Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Conocimiento > Formación

El 'precio' de la troncalidad: 2.571 millones de euros en cuatro años

Redacción Médica accede a la estimación económica de las sociedades científicas

El Tribunal Supremo falló en contra del decreto de la troncalidad presentado por el Ministerio de Sanidad.
El 'precio' de la troncalidad: 2.571 millones de euros en cuatro años
Miércoles, 04 de enero de 2017, a las 18:10
El coste de implantar la troncalidad en España se cifra en 2.571.463.922 euros a cargo de las arcas públicas de acuerdo con el informe encargado por la Sociedad Española de Inmunología (SEI) que adjuntó en su alegación al Tribunal Supremo para que derogase la normativa y al que ha tenido acceso exclusivo Redacción Médica.

Para llegar a ese cálculo, los autores de la estimación evalúan el gasto probable durante cada uno de los primeros cuatro años que seguirían a la supuesta aprobación del decreto.

Fuente: informe pericial a solicitud de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).

Fuente: informe pericial a solicitud de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).


Los salarios de los residentes se llevan el mayor gasto

La mayor partida de gasto se la llevan los salarios de los médicos internos residentes (MIR) que estarían formados con el nuevo sistema a los cuatro años de haberse aprobado éste, y que asciende a 2.488.107.982  euros.

Para estimar la cantidad, se parte del coste total de la remuneración de personal en docencia MIR de 2012. Después, este coste total se divide por el número de residentes del mismo año de donde se deduce un coste salarial medio por persona y año de 46.331 euros.

En segundo lugar, los tutores encargados de la formación de los MIR supondrían al Estado, después de los primeros cuatro años de implantarse el decreto, 69.046.072 euros.

La estimación, en este caso, se hace a partir del dato aproximado de un tutor por cada cinco residentes en la actualidad, y se asume que esa ratio no va cambiar; de este modo, se calcula que, en promedio, cada tutor dedica seis horas a formación de residentes.

Asimismo, las unidades docentes troncales supondrían un coste de 7.267.000 euros, la tercera asignación que más dinero precisaría de llevarse a la práctica el proyecto tal como está ahora planteado.

Y, en cuarto y quinto lugar quedan, respectivamente, el funcionamiento de las Comisiones de Docencia (evaluación anual y final del periodo troncal) –2.050.454 euros– y la Comisión Nacional de la Especialidad (1.750.040 euros).

Número de residentes y de tutores

Por otra parte, el documento calcula cuánto supone la implantación, en España, de la especialidad de Inmunología integrada en el proyecto de troncalidad: cerca de 11 millones de euros (10.868.934) tras cuatro años de su puesta en marcha (1.326.555 solo en el primer año).

En cuanto al número de residentes, la estimación, a cuatro años vista de entrar en vigor el decreto, es de 21.235 médicos formados por 4.247 tutores asignados.

Para dar con esas cifras, se calculó el número de residentes que estarían recibiendo formación, en cada una de las especialidades troncales y áreas de capacitación específica (ACE), a partir de la convocatoria de plazas de la orden de 2014 (fecha en que está registrado el documento).

En el caso de las dos nuevas especialidades, se supone que se convocaría una plaza anual en cada una de sus respectivas unidades docentes.

Estimación económica encargada a un gabinete privado

Estos datos de estimación constan en el documento elaborado por el médico Pablo Lázaro, a quien contrataron tanto la SEI como la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) para hacer una estimación de lo que costaría implantar el nuevo sistema formativo.

Según se razona en el informe, los costes procederían de las cinco comisiones de docencia contempladas en el decreto, el Consejo Nacional de Especialidades, el Comité de Áreas de Capacitación Específica (ACE), seis unidades docentes, los costes de las tutorías y, por último, la partida que, en efecto, se llevaría más dinero con creces: el salario de los residentes formados con el nuevo sistema.

Conforme se recoge en este cálculo, el primer año transcurrido desde una hipotética implantación del decreto supondría un gasto global de 268.440 euros. En el segundo año con la normativa en marcha, sería de 521.967 euros; en el tercero, de 767.674 euros, y, en el cuarto, de 1.013.381,999 euros.

El total acumulado deja la cifra en los casi 2.600 millones de gasto público estimado para sacar adelante el proyecto.

Fallo del Tribunal Supremo a finales de 2016

En diciembre trascendió el fallo del Alto Tribunal que anula el proyecto hilvanado por el Ministerio de Sanidad alegando que la memoria económica presentada (que preveía un coste cero para desarrollar el plan) era “palmariamente insuficiente”.

Esta sentencia tuvo lugar meses después de que el mismo órgano judicial exigiera a las comunidades autónomas un informe económico de lo que supondría el decreto en cada una de ellas. 

Aceda al documento exclusivo del informe pericial encargado por la SEI