Los alquileres en varias ciudades no bajan de los 600 euros, un precio "excesivo" para los residentes de primer año

Residentes MIR aseguran que conseguir alquilar un piso en tan poco tiempo desde la adjudicación de plazas MIR es imposible
Celia León, residente de Pediatría en el Hospital Regional de Málaga; Victoria García, residente de Medicina de Familia y Comunitaria en Logroño y Rodrigo Mohedano, cofundador de MIRCoach.


01 abr 2023. 16.30H
SE LEE EN 6 minutos
Conseguir un piso de alquiler ya es algo difícil en las condiciones habituales. Pero si a eso le sumas que eres futuro residente MIR, de los últimos en la lista y que tienes 10 días para mudarte a kilómetros de tu hogar, el estrés se multiplica. Es el caso de Victoria García, residente de Medicina de Familia y Comunitaria en Logroño que hizo el MIR en 2022. Ella es madrileña e hizo la gestión desde la capital, por lo que, en una conversación con Redacción Médica, recuerda esa breve época con mucha ansiedad y como una carrera a contrarreloj.

"Me tocó en la última franja de la elección ya que mi número rondaba el 8.900 y en mi caso fue el último día. Desde la adjudicación tuve 10 días para mandar todos los documentos necesarios, colegiarme en el colegio de médicos, buscar piso y mudarme", recuerda Victoria, que asegura que el tiempo para el proceso MIR es muy limitado. En su caso, escogió plaza el 20 de mayo de 2022 y se incorporó al hospital como residente el 30 de mayo.

Al día siguiente de hacer su elección empezó a buscar en webs de alquiler de pisos y recuerda sentir ansiedad al ver tan poca oferta. "Gestionarlo desde la distancia no es lo mismo, tienes que hacer una criba por internet sin poder verlo en persona. Además en mi caso, el contrato era de mínimo un año para que no me quitasen la fianza. Sentí que había cero facilidades y una sensación de que no le importamos a nadie. No hemos empezado y ya estamos quemados", reconoce.

Victoria se puso en contacto con otros residentes que habían elegido su hospital. Se empezaron a generar grupos de Telegram por hospitales que organizaban búsquedas de piso o de compañeros para alquilar conjuntamente. A ella le costó "especialmente" por ser de las últimas. En el tiempo récord de dos días en los que fue a Logroño, visitó seis pisos y también hizo varias videollamadas. "Yo sabía que me tendría que conformar, porque eran pocos pisos y me tenía que quedar con alguno de esos me gustase o no. No había más tiempo", comenta.

Estas ayudas de grupos de Whatsapp o Telegram son útiles para los MIR, sobre todo, para ponerse en contacto unos con otros y buscar piso más cómodamente. Aun así, siempre queda la duda de arriesgarse a vivir con alguien que no conoces en una ciudad nueva. "La mayoría empieza a vivir con gente desconocida y que se juntaba en los grupos de Whatsapp. A veces eso es demasiado precipitado y ha llegado a ocurrir que, con el tiempo, se han acabado cambiado porque no se han llevado bien durante la convivencia", explica Celia León, residente de Pediatría en el Hospital Regional de Málaga.


"No hemos empezado la residencia y ya estamos quemados"



Caras conocidas, útiles en la elección de pisos MIR


El caso de Celia fue algo distinto, ya que obtuvo el número de orden 1.200 y escogió plaza el cuarto día durante el periodo de selección de plaza MIR. Aun así, la sevillana se mudó a Málaga para ejercer sus cuatro años de residente. Ella habló con varias personas a través de Whatsapp pero no le terminaban de convencer.

"Yo era un poco reticente a vivir con gente totalmente extraña. Uno de mis compañeros que entró un par de días después me comentó que una amiga suya de clase estaba buscando piso y decidimos conocernos. Empezamos a hablar, éramos parecidas en muchos aspectos y empezamos a mirar pisos juntas", comenta.

El hecho de que esta compañera fuera de Málaga facilitó mucho la "caza del piso" Durante las tres semanas que tuvieron para buscar, Celia miraba desde las webs y su nueva compañera los visitaba en persona. "Me mandaba sus impresiones de los pisos, de las zonas y hacía vídeos de todo para que pudiera verlos desde Sevilla", asegura.

Es muy difícil concertar citas de pisos para el mismo día y viviendo en otra ciudad es prácticamente imposible. "Las inmobiliarias tienen muchas visitas con los residentes y te podían decir un mismo día a primera hora de la mañana que al mediodía pasaras a visitar un piso", dice.


Pisos MIR que no bajan de los 600 euros


Una ciudad como Logroño no cuenta con mucha oferta de pisos como tal. Victoria añade que, además, es bastante cara para la calidad que hay.  Además, decidir vivir sola es un reto que tuvo que afrontar, ya que los precios de los alquileres y el estilo de las viviendas dificultan mucho esa opción.

"Los pisos que hay son muy grandes, muy familiares. Yo tenía muy claro que quería vivir sola y me encontraba con pisos de tres habitaciones que se me hacían muy caros. No encuentras nada por menos de 550 o 600 euros para una sola persona, eso es lo más barato y encima son generalmente muy viejos", explica.

Celia descartó "automáticamente" el irse a vivir sola por los precios en Málaga. "Rondan como mínimo los 700 euros que, con el sueldo que tenemos como residentes de primer año, no lo puedes pagar o si lo haces te tienes que quitar de muchas otras cosas", asegura la sevillana.



"No encuentras nada por menos de 600 euros para una sola persona"


Grupos online para ahorrar tiempo
Para paliar la desorganización que se puede crear en ciertos grupos de futuros residentes, Rodrigo Mohedano, cofundador de MIRCoach, plataforma de apoyo psicológico para los estudiantes MIR, apuesta por este sistema de organización y él mismo ha creado "Busco Piso MIR", una comunidad de Whatsapp para que los médicos que buscan residencia se empiecen a conocer y encuentren piso juntos. "Nosotros actuamos como moderadores y potenciamos las necesidades de los nuevos residentes, es decir, ayudamos a enlazar a aquellas personas que buscan lo mismo", comenta.

La idea surgió por la ausencia de plataformas en este nicho MIR, sumada a la escasa oferta que existe en las grandes ciudades. "En capitales como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla tenemos un problema con la falta de oferta inmobiliaria, y es por eso que los precios están muy elevados y salen muy pocos pisos. El hecho de buscar piso en Madrid, por ejemplo, es más parecido a realizar una entrevista de trabajo, es un proceso muy difícil y económicamente duro", asegura.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.