Los primeros meses de estudio son "fundamentales" para establecer la rutina que se mantendrá durante toda la preparación

El verano, etapa "crucial" para iniciar la "carrera de fondo" del MIR 2022
Los primeros meses de preparación MIR son importantes para asentar ya no solo la base de conocimientos.


31 jul 2021. 13.30H
SE LEE EN 3 minutos
Para la inmensa mayoría de personas el verano es un época de descanso y disfrute. Sin embargo, no es así para los aspirantes al examen MIR 2022, que tienen que emplear los meses estivales para comenzar la preparación de una prueba que Elena Sarabia, una de las tituladas en Medicina que se ha presentado a la convocatoria 2021, cataloga como “una verdadera carrera de fondo” y “una montaña rusa de emociones”. Por ello, basándose en su propia experiencia, recomienda a los candidatos no dejar nada para después del verano pensando que “hay tiempo suficiente”. “En las siguientes fases de la preparación, el tiempo es más limitado y no se puede recuperar aquello que no se ha estudiado”, advierte la futura especialista y exalumna de la Academia AMIR.

Sarabia reconoce que, a pesar de que el MIR es un examen que se va asumiendo a lo largo de la carrera, para la gran mayoría de estudiantes es importante tener claro que es “una carrera dura, de mucho de trabajo”, que requiere una buena planificación desde el primer minuto. “Hay semanas horribles, otras más amenas, una montaña rusa de emociones, pero si el trabajo está bien hecho, el final es muy gratificante”, asegura la residente, que ha tenido que afrontar esta importante etapa con la pandemia de fondo. “A mi generación, la pandemia nos golpeó fuertemente y tuvimos meses muy muy duros”, asegura.


"No recomiendo hacer grandes cambios de la rutina durante la preparación, sino encontrar la óptima para uno mismo y mantenerla durante los meses que dure el estudio"



En cuanto a los errores que más cometen los estudiantes al comenzar la preparación del MIR, la exalumna de AMIR lo tiene claro: no priorizar el contenido del estudio y llevar una planificación errática. “Priorizar es fundamental. Los estudiantes deben implicarse más en los conceptos importantes y más preguntados, dedicando menos tiempo a conceptos secundarios y no tan relevantes en el examen MIR”, señala. Además, insiste en que la planificación del estudio debe ser “realista”, unas horas que el estudiante sea capaz de cumplir con calidad y que pueda mantener a lo largo de los meses. “La calidad del estudio se va mermando conforme pasan las horas y es fundamental que el estudiante detecte esa falta de concentración y cambie a otro formato de estudio: realizar autoevaluaciones, corregir el simulacro, etc”, aconseja.


Los primeros meses, "cruciales"


Sarabia subraya a este periódico que los primeros meses son “cruciales” para asentar ya no solo la base de conocimientos, sino también la rutina de estudio. Además, destaca que no hay que descuidar que “la preparación es larga”, por lo que recomienda conciliar estudio y ocio, algo “complicado, pero no imposible”: “Si estos primeros meses se dedica un tiempo excesivo al MIR, descuidando otros aspectos como el descanso, deporte u ocio, el cansancio acumulado va a pasar factura en las siguientes fases, alejando al estudiante de su objetivo”.

Por ello, aconseja que los aspirantes utilicen los meses de verano para establecer una rutina que sean capaces de mantener durante toda la preparación, organizando el día a día con tiempo de estudio y tiempo de descanso, “como si de una jornada laboral se tratase”. “Al cuerpo le cuesta adaptarse a las nuevas rutinas, pero una vez encaminado, es mucho más llevadero y la sensación de fatiga es menor. Por ello, no recomiendo hacer grandes cambios de la misma durante la preparación, sino encontrar la rutina óptima para uno mismo y mantenerla durante los meses que dure el estudio”, concluye la residente.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.