Enfermera Saturada: "Pasamos de hacer Enfermería normal a una de guerra"

Héctor Castiñeira analiza cómo ha vivido la pandemia de Covid-19 desde el punto de vista de los enfermeros

El enfermero Héctor Castiñeira con su último libro, publicado el 4 de junio.
Enfermera Saturada: "Pasamos de hacer Enfermería normal a una de guerra"
dom 05 julio 2020. 11.50H
'El Guardián entre el ibuprofeno' es el séptimo libro publicado por Héctor Castiñeira, el enfermero gallego que hace ocho años decidió ponerse detrás del personaje de Enfermera Saturada. A día de hoy ya reúne a más de 600.000 seguidores entre todas sus redes sociales. Su nueva novela -caracterizada por su toque de humor y protagonizada por la conocida Satu- llega en el momento justo, post pandemia, como "bálsamo a todo el dolor" que se ha vivido en estos meses.

¿Qué es lo que se va encontrar el lector el 'Guardíán entre el ibuprofeno'?

Es un libro que, aunque se publique ahora, es de humor y no trata sobre la pandemia ni tiene que ver con el coronavirus. Realmente terminé de escribirlo a mediados de febrero, cuando al coronavirus lo veíamos muy lejano. La hsitoria comienza con Satu un día en su casa que libra, se pone enferma, y tiene que encontrar su centro de salud porque no puede automedicarse en el hospital.

Luego hace una especie de análisis de los tipos de pacientes más habituales que se pueden encontrar en un centro de salud. Luego accede a un contrato en Pediatría y Satu hace una comparativa de los niños de ahora con lo que ella veía en su infancia. Incluso las patologías eran diferentes. Era normal encontrarnos con niños con los pies planos, un parche en el ojo y ahora parece que ese defecto genético se ha corregido. Ya no se ve por la calle a niños con parches porque tengan un ojo vago, no sé si es que ahora son vagos enteros.

¿Es entonces una continuacíón de tus seis libros anteriores?

Sí, sigue la misma línea de mis libros de humor. Una de las novedades es que relata la vida de Satu fuera del hospital, explica un poco cómo es la vida de una enfermera que trabaja a turnos y que para ella un sábado por la noche es un miércoles por la noche que es cuando libra. Incluso Satu intenta encontrar el amor y se baja una aplicación para ligar que luego utiliza para cotillear si alguien del hospital está en ella.

"Paciente independiente, orientado y colaborador" es una de las frases que da comienzo a la historia, ¿es el sueño de toda enfermera?

(Risas) La verdad es que sí. Cuando te llega un ingreso a planta o te cuentan en el relevo de algún paciente nuevo que está ingresado y te dicen que "está consciente, orientado y es colaborador" dices bueno, que alegría, lo tiene todo.

Hace unos días desde tu perfil de Twitter ironizabas sobre el hecho de que tus libros suelan clasificarlos en las librerías como género de 'Ficción', ¿cuál es la historia más surrealista que te ha ocurrido en el hospital?

Uff... es complicado quedarse con una sola porque ves situaciones de lo más surrealista. Unas son fruto de ese nerviosismo con el que vienen los pacientes a Urgencias, que casi es donde se dan las situaciones más extrañas y otras directamente son cosas que dices tú, esto no sé por qué ha pasado. Como el día que vino una señora a que le vacunasemos al gato.

Venga ya, ¿en serio?

"Es complicado quedarse con una sola historia en el hospital, porque ves situaciones de lo más surrealista"



Sí, sí. Un día aparece esta señora con un trasportín en el triaje y de repente, saca al gato. Y entonces claro, nos quedamos parados y pensamos, bueno, le habrá mordido o arañado. Pero nos dice, vengo por si lo podéis vacunar. ¡Al gato! Le tuvimos que explicar que no atendemos animales, aunque a veces haya pacientes que se comportan como tales. Pero nos dijo: "No os preocupéis, si la vacuna del gato ya la traigo yo".

Otro día también un grupo de adolescentes llegó a Urgencias para ver si a una de ellas le podíamos poner un piercing. Porque era su cumpleaños, le acababan de regalar el pendiente y le faltaba ponérselo. Y cuando les dijimos que no le ibamos a poner un piercing y menos en el servicio de Urgencias se fueron enfadadísimas. Situaciones típicas de Urgencias, es díficil quedarse con una solo.

