Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Conocimiento > Formación

El interés por Ciencias de la Salud crece un 20% en tres años

Cada vez son más el número de jóvenes que se matriculan en las facultades de esta área de conocimiento

El interés de las nuevas generaciones en Ciencias de la Salud.
El interés por Ciencias de la Salud crece un 20% en tres años
José A. Puglisi
Domingo, 24 de abril de 2016, a las 16:50
Las Ciencias de la Salud han conquistado el interés juvenil. Según las estimaciones del Ministerio de Educación, el número de matriculaciones en esta área de conocimiento se han disparado un 20,1 por ciento en los últimos tres años, logrando superar a otras de gran atractivo como Ingeniería y Arquitectura (17,2 por ciento). Una diferencia que se vuelve más holgada con respecto a Artes y Humanidades (3,5 por ciento), Ciencias (5 por ciento) y Ciencias Sociales y Jurídicas (9,8 por ciento).

El interés también se ha quedado reflejado en el número de estudiantes preinscritos en universidades públicas que han colocado como primera opción algunos de los grados de Ciencias de la Salud. En este sentido, en la convocatoria 2015-2016, un total de 113.453 jóvenes optó por uno de estos estudios sanitarios, siendo la segunda opción más popular, detrás de Ciencias Sociales y Jurídicas, donde se registraron un total de 132.211 alumnos. No obstante, muy lejos quedan los datos obtenidos por Ingeniería y Arquitectura (51.457), Artes y Humanidades (26.562) y Ciencias (23.819).

La tendencia también se traslada al número de estudiantes admitidos en universidades públicas, de los cuáles 54.868 de los alumnos pertenecen a Ciencias de la Salud, por lo que sólo los 122.880 de los pertenecientes a Ciencias Sociales y Jurídicas son los únicos en superarles. Al contrario de lo que ocurre con Ingeniería y Arquitectura (51.478), Artes y Humanidades (26.940) y Ciencias (24.312).

El incremento de la demanda también favorece a la creación de nuevas facultades de Medicina, a pesar de que desde el Foro de la Profesión Médica y el propio Ministerio de Sanidad se ha transmitido el riesgo que esto representa para el equilibrio del sistema de formación sanitario especializado, ya que imposibilitan el continuo formativo al aumentar la brecha entre el número de estudiantes de Medicina y la oferta de plazas MIR.