17 de diciembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

Los farmacéuticos confían más que los médicos en los biosimilares

El presidente de SEOM reconoce que los oncólogos necesitan formación sobre estos productos

De izquierda a derecha: Miguel Ángel Calleja, Irene Mangues, María Josep Carreras Soler (de Farmacia del Vall d'Hebron) y Gerardo Cajaraville (de Farmacia de la Fundación Onkologikoa).
Los farmacéuticos confían más que los médicos en los biosimilares
Marcos Domínguez
Martes, 26 de septiembre de 2017, a las 16:20
A medida que el uso de los biosimilares se extiende en la clínica, los facultativos van perdiendo los miedos que suelen ir asociados a la novedad. Y en esta pérdida de miedo de los biosimilares, los farmacéuticos de hospital van por delante.

La segunda reunión anual de Gedefo, el Grupo de Farmacia Oncológica de la SEFH (Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria), ha organizado una mesa en torno al uso de biosimilares de anticuerpos monoclonales en el tratamiento del cáncer, ahora que hay dos aprobados por la EMA: rituximab y trastuzumab.

“La posición de los farmacéuticos es de mucha más confianza que la que vemos en los médicos”, sostiene Irene Mangues, coordinadora nacional de Gedefo. El sólido marco regulatorio europeo, y las guías –generales y específicas– de uso de la EMA sobre estos productos “nos permiten decir que la calidad es la misma que la del medicamento original”.

Es más: en sentido estricto, incluso los medicamentos originales son biosimilares de sí mismos, pues los laboratorios han introducido, desde que se aprobaron, cambios importantes en el proceso de producción que hacen que el fármaco no sea exactamente el que recibió el visto bueno de la agencia reguladora.

Desde el punto de vista de los oncólogos, sin embargo, las cosas no están tan claras. El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín, ha reconocido que los biosimilares de anticuerpos monoclonales “son algo nuevo para nosotros, y todo lo nuevo causa reticencia pero es algo que con el tiempo va a cambiar”.

Martín ha reconocido la necesidad de formación específica sobre estos productos, algo que SEOM ya está haciendo, ha explicado. Para tomar la confianza necesaria, cree que la aproximación debe ser primero a través del uso en tumores metastásicos para ir, poco a poco, introduciéndolos en fases más tempranas de la enfermedad.

Los hematólogos extrapolan indicaciones

Sin embargo, se ha mostrado muy reticente con la extrapolación de indicaciones y rechazado su intercambio sin conocimiento del prescriptor. Pero Chow-Man Chie, vicepresidenta de la British Oncology Pharmacy Association (BOPA) y ponente internacional de la jornada, ha destacado que “los hematólogos tienen mucha experiencia con la extrapolación de indicaciones en biosimilares” y no se ha reportado hasta el momento ningún problema.

Pese a todo, una puntualización: la innovación en las formas de administración de los productos antitumorales hará que el biosimilar no alcance toda la penetración en el uso del fármaco. Ninguno de los presentes en la sala ha defendido sustituir una administración intravenosa durante varias horas frente a las modernas presentaciones subcutáneas, que siguen bajo protección de patente. Los ahorros tienen que contarse no solo en dinero, también en tiempo.

El presidente de la SEFH, Miguel Ángel Calleja, ha destacado en la inauguración el momento de intensa innovación que vive la Oncohematología, con “nuevos medicamentos más eficaces y nuevas formas de administración”, pero también con la introducción de los biosimilares, cuyos ahorros permitirán la introducción de más innovación en el sistema sanitario.