Denuncian que no pudieron cotejar a tiempo la ubicación de su aula "por abrir tarde las puertas de la sede de examen"

Cincuenta opositores MIR acuden a la Justicia tras quedarse sin examinarse
Exteriores de la Facultad de Economía de la Universidad de Barcelona el día del examen MIR 2021.


30 mar 2021. 13.30H
SE LEE EN 2 minutos
Medio centenar de aspirantes de las pruebas de Formación Sanitaria Especializada no pudieron examinarse el pasado sábado “por un problema en la organización de la prueba”.  Así lo denuncian varios de los afectados a Redacción Médica, que relatan como “las puertas de la facultad de Economía de la Universidad de Barcelona no abrieron sus puertas hasta pasadas las 16:00 horas”.

Entre los aspirantes se encuentran opositores al examen MIR, EIR, FIR y PIR, que avanzan a este diario que “van a llegar hasta el final con lo sucedido”, llevando incluso el asunto ante la Justicia, “si fuera necesario”. Y es que, tal y como revelan estos aspirantes, "tras más de un año preparandonos para este examen, se nos ha privado de la posibilidad de hacerlo. Es una injusticia". 



Según relatan estos afectados, las puertas de esta facultad se abrieron a las 16:20 horas, “al llegar a los listados, ubicados en el interior de la facultad, un grupo numeroso de gente se da cuenta de que su aula no corresponde, y se nos indica que es en el edificio adjunto la otra entrada, a unos 300 metros. Al llegar ahí, se nos informa que la prueba se ha Iniciado a las 16:00 horas en dichas aulas y que no podemos ingresar”.

“Al regresar al primer edificio nos desaloja la seguridad y no se nos da ninguna opción por parte del Ministerio de Sanidad.  Más de 50 opositores de diferentes ramas nos quedamos sin poder hacer la prueba”, aseguran.

Expulsados 


Estos mismos estudiantes cuentan que el retraso de la apertura de puertas en la facultad de Economía de la Universidad de Barcelona se debió a que la empresa encargada de repartir los exámenes, “llegó tarde”. Tras ser expulsados de la facultad, varios aspirantes se organizaron y decidieron llamar a una notaria para que levantara acta de lo sucedido.

“Ni el personal de la UB ni nadie del Ministerio de Sanidad se ofrecieron a dar ninguna versión de lo ocurrido”, concluyen.

Este diario se ha puesto en contacto con el Ministerio de Sanidad con la intención de recabar una versión oficial de lo ocurrido, sin recibir ninguna respuesta al respecto.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.