. Hemos visto que esta terapia funciona muy bien en modelos animales de melanoma agresivo y líneas de cáncer de colon. Ahora estamos intentando comprender por qué son tan buenas estas células presentadoras de antígenos entrenadas con bacterias", detalla Veiga.

Identificar biomarcadores para ofrecer mejor inmunoterapia


Una de las inmunoterapias que está generando un auténtico cambio de paradigma son los inhibidores de los puntos de control inmunológicos, anticuerpos que básicamente inmovilizan los puntos de control inmunológico. Su función consiste en bloquear la desactivación de un tipo de células que se llaman linfocitos citotóxicos capaces de matar células tumorales. De este modo, permiten que estas células se activen para atacar a los tumores.

Otro aspecto importante dentro de la inmunoterapia son la identificación de biomarcadores. Muchos investigadores están inmersos en encontrarlos para definir qué pacientes se van a beneficiar más o menos de la inmunoterapia. El equipo de Esteban Veiga trabaja en una plataforma para identificar antígenos hacia lo que se conoce como medicina personalizada. "Buscamos la máxima especificidad para que el paciente tenga el menor número de efectos secundarios. Lo conseguiremos cuando encontremos antígenos específicos para el tumor de cada paciente", constata el experto.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.