Se sumará a las de heridas, diabetes e hipertensión con el compromiso de publicar cinco documentos este 2022

Enfermería contará con una nueva guía de prescripción sobre quemaduras
Ministerio de Sanidad.


06 jul 2022. 09.00H
SE LEE EN 3 minutos
Tras la aprobación de las guías de prescripción enfermera para las heridas, la hipertensión y la diabetes mellitus tipo 1 y 2, el próximo manual que sacará adelante el Ministerio de Sanidad abarcará la autorización para la dispensación de medicamentos relacionados con las quemaduras. Un paso más en el objetivo de reforzar las competencias de la profesión con hasta cinco documentos diferentes.

Fuentes conocedoras de las negociaciones y del trabajo técnico han explicado a Redacción Médica que las quemaduras integrarán la próxima guía que está en la hoja de ruta de la Dirección General de Salud Pública. El objetivo establecido por las partes es que quede publicada en 2022, lo que deja unos meses de plazo para culminar el proceso.

Este calendario se produce en el mismo día en el que el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado las guías de prescripción enfermera tanto de la diabetes como de la hipertensión que habían recibido el visto bueno de la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS). El paso permitirá que se implementen en los servicios sanitarios de las comunidades autónomas.

Este cambio de paradigma responde al compromiso recogido en el Real Decreto sobre la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios por parte de los enfermeros que se aprobó en el año 2015. El texto reconoce su capacidad para actuar de manera “autónoma” con fármacos no sujetos a prescripción médica, siempre y cuando cuenten con la acreditación de las autoridades autonómicas.

La actualización de las dos últimas guías ha dado luz verde para que el personal de Enfermería pueda recetar medicamentos que van desde inyecciones de insulina hasta la metformina o los derivados de las sulfonilureas, carbohidratos o glucagón para los pacientes diagnosticados con diabetes. Mientras que en el caso de la hipertensión, se han incluido a diuréticos de techo alto y bajo, agentes betabloqueantes, monofármacos, inhibidores de enzima convertidora de angiotensina, etc.

El objetivo fijado por Sanidad es mejorar la educación sanitaria de la población, elevar la adherencia terapéutica a los medicamentos y garantizar tanto la detección de efectos adversos como el seguimiento de complicaciones. La accesibilidad a los fármacos, la reducción de la variabilidad en la práctica clínica o la maximización de la eficiencia de la atención sanitaria son otras de las claves del proyecto.


Enfermería aplaude las guías de prescripción


La validación de las guías ha sido calificada como un “hito” por parte del Consejo General de Enfermería (CGE) que ha reconocido que tanto el manejo de las heridas como el seguimiento de la hipertensión y de la diabetes son “ámbitos” propios de la profesión. “Es una medida con evidente repercusión positiva sobre la salud de la población”, ha afirmado su presidente, Florentino Pérez Raya, en un comunicado. 

Sin embargo, el líder del organismo colegial ha lamentado que la decisión no se haya tomado antes a pesar de que cuenta con consenso de las profesiones sanitarias, las comunidades o las mutualidades. “Distintos gobiernos no han actuado con la celeridad que exigía la norma e incluso han puesto manifiestos obstáculos a su desarrollo, pese a que viene a dar respuesta a una clara necesidad asistencial de los pacientes”, ha subrayado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.