Una investigación usa un modelo de ratón para estudiar el efecto de la alimentación sobre la psoriasis

Seguir una dieta equilibrada reduce la inflamación de la piel


02 jul 2021. 10.20H
SE LEE EN 5 minutos
El secreto para una piel y articulaciones más saludables puede residir en los microorganismos intestinales. Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de California Davis Health ha descubierto que una dieta rica en azúcar y grasas conduce a un desequilibrio en el cultivo microbiano del intestino y puede contribuir a enfermedades inflamatorias de la piel como la psoriasis.

El estudio, publicado en el Journal of Investigative Dermatology, sugiere que cambiar a una dieta más equilibrada restaura la salud intestinal y suprime la inflamación de la piel.

"Estudios anteriores han demostrado que la dieta occidental, caracterizada por su alto contenido de azúcar y grasas, puede provocar una inflamación cutánea significativa y brotes de psoriasis", ha indicado Sam T. Hwang, profesor y presidente de dermatología en UC Davis Health y autor principal del estudio. "A pesar de tener poderosos medicamentos antiinflamatorios para la afección de la piel, nuestro estudio indica que los cambios simples en la dieta también pueden tener efectos significativos sobre la psoriasis".

La psoriasis es una afección cutánea rebelde vinculada al sistema inmunológico del cuerpo. Cuando las células inmunitarias atacan por error a las células sanas de la piel, provocan inflamación de la piel y la formación de escamas y manchas rojas que pican. Hasta el 30 por ciento de estos pacientes también tienen artritis psoriásica con síntomas como rigidez y fatiga matutinos, dedos de manos y pies hinchados, dolor en las articulaciones y cambios en las uñas.

La dieta afecta el equilibrio microbiano en los intestinos


Los alimentos son uno de los principales factores modificables que regulan la microbiota intestinal. Comer una dieta occidental puede provocar un cambio rápido en la comunidad microbiana del intestino y sus funciones. Esta alteración del equilibrio microbiano, conocida como disbiosis, contribuye a la inflamación intestinal.

Dado que las bacterias en el intestino pueden desempeñar un papel clave en la formación de la inflamación, los investigadores querían probar si la disbiosis intestinal afecta la piel y la inflamación de las articulaciones. Los investigadores utilizaron un modelo de ratón para estudiar el efecto de la dieta sobre la psoriasis y la artritis psoriásica. Inyectaron ratones con ADN en minicírculo de interleucina-23 (IL-23) para inducir una respuesta que imitara enfermedades de la piel y articulaciones similares a la psoriasis.

Hwang y su equipo encontraron que una dieta occidental a corto plazo parece suficiente para causar un desequilibrio microbiano y aumentar la susceptibilidad a la inflamación de la piel similar a la psoriasis mediada por IL-23. "Existe un vínculo claro entre la inflamación de la piel y los cambios en el microbioma intestinal debido a la ingesta de alimentos", ha indicado Hwang. "El equilibrio bacteriano en el intestino se interrumpió poco después de comenzar una dieta occidental y empeoró la piel psoriásica y la inflamación de las articulaciones".

Un hallazgo crítico de su trabajo fue identificar la microbiota intestinal como un vínculo patógeno entre la dieta y las manifestaciones de inflamación psoriásica. El estudio también encontró que los antibióticos bloquean los efectos de la dieta occidental, reduciendo la inflamación de la piel y las articulaciones.

¿Es reversible el daño causado por una dieta poco saludable?


Los investigadores querían probar si el cambio a una dieta equilibrada podría restaurar la microbiota intestinal, a pesar de la presencia de proteínas inflamatorias IL-23. Alimentaron a los ratones con una dieta occidental durante seis semanas antes de darles un agente inductor de IL-23 para desencadenar la psoriasis y las características de la artritis psoriásica. Luego, dividieron aleatoriamente a los ratones en dos grupos: un grupo que continuó la dieta occidental durante otras cuatro semanas y un grupo que cambió a una dieta equilibrada durante la misma duración.

Su estudio mostró que comer una dieta alta en azúcar y grasa durante 10 semanas predispuso a los ratones a la inflamación de la piel y las articulaciones. Los roedores que se cambiaron a una dieta equilibrada tenían menos descamación de la piel y un grosor de oreja reducido que los ratones con una dieta occidental. La mejora en la inflamación de la piel de los ratones que se retiraron de la dieta occidental indica un impacto a corto plazo de la dieta occidental en la inflamación de la piel .

Esto sugiere que los cambios en la dieta podrían revertir parcialmente los efectos proinflamatorios y la alteración de la microbiota intestinal causada por la dieta occidental.

"Fue bastante sorprendente que una simple modificación de la dieta con menos azúcar y grasa pueda tener efectos significativos sobre la psoriasis", ha indicado Zhenrui Shi, investigador asistente visitante en el Departamento de Dermatología de Universidad de California Davis y autor principal del estudio. "Estos hallazgos revelan que los pacientes con enfermedad psoriásica de la piel y las articulaciones deberían considerar cambiar a un patrón dietético más saludable".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.