Redacción Médica
24 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:30
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

"El término 'innovador' es una estrategia semántica de márketing"

Unas 1.800 personas acudirán al 62 Congreso de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria

Ismael Escobar, presidente del Comité Científico del 62 Congreso de la SEFH.
"El término 'innovador' es una estrategia semántica de márketing"
S.M./M.D.
Miércoles, 18 de octubre de 2017, a las 09:20
Ismael Escobar es el presidente del Comité Científico del 62 Congreso de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), que se celebra desde este miércoles en Madrid. De todas las novedades que se presentan este año, destaca el itinerario formativo específico para técnicos de Farmacia.

El lema de este año ha sido 'Retos. Redes. Resultados'. ¿Qué busca este título y qué se busca en el congreso?

El lema hace visible tres atributos importantes en la actividad asistencial, docente e investigadora del farmacéutico especialista: el reto diario que supone nuestro compromiso con el paciente y el sistema de salud; las redes como el necesario trabajo en equipo y con vocación mutidisciplinar, y la orientación de nuestra actividad a obtener los mejores resultados de la farmacoterapia en el paciente, en un entorno de sostenibilidad del sistema sanitario.

¿Cuáles son, desde su punto de vista, los puntos fuertes del evento?

Destacaría la alta participación en el apartado de comunicaciones (científicas y operativas), casos clínicos y proyectos I+D+i. Así mismo, el diseño del programa en itinerarios permite aportar un valor curricular a los congresistas, incluido un itinerario para técnicos en Farmacia. Quiero destacar también el gran entusiasmo de todos los farmacéuticos de Madrid y la ilusión que tenemos en desarrollar un evento atractivo e innovador para todos nuestros compañeros y asistentes.

¿Qué novedades hay en relación a los otros congresos?

Creo que todos los congresos de la SEFH son excelentes y en todos suele haber aspectos innovadores y/o diferenciales. En nuestro caso, como he dicho antes, destacar el diseño del programa en itinerarios formativos, el pabellón de oportunidades (que permitirá a Servicios de Farmacia, centros universitarios, etc. mostrar sus proyectos), el itinerario de técnicos en Farmacia, el gran contenido en farmacoterapia del programa (talleres e itinerario propio) como elemento competencial básico del farmacéutico especialista y la presencia de pacientes en varias actividades (mesas redondas, plenarias, etc.) en el itinerario dedicado a la humanización de la actividad asistencial del farmacéutico.

Al celebrarse en Madrid, ¿se espera una mayor acogida? ¿Cuántos farmacéuticos calcula que acudirán? Qué otros perfiles profesionales asistirán al encuentro?

Madrid tiene un gran atractivo por el acceso fácil debido a su localización geográfica. Estamos convencidos de que habrá una gran acogida y calculamos que estarán inscritos unos 1.800 congresistas. Además de los farmacéuticos especialistas y farmacéuticos residentes en periodo de formación, el itinerario de técnicos creemos que atraerá a estos profesionales. Y por supuesto, nuestro congreso está abierto a médicos, enfermeros, directivos sanitarios, cargos institucionales y todo aquel que desee compartir estos días con nosotros. Vemos que el evento centra gran parte de las ponencias en la gestión de equipos y en el liderazgo de la Farmacia Hospitalaria.

¿Cómo ha evolucionado el papel del farmacéutico hospitalario en este ámbito? ¿Es ya uno más de los hospitales o todavía hay barreras? Si es así, ¿cuáles son?

Hace mucho tiempo que el farmacéutico especialista es un profesional sanitario más que aporta su conocimiento, de forma integrada y corresponsable, en los equipos asistenciales junto al resto de profesionales. También percibimos que somos un profesional competente y valorado por los equipos directivos de los centros sanitarios y los sistemas de salud. La bibliografía científica y la experiencia diaria así lo confirman y trabajamos diariamente para mantener y mejorar esta integración y nuestro valor añadido. Es importante destacar que no nos planteamos ninguna barrera a la hora de aportar nuestro conocimiento al sistema de salud, a sus pacientes y a sus profesionales. Trabajamos con pacientes en todos los ámbitos asistenciales (ingresados, ambulatorios, domiciliarios, sociosanitarios). Estamos convencidos de nuestra capacidad de colaborar en conseguir una farmacoterapia eficaz, eficiente y segura. El reto quizá sea en hacer aún más visible nuestra aportación y valor, especialmente a los pacientes y sus asociaciones y también trabajar con ellos en aspectos de interés para su salud.

¿Cómo manejan los farmacéuticos hospitalarios la innovación y los medicamentos innovadores? ¿Qué aporta el farmacéutico hospitalario en innovación?

El término de medicamento innovador suele aplicarse más como una estrategia semántica en el mundo del márketing sanitario que con un contenido tangible desde el punto de vista clínico y científico. Para los farmacéuticos de hospital, todos los medicamentos son una tecnología sanitaria y como tal, la gestión eficaz de la misma, propia de los sistemas de salud inteligentes del siglo XXI, implica el máximo control de todos los procesos de utilización de estas tecnologías, incluidos la selección, condiciones de financiación y adquisición, consenso sobre la indicación clínica y selección de pacientes, desarrollo de programas formativos al paciente, dispensación y seguimiento farmacoterapeutico, seguridad y gestión de riesgos y, finalmente, registro y análisis multidisciplinar de los resultados de la farmacoterapia. Esta es la que queremos que sea nuestra forma de trabajo en todos los medicamentos y el valor que queremos aportar (y estamos aportando), en estrecha colaboración con el resto de profesionales sanitarios y el paciente.

¿Cuál es el nivel de la investigación de los farmacéuticos hospitalarios en relación al resto de países europeos? ¿cómo se puede potenciar la investigación en este ámbito?

En relación con nuestros colegas europeos, tenemos un nivel muy alto. Incluso también la presencia de publicaciones científicas de farmacéuticos especialistas españoles en revistas estadounidenses cada vez es más frecuente. No obstante, nuestros retos son los mismos que tiene cualquier otro profesional u organización sanitaria que quiera incorporar la investigación a su actividad: acceso a financiación suficiente y regular, hacer compatible la investigación con la elevada carga asistencial del sistema de salud e integración en redes de investigación para mejorar la capacidad y eficiencia de las mismas.

En cuanto a la atención farmacéutica directa al paciente, ¿es ya una realidad en los servicios de farmacia hospitalaria? ¿Sigue siendo un nicho para patologías concretas como el VIH o se está extendiendo a nuevas áreas?

La atención farmacéutica al paciente, como práctica asistencial, es una realidad diaria en los Servicios de Farmacia desde hace mucho tiempo. Esta práctica está extendida, como es lógico, también en las áreas de atención a pacientes de consulta externa del Servicio de Farmacia, que trabajan en la formación (que es mucho más que informar) a los pacientes en la utilización de los medicamentos prescritos (incluida la importancia de la adherencia), ya que, al ser pacientes no ingresados, son ellos mismos, sus cuidadores o familiares los que van a asumir la administración de los medicamentos en sus domicilios de forma crónica, la mayoría con un alto grado de complejidad (tratamientos combinados, dispositivos de administración subcutánea, efectos adversos, interacciones, posologías complejas...).

Por ello, todos los pacientes de consulta externa de los Servicios de Farmacia reciben programas de formación y educación sanitaria, por parte de farmacéuticos especialistas, al inicio y ante cualquier cambio de tratamiento, además de ofrecer canales de atención permanente (teléfono, e-mail, etc). Hay que tener en cuenta que son medicamentos de elevado coste, alta complejidad e indicados para tratar enfermedades graves (infección por VIH, infección por VHC, cáncer, artropatías, esclerosis múltiple, psoriasis, enfermedad inflamatoria intestinal, etc). Es obligado que pongamos todos los medios para obtener el máximo resultado en salud de los enormes recursos que destinamos a tratar estas patologías y ello pasa, ineludiblemente, por la formación de los pacientes y el seguimiento farmacoterapéutico que realizamos. Toda esta actividad la realizamos de forma coordinada con los profesionales médicos de las diferentes especialidades. En definitiva, un modelo de atención en el que el sistema y el paciente se benefician de la coordinación y cercanía entre profesionales, del conocimiento y experiencia del farmacéutico especialista, de su acceso a la historia clínica del paciente y de nuestro compromiso de mejorar, cada vez más, la atención a estos pacientes. El proyecto Mapex de la SEFH va a contribuir a mejorar aún más esta actividad asistencial.

¿Cuáles son los retos en farmacoterapia para la Farmacia Hospitalaria?

No tenemos retos diferentes a los de los sistemas de salud y el resto de los profesionales. Son los mismos: ser capaces de asegurar una farmacoterapia eficaz, eficiente y segura en el paciente, alcanzar los mejores resultados en salud y contribuir a la sostenibilidad del sistema sanitario de salud en el momento actual y para las generaciones futuras, como compromiso profesional y con un profundo contenido ético de carácter colectivo.

¿Qué va a encontrar el farmacéutico hospitalario en el congreso?

El programa culmina un trabajo en equipo en el que hemos tenido como objetivo hacer un programa coherente, actual e innovador que ofrezca a los congresistas espacios de formación y reflexión conjunta en temas estratégicos para la SEFH, para el paciente y para los sistemas de salud en los que trabajamos diariamente. Animo a todos los farmacéuticos especialistas a acudir al congreso, nuestro congreso, que es la principal herramienta para compartir el presente y construir todos juntos el futuro. Os esperamos en Madrid.