12 dic 2018 | Actualizado: 21:10

Los estudiantes: “No queremos formarnos como médicos generales durante el MIR”

Los firmantes anuncian medidas legales si el ministerio “no da marcha atrás”

mar 08 julio 2014. 14.12H
Hiedra García Sampedro. Madrid
Las decisiones sobre la formación de los futuros especialistas sanitarios deben recaer en las sociedades científicas y no en los políticos, según han comentado representantes de siete especialidades que se han unido para mostrar su rechazo al real decreto de troncalidad que probablemente será aprobado en Consejo de Ministros este verano.

De izquierda a derecha: En primera línea: José Ramón Regueiro, presidente de SEI; Fátima Matute, secretaria general de Seram; Mª Rocío Álvarez (de amarillo), vicepresidenta de SEI; y Rocío García Ramos, secretaria de SEN. En la segunda línea: Miguel Luis Tomás, secretario general de Cesida; Ángel Gayete, vicepresidente de Seram; José Mª Miró, presidente de Seimc; Juan Pablo Carrasco, presidente de CEEM; y Juan González Armengol, presidente de SEMES. En la tercera línea: Jesús Oteo, secretario de Seimc; Carlos Ruiz Ocaña, presidente de Senec; y Fernando Gilsanz, presidente de Sedar.


Las sociedades científicas de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (Sedar), la de Inmunología (SEI), la de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), la de Urgencias y Emergencias (Semes), la de Neurología (SEN), la de Neurocirugía (Senec) y la de Radiología Médica (Seram), junto al Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) y seis asociaciones de pacientes han firmado un manifiesto en contra del proyecto que cambiará la formación sanitaria especializada y que según los firmantes tendrá “consecuencias negativas” en la formación de los futuros médicos y por tanto, en la calidad de la asistencia de los pacientes.

Estos agentes han presentado un manifiesto en el que aseguran que la troncalidad va en contra de la normativa del espacio europeo de educación superior, del periodo necesario de formación específica de muchas especialidades médico-quirúrgicas, y no está avalado por ningún estudio. “Todos estamos de acuerdo y queremos reflejar nuestra unión en una serie de puntos comunes, no particulares de cada especialidad”, comenta José María Miró, presidente de la Seimc, quien afirma que de salir adelante el proyecto, lo haría sin el consenso de los profesionales y en contra de las recomendaciones de la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS).

A parte de la incertidumbre que tendrán los estudiantes porque no podrán elegir plaza de especialidad hasta terminado el periodo común del tronco, las sociedades científicas han señalado como consecuencia del proyecto el gran impacto económico si se quiere ampliar la docencia específica de las disciplinas que lo necesitan porque con el periodo común se “recortan” años de su formación. Según Juan González Armengol, de Semes, esta cifra podría alcanzar los 150 millones que tendrán que desembolsar las comunidades autónomas a pesar del recorte en Sanidad, “un dinero con el que se podrían hacer campañas de vacunación y ofrecer tratamientos, entre otras cosas”, asegura.

Por otra parte, la troncalidad supondrá “un gasto más”, ya que la falta de formación específica de los profesionales ocasionará “pruebas diagnósticas superfluas”, según ha comentado María Rocío Álvarez, de la SEI. “Es un retorno al pasado, se obligará a los futuros médicos a aprender cosas que desarrollarán en el futuro de forma superficial”, asegura Álvarez.

Para Juan Pablo Carrasco, presidente del CEEM, el proyecto que maneja el ministerio “pretende paliar las deficiencias formativas de la universidad, pero en realidad no queremos formarnos como médicos generales durante el MIR, porque en la facultad ya salimos como tales”, subraya. Los estudiantes de Medicina de todas las universidades están en contra del proyecto y anuncian que en septiembre convocarán una manifestación como protesta.

“Los futuros residentes tendrán una formación peor”, comenta Fernando Gilsanz, presidente de la Sedar, quien asegura que la docencia para los especialistas está bien definida por competencias en los programas formativos europeos, “simplemente hay que seguirlos”.

Reivindicaciones específicas

El presidente de la Senec, Carlos Ruiz Ocaña, ha recordado que la especialidad de Neurocirugía está en contra de su inclusión en el tronco quirúrgico y el recorte de su formación específica a favor de un periodo común con otras especialidades diferentes en conocimientos y habilidades. En el mismo sentido se ha pronunciado Rocío García Ramos, secretaria de la SEN, quien asegura que no se ha tenido en cuenta el tiempo necesario para la formación en la especialidad a la hora de diseñar el proyecto.

Por su parte, Ángel Gayete, vicepresidente de la Seram ha recordado que en el tronco de Imagen Clínica, los especialistas en Radiodiagnóstico verán recortadas las unidades docentes donde poder formarse porque dependen de las unidades acreditadas en Medicina Nuclear y del número de residentes que pueden acoger, y que son menos que en Radiodiagnóstico.

Acciones legales

La Seimc y Semes han anunciado que están estudiando con sus bufetes de abogados la posibilidad de paralizar el proyecto por la vía legal a lo que podrían unirse los demás firmantes del manifiesto. En el texto se anuncia que “si el ministerio no da marcha atrás, nos plantearemos el desarrollo de las medidas y las acciones legales que estén a nuestro alcance para evitar el deterioro de la formación de los futuros especialistas y el deterioro asistencial que recibirán los pacientes”, aseguran.


ENLACES RELACIONADOS:

Los estudiantes piden negociar otro modelo MIR (24/06/14)

Troncalidad, por vía urgente al Consejo de Estado (17/06/14)