Parece que seguimos sin entender realmente para qué están las Urgencias, ¿no?

Hace unos años ya se hizo la campaña 'Deja Urgencias para las Urgencias', pero nada. Yo hasta cierto punto puedo entender que cada persona considera lo suyo como una urgencia, pero todavía falta mucha educación para la salud en ese sentido. Mucha enseñanza de esto no es una Urgencia, sí es importante, pero se puede solucionar con cita en el centro de Salud porque en el hospital estamos para atender otras urgencias.

Hector Castiñeira, Enfermera Saturada

El enfermero Héctor Castiñeira

Dices que el libro no tiene nada de coronavirus en él, pero el título 'El Guardián del ibuprofeno' puede recordar un poco a la situación del inicio de la pandemia en la que teníais que esconder los geles hidroalcohólicos y las mascarillas.

Bueno, es que llegamos a tener las mascarillas escondidas en la caja fuerte de la planta, con los estupefacientes. Parecía que las mascarillas eran una nueva morfina. De hecho, incluso la portada que parece muy premonitoria, la hicimos en Navidad. Yo entiendo que resulta díficil de creer, pero de verdad que ha sido así.

Ahora sí me decían de cambiar el "no me quedan gasas por no me quedan mascarillas" porque ha sido más de la época. Pero bueno, me alegro que realmente se haya publicado ahora, post pandemia o post semanas duras de pandemia porque creo que ese humor nos puede venir bien, tanto a enfermeros como a aquellas personas que lean el libro, como bálsamo a todo ese dolor y esas situaciones que hemos vivido.

¿Cómo ha sido vivir para ti el coronavirus en primera línea?

Creo que ha sido la situación más dura a nivel laboral y eso que me tocó el descarrilamiento del tren Alvia y algunos accidentes gordos, pero nada, nada, parecido a esto. Incluso compañeros de la UCI del Hospital 12 de octubre que trabajaron el 11 M, decían que esto era mucho peor porque era como un 11M a diario y que parecía que nunca se acababa. Yo esto lo recordaré siempre como lo más duro que me ha tocado vivir tanto a nivel laboral como a nivel personal.

¿Ha sido más complicado el trato con los pacientes durante estos meses?

Ha habido que rehacerlo todo. Hemos pasado de hacer una enfermería normal a hacer casi una enfermería de guerra porque tenías que optimizar los recursos, muy pocos equipos de protección y entrar las menos veces posibles para gastar los menos EPI posibles para que siguieran quedando a los compañeros. Ha sido repensar completamente la forma que teníamos de trabajar y el trato con los pacientes ha cambiado mucho. Normalmente los pacientes están siempre con uno o dos acompañantes, visitas que vienen y van, y aquí estaban solos. Tú eras la única persona con la que tenían contacto aunque fuera debajo de ese traje de astronauta.

Sobre todo la gente mayor, no tenían forma de comunicarse y hemos intentado ayudarles en todo lo posible. No fue más complicado si no al contrario, valoraban más todo lo que hacíamos. Todo el mundo huía de las zonas de contagio, pero el personal sanitario lejos de huir íbamos hacía esas zonas y veíamos como compañeras de otras provincias venían donde hacían falta para ayudar y tratar a los pacientes, por lo que creo que ese sacrificio lo valoraron mucho.

Ahora que parece que volvemos a la calma, ¿crees que la sociedad está concienciada y seguirá manteniendo las medidas de higiene y seguridad necesarias para evitar los contagios?


"Creo sinceramente que la gente se ha olvidado ya del coronavirus y la verdad es que desmotiva mucho"


Creo sinceramente que se han olvidado ya. La gente estaba muy concienciada en el confinamiento, que iba a la compra y desinfectaba todo, incluso casi en exceso por miedo al contagio. Pero ahora mismo creo que se han olvidado, vas por la calle y ves a la gente sin mascarilla, sin respetar la distancia mínima y la verdad es que desmotiva mucho. Ves rebrotes en algunas zonas, que de momento parece que están controlado, pero es como si la gente se hubiese olvidado.

Yo creo que la pandemia ha dividido a la sociedad: los que hemos vivido el coronavirus muy de cerca bien trabajando o aquellos que han perdido un familiar cercano que sigue cumpliendo las normas y tiene miedo a ese rebrote o aquellos que se han quedado con los aplausos en los balcones, poner música, hacer pan y lo ha vivido casi como una anécdota. Entonces creo que ese es el sector de la sociedad que se ha olvidado y le da igual la mascarilla.

¿Qué significaron para ti esos aplausos desde los balcones?

Pues, recuerdo perfectamente que comenzaron el 14 de marzo, cuando comenzaba a su vez el estado de alarma y en los hospitales no teníamos nada. Tuvimos que hacer equipos de protección con bolsas de basura y de repente, ver que la sociedad aunque no podían hacer nada -aunque ya quedándose en casa estaban haciendo mucho- te apoya más que el aplauso en sí, que intenta animarte y decirte estamos con vosotros. A mí me sirvió mucho como aliciente, y sé que a mis compañeros también. Ninguno nos lo esperábamos. Que espontánemente la sociedad decidiera hacer un pequeño gesto desde sus casas fue un impulso muy grande.

A colación con la falta de EPI, en el libro dices que "las enfermeras nunca enfermáis", ¿rebajarías esa información tras lo vivido con el Covid-19?

Desde luego, han sido más de 50.000 compañeros que se han infectado por las mascarillas fake, por no tener las protecciones adecuadas y las que teníamos luego eran falsas. Es verdad que esa afirmación habría que darle una vuelta, y aún así, para las 300.000 que somos practicamente todos nos hemos expuesto al virus y con los equipos de protección que teníamos yo creía que ibamos a ser más contagiados.

¿Crees que la Sanidad Pública irá a mejor a partir ahora?

Sinceramente, creo que no. Para este año 2020 se preocuparán en hacer las cosas bien mientras que no haya un tratamiento adecuado o una vacuna, pero una vez que eso exista se volverá a los recortes, al ahorro, a las plantillas infradotadas y que esto, en ese sentido, no haya servido para nada. Tengo muy poca fe en los políticos y no creo que aprendan de esto.

¿Y consideras que el SNS está preparado para una segunda ola?

"Los sanitarios no estamos preparados para un segundo rebrote como el que hemos vivido"



Los sanitarios no estamos preparados para un segundo rebrote como el que hemos vivido. Sí es cierto que hay zonas en las que se han montado hospitales de campaña que no se han desmontado y que están un poco a la espera de lo que pueda pasar, pero el problema no es la instalación si no los profesionales sanitarios. Estamos agotados, cansados e incluso muchos desmotivados porque vemos que la población se ha olvidado de la mascarilla. Creo que no soportaríamos una segunda ola como la que hemos vivido. Estamos como si fuera al final de una maratón y creo que necesitamos un poco de tiempo como recuperarnos tanto física como mentalmente.

Hablando de mejoras, hace unas semanas anunciaron que el Año de la Enfermería se alargaba otros seis meses más, ¿has notado algún cambio o mejora en cuanto a visibilización enfermera en lo que llevamos de 2020?

(Risas) No sé si es bueno o no porque la verdad es que no me esperaba esto de este año. Es verdad que hemos tenido más protagonismo que nunca, pero no porque fuera nuestro año. Pero creo que se ha visto que el personal de Enfermería que es importante tanto para el tratamiento como la prevención, los compañeros que hacen controles en Primaria o los rastreadores han visto que la labor de Enfermería es muy importante, pero bueno casi preferíamos que no se hubiera demostrado así porque al final ha costado la vida de algunos compañeros y la salud de muchos otros. No jugaría con nada que tuviera que ver con 2020, porque este año está siendo muy raro.

Para terminar, ¿qué proyectos tienes en mente? ¿Te atreverías con una historia con el coronavirus de fondo?

Sí, ya estoy con otra publicación que refleje lo que hemos vivido desde dentro. Va a ser muy complicado hacer humor con algo como lo que hemos vivido, porque es muy complicado encontrarle la parte cómica a esto, pero seguro que al final terminaré encontrándosela. Estoy escribiendo relamente apra que quede constancia y quede un poco reflejado desde dentro cómo lo hemos vivido las enfermeras.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.