Desde AMIR aseguran que el principal problema que se han encontrado los estudiantes ha sido emocional

MIR 2021: "El Covid ha cambiado la formación definitivamente para siempre"


09 mar 2021. 13.10H
SE LEE EN 7 minutos
La llegada de la pandemia ha supuesto para los opositores MIR un drástico cambio en su forma de afrontar el examen, igual que en todos los ámbitos educativos o laborales de la sociedad. En marzo de 2020, una semana antes de la declaración del estado de alarma en España, el centro de formación AMIR decretaba la cancelación de todas sus clases o actividades presenciales y el cierre de sus oficinas, activando un protocolo de teletrabajo para la totalidad de los empleados.

Un año después, la situación se mantiene intacta, pero se ha conseguido optimizar una formación de calidad a pesar de las circunstancias. El equipo académico de AMIR explica a Redacción Médica cómo ha cambiado la formación y preparación de los estudiantes en tiempos de Covid. 

¿Qué modificaciones han tenido que realizarse académicamente como consecuencia de la pandemia?

Desde el punto de vista académico, en menos de una semana, transformamos los planes de formación presenciales en programas online para todos nuestros estudiantes. Este cambio también implicó convertir en tiempo record todas nuestras aulas y oficinas de Madrid en 20 aulas de formación online con todos los recursos para ofrecer docencia digital y también implicó un gran esfuerzo de producción para poder entregar los materiales personalmente en el domicilio de nuestros alumnos de la nueva promoción que comenzaba su curso en septiembre de 2020.

Dadas las circunstancias aprovechamos para realizar mejoras como la implementación de un sistema que permite al profesor ver a todos los alumnos conectados a la clase y abrir su micrófono para realizar preguntas, discutir casos clínicos, dudas, etc. La experiencia final tanto del docente como del alumno es la de una clase presencial pero con la comodidad y seguridad de no tener que moverse de su domicilio. 

Finalmente, en los momentos más duros en los que considerábamos que el profesorado no debía ni desplazarse a las aulas virtuales, ideamos un sistema de minipizarras digitales que se enviaban al domicilio del profesorado cada semana para poder impartir las clases desde su casa. En definitiva, ha sido un reto que afortunadamente creemos que hemos cumplido óptimamente.

¿Cómo se ha ajustado el plan formativo en tiempos de Covid?

El contenido académico no ha sufrido ninguna modificación como consecuencia del Covid. Los alumnos han recibido todas las clases, tutorías y seminarios del programa en formato online.

En realidad, los cambios que hemos tenido que realizar en programación se han debido al retraso de la fecha del MIR, lo cual ha implicado un ajuste de las etapas de estudio y la creación de contenidos adicionales como nuevos simulacros de examen.

¿Qué problemas se han encontrado los opositores a la hora de afrontar esta convocatoria?

El más importante académicamente ha sido el no poder realizar los simulacros de examen en condiciones “habituales”. Nuestra técnica de preparación insiste mucho en reproducir en cada simulacro los tiempos, materiales, espacios y sistemáticas tal cual ocurrirán el día del MIR. Obviamente esto no ha sido posible para los estudiantes de este año desde marzo, pero el riesgo de generar un brote o contagios en las aulas no hubiera compensado ninguna técnica formativa.

Sin embargo, el principal problema ha sido emocional. Los primeros meses fueron más fáciles y los asumieron con resignación como toda la sociedad, pero posteriormente la preparación del examen ha sido más dura y solitaria de lo habitual. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los opositores MIR estudian durante unos 16 meses el examen, dedicándose a ello en exclusiva los últimos 7 con una media de estudio de 8-10 horas diarias y 6 días a la semana.

Los pequeños periodos diarios de interacción familiar, social o actividad física que incluso se daban al acudir a las clases o simulacros, han desaparecido y han tenido que afrontar muchos meses sin ese refuerzo psicológico que ayuda a mantener la estabilidad durante la preparación.

Adicionalmente han sufrido tener que prolongar esta situación durante casi dos meses más de lo habitual, lo cual ha supuesto un ejercicio de control de la ansiedad importante para mantenerse concentrados y focalizados tanto tiempo.


"Como cualquier novedad médica, la enfermedad por coronavirus se incluyó en nuestros materiales de estudio desde el inicio de la pandemia"


¿Se ha incidido más en el estudio de conceptos relacionados con la situación epidemiológica actual?

Como cualquier novedad médica, la enfermedad por coronavirus se incluyó en nuestros materiales de estudio desde el inicio de la pandemia. Inicialmente realizamos seminarios online prácticos de manejo y protocolos de tratamiento de la enfermedad con el objetivo de ayudar a todos aquellos que comenzaron a trabajar en primera línea, ya fueran alumnos, exalumnos o no alumnos.

Posteriormente, toda la información que se iba recopilando fue incluida en las clases y manual de infecciosas y se han realizado múltiples preguntas de Covid en los simulacros para entrenar a los alumnos. Este contenido ha sido actualizado recientemente a través de un nuevo seminario de cara a cubrir todas las novedades de los últimos meses como las vacunas.

La realidad es que el MIR no se ha caracterizado nunca por incluir de forma inmediata temas novedosos o cambios en las guías de práctica clínica publicados en el propio curso de la convocatoria, ya que suelen dejar unos años para que la evidencia se asiente antes de incluir preguntas en el examen.

Aun así, hemos considerado que ésta era una circunstancia sanitaria excepcional y que por consecuencia el MIR también se podía comportar de forma diferente incluyendo preguntas de Covid en el examen de 2021, y por eso probablemente hemos incidido en una mayor dedicación al tema de la que habitualmente hubiéramos otorgado proporcionalmente a una novedad médica tan reciente.

¿Ha cambiado el Covid la formación online?

La ha cambiado definitivamente y para siempre. En primer lugar, como hemos comentado antes, el Covid ha supuesto un catalizador para nuevas ideas y mejoras en las plataformas de formación online.

Esta circunstancia ha cambiado la mentalidad de muchos estudiantes de medicina que seguían adheridos al sistema clásico de formación presencial. Se han dado cuenta que nuestro curso a distancia les permite exactamente recibir el mismo contenido y con la misma calidad que uno normal, algo que no habían experimentado previamente.

Tenemos muchos estudiantes que ya nos han comunicado que, aunque volvamos a la presencialidad en el futuro, querrán mantenerse en el curso online por la comodidad y seguridad que han descubierto. No tenemos duda de que el crecimiento en la demanda de estos cursos va a continuar aumentando todavía de forma más significativa en los próximos dos años.

¿Un alto porcentaje de estudiantes, que tenían pensado presentarse, han optado por esperar?

 La realidad es que a día de hoy y antes de que se celebre el examen, todavía no tenemos datos certeros para poder responder esa pregunta con exactitud. Son pocos los que oficialmente han abandonado su formación, lo cual no quiere decir que pueda haber más. 

Hasta ahora sólo casos esporádicos nos han notificado su deseo de retrasar el curso para la próxima convocatoria y la mayoría ha continuado su formación con normalidad. Cuando se celebre el MIR tendremos más datos a este respecto. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.