El Congreso Mundial de Farmacia ha subrayado la importancia de saber abordar la información en los espacios digitales

Los farmacéuticos detectan los 3 pacientes con más riesgo de creerse bulos
Los ponentes de la mesa sobre redes sociales y Farmacia; John Bell, Khalid Eljaaly, Elsa Pintor y Sabiha Essack.


21 sep 2022. 15.00H
SE LEE EN 5 minutos
El farmacéutico actual suma a su trabajo diario la asistencia a los pacientes y la lucha contra la desinformación en sanidad. Una asistencia, sobre la que se basa la labor de promoción de la salud, que se complica ante mensajes vertidos en redes sociales sin aval científico. Así, "a la oficina de farmacia llegan todo tipo de pacientes, algunos con información correcta y otros con posturas peligrosas", han recalcado en una mesa-taller sobre redes sociales y abordaje de tratamientos dentro del Congreso Mundial de Farmacia. Usuarios entre los que destacan tres perfiles de riesgo, por su primer rechazo a la toma de medicamentos o incluso la vacunación.

Elsa Pintor destaca el papel del farmacéutico en redes sociales.

Para tratar cómo hay que enfrentarse a estas situaciones, la mesa titulada "GRIP: salvar la desconexión en la comprensión pública sobre las infecciones virales y la resistencia a los antimicrobianos: aprendizajes de las conversaciones en las redes sociales", ha contado con una primera presentación de las bases sobre las que trabajan los profesionales de la farmacia. De la mano de los expertos en Farmacia y conectividad Sabiha Essack, de Sudáfrica; John Bell, de Australia; Khalid Eljaaly, de Arabia Saudita y  Elsa López Pintor, de España, los asistentes han podido comprobar como ante el correcto uso de los antibióticos es esencial la labor divulgativa.

En concreto, como ha subrayado Elsa López, representante de la FIP y profesora  de la Facultad de Farmacia de la Universidad Miguel Hernández "el farmacéutico tiene un rol fundamental, ya sabemos que cuando el paciente llega a la farmacia ya llega muy informado". De este modo, el primer perfil de riesgo sería aquel usuario muy informado que aunque reconoce los beneficios de la ciencia opta por "métodos alternativos", seguido de aquel que solo se informa por redes sociales y rechaza la medicación, para finalizar con el usuario más desinformado, cuya visión de la realidad está plagada de bulos y de datos erróneos. 

Estos datos sacados de redes sociales e internet llevan al profesional a necesitar "estar preparado para resolver consultas", destaca López, quien recalca cómo en el campo de los antibióticos este trabajo se torna más importante por la necesidad de "desmitificar muchos aspectos y desmontar los bulos que hay".

Sabiha Essack, ponente de Sudáfrica.


Ante estos bulos, ya el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacia se ha posicionado en su defensa del farmacéutico como primer profesional que atiende e informa al paciente con datos reales. Un trabajo no siempre reconocido que evita el incorrecto uso de los medicamentos y la difusión de posturas que puedan afectar a la salud pública.

Cinco tipos de pacientes ante la información sanitaria


Ante la exigencia de divulgación farmacéutica en redes sociales, los ponentes de la mesa han destacado la presencia de cinco tipos de perfiles que demandan esta información. Perfiles a los que el farmacéutico debe atender y poner a su disposición la información necesaria para el correcto uso de los medicamentos, sobre todo cuando estos pueden acarrear procesos de resistencia antimicrobianas o aumentar la viralización de enfermedades infecciones.

John Bell, representante de Australia.


Los perfiles descritos atienden al posicionamiento de los usuarios ante la administración de los fármacos, existiendo así un primer perfil educado que admite su correcto uso y es consciente de la importancia de los mismos. Tras este paciente "ideal", se encuentran el resto de perfiles, divididos de menor a mayor resistencia ante el uso de fármacos.

Así, en segundo lugar se sitúan los "consumidores conscientes", quienes aceptan el uso de medicamentos por prescripción médica sin entrar en debate. Tras este perfil, se encuentran los usuarios de "métodos alternativos" o vías "naturales", quienes prefieren no acceder a antibióticos por una primera desinformación sobre los beneficios y efectos secundarios de los mismos.

Khalid Eljaaly, de Arabia Saudita.


El cuarto perfil lo ocupan los "creyentes" en la fuerza de los medicamentos y su importancia a los que se debe sobre todo tranquilizar y dar acceso a una información asequible que le libre de su oposición a tomarlos. Mientras que en el quinto perfil se sitúa el "opositor directo", un usuario que ha accedido a información falsa, en su mayor parte, y que presenta una postura totalmente contraria al uso de fármacos.

En todos ellos, el primer paso para llevar a cabo una correcta labor divulgativa pasa por conocer las rutas de acceso a la información, es decir, las redes sociales. Es así donde los ponentes han destacado la importancia de estar al día de las diferentes plataformas así como de los mensajes que se vierten en ellas.

Mesa de trabajo sobre el papel de farmacéutico en las redes sociales.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.