24 de septiembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Conocimiento > Derecho

Piden 4 años de cárcel a dos médicos por la muerte de un enfermo de gripe A

La Fiscalía del Principado de Asturias entiende que los médicos no confirmaron que se trataba de un caso de gripe A

Un paciente es vacunado contra la gripe.
Piden 4 años de cárcel a dos médicos por la muerte de un enfermo de gripe A
Redacción
Jueves, 03 de agosto de 2017, a las 10:40
La Fiscalía del Principado de Asturias ha solicitado prisión de 4 años y una inhabilitación de seis años para dos médicos acusados de un delito de homicidio por imprudencia en la muerte de un paciente a causa de la gripe A.

El Ministerio Fiscal ha tenido en cuenta que el paciente, tras solicitar la asistencia del centro sanitario en varias ocasiones por encontrarse mal, obtuvo atención por parte de dos médicos que ni confirmaron ni desmintieron que se trataba de un caso de gripe A.

El suceso, que tuvo lugar en enero de 2014, ocurrió cuando la madre de la víctima llamó al centro para exponer que su hijo había sufrido un desmayo, se encontraba indispuesto y que le había cambiado el color de la piel. Por lo que llamó 112 para solicitar atención domiciliaria de urgencia y se le derivó la llamada a la médico de guardia del Centro de Salud de Oviedo que le remitió a seguir el “tratamiento prescrito” por la profesional que le había atendido.

Una hora después de la llamada, la segunda acusada -la médico de guardia- llamó al domicilio para preguntar por el estado de salud del paciente, al que se le recetó jarabe para la tos, después de que la madre le indicara que estaba tosiendo sangre.

De este modo, la sentencia recuerda que la segunda acusada obvió “las normas más elementales” de la lex artis de la medicina al no percatarse de que el paciente “estaba consciente pero no podía hablar, estaba negrín, hinchado y tenía mucha fiebre, no respiraba, tenía 38 grados y vomitaba sangre”, según explicó la madre.

Ésta decidió llevar a su hijo al Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA) donde permaneció ingresado en estado crítico en el servicio de urgencias hasta su fallecimiento, el 10 de febrero de 2014.

De este modo, la Fiscalía considera que, tanto en la actuación de la médico de guardia como del profesional que pasó consulta, concurrieron unos hechos constitutivos de un delito de homicidio por “imprudencia”, por lo que solicita a que se condene a ambos acusados a “cuatro años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, inhabilitación especial para el ejercicio de la medicina durante seis años así como el abono de las costas procesales”.

La vista oral del juicio está prevista para el próximo 8 de noviembre de 2017 en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo. Pero, de momento, el Ministerio Fiscal ha cifrado en 100.000 euros -más los intereses legales- los costes que deben abonar los acusados de forma “conjunta y solidaria” a la madre de la víctimas por los daños causados.