Sentirse solo aumenta el riesgo de morir un año después de recibir el alta

En pacientes cardiacos, la soledad está relacionada con 3 veces más posibilidades de ansiedad y depresión

Las mujeres que se sienten solas tenían casi tres veces más probabilidades de fallecer.
Sentirse solo aumenta el riesgo de morir un año después de recibir el alta
mié 06 noviembre 2019. 17.30H
Los pacientes cardiacos que se sienten solos tiene un mayor riesgo de fallecer un año después de recibir el alta hospitalaria, según ha revelado una investigación publicada en línