24 de junio de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:30
Especialidades > Dermatología

Consumir una copa del vino al día aumenta el riesgo de padecer rosácea

Un estudio revela que la ingesta de 1 a 3 copas de vino blanco incrementa en un 14% las posibilidades en las mujeres

Consumir una copa del vino al día aumenta el riesgo de padecer rosácea
Nacho Cortés
Jueves, 18 de mayo de 2017, a las 13:00
Algo tan habitual como tomar una copa de vino al día es perjudicial para la piel de las mujeres, hasta el punto de que incrementa el riesgo de que padezcan rosácea. Siempre se ha escuchado que beber media copa de vino tinto es bueno para la salud. La revista científica ‘British Medical Journal’ lo publicó en 2012 asegurando que esto podría evitar más de 4.500 fallecimientos al año en Reino Unido. Aunque no hay un consenso científico al respecto.

Lo llamativo es que, hasta el momento, no se había identificado al alcohol como factor de riesgo para padecer esta enfermedad dermatológica. Una reciente investigación de la Academia Americana de Dermatología (AAD), relaciona especialmente al vino blanco y a los licores con el aumento de las probabilidades de padecer rosácea entre las mujeres.

“El consumo de alcohol tiene una serie de efectos en el cuerpo que pueden afectar a la piel”, asegura el dermatólogo y autor del estudio, Abrar A. Qureshi. “Mientras que el alcohol se ha relacionado con una variedad de trastornos de la piel, como la psoriasis y el acné, nuestra investigación sugiere que también se asocia con el desarrollo de la rosácea en las mujeres", añade.

El estudio, que ha sido dirigido por Wen-Quing Li, profesor asistente de dermatología en la Universidad de Brown, descubrió que ese riesgo era mayor a medida que la ingesta de ese tipo de bebidas  se incrementaba entre las mujeres analizadas.

Aunque se necesita más investigación para determinar por qué el consumo de alcohol puede aumentar el riesgo de la rosácea, los autores creen que el debilitamiento del alcohol del sistema inmunológico y el ensanchamiento de los vasos sanguíneos podría contribuir al enrojecimiento y rubor que ocurren cuando uno desarrolla la enfermedad. Los autores dicen que también se necesita más investigación para arrojar más luz sobre las conexiones entre tipos específicos de alcohol y la rosácea.


La enfermedad

La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que causa enrojecimiento y rubor, generalmente suele manifestarse en la cara y el cuello. Es muy común, tanto que afecta al 10% de la población mundial, especialmente a las mujeres de 30 a 50 años.

En este estudio se analizaron los datos recogidos de 82,737 mujeres. Se llevó a cabo entre 1991 a 2005, y concluyó con 4.945 casos de rosácea en la población estudiada. Así, en este trabajo se demostró que el consumo de entre 1 y 3 copas de vino blanco aumentaba en un 14% el riesgo de padecer rosácea. En el caso de que la ingesta fuese entre 5 o más copas, las posibilidades llegaban al 49%. Pero, ver vino blanco o licor no es el único causante de esta inflamación en la piel. Tomar el sol, las bebidas con cafeínas o los alimentos picantes también lo son.

“Las mujeres que desean mantener la salud de su piel deberían limitar su consumo de alcohol, ya que nuestra investigación demuestra solo uno más de los efectos nocivos de esta sustancia en el organismo”, concluye el presidente del departamento de Dermatología de la Universidad de Providence, en los Estados Unidos, Abrar A. Qureshi.