21 abr 2019 | Actualizado: 20:00

Absuelta la empleada en sanidad acusada de espiar el historial de su hija

La Audiencia Provincial cree que no está acreditado que se accediese sin consentimiento previo

Exteriores de la Audiencia Provincial de Pontevedra.
Absuelta la empleada en sanidad acusada de espiar el historial de su hija
jue 21 marzo 2019. 09.10H
La sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha absuelto a M.J.O.A, trabajadora del Sergas que fue juzgada en Vigo por un delito de revelación de secretos, tras acceder en reiteradas ocasiones al historial médico de su hija, supuestamente sin el permiso de ésta.

El tribunal considera probado que la acusada accedió, entre junio de 2012 y abril de 2014, hasta en 68 ocasiones al historial clínico de su hija, haciendo uso de sus claves como trabajadora del Servizo Galego de Saúde. Sin embargo, precisa que "no se ha acreditado que dichos accesos se realizaran por la acusada sin el consentimiento de su hija".

Así, en la sentencia, dado que las versiones de la acusada y de su hija (que ejerció la acusación particular) son opuestas, el Tribunal se ha centrado en valorar si la declaración de la víctima puede valer por sí sola para desvirtuar la presunción de inocencia de la madre. Y todo ello teniendo en cuenta que el objeto de controversia es si los accesos al historial se hicieron con o sin consentimiento.


Contradicciones


A ese respecto, la Audiencia Provincial ha señalado que "no puede descartarse un ánimo espúreo en la declaración de la víctima, dada la mala relación existente con su madre", y, por otra parte, señala algunas contradicciones en la declaración de la denunciante, con respecto a la supuesta ausencia total de contacto con la acusada.

Por ello, entiende que no se puede descartar que la hija hubiera pedido o autorizado a la madre a acceder a sus datos médicos, ya que sí mantuvieron relación y contacto, aunque éste fuera con altibajos.

La Fiscalía pedía para M.J.O.A. 4 años de cárcel y 9 de inhabilitación, mientras que la acusación particular pedía la misma pena de prisión y 12 años de inhabilitación, además de 15.000 euros de indemnización para la hija.

Sin embargo, el tribunal considera que los hechos de los que se acusó a M.J.O.A. "no han sido acreditados de modo suficiente y certero, más allá de toda duda razonable", por lo que ha dictado sentencia absolutoria. La sentencia no es firme y contra ella cabe recurso de apelación ante el TSXG.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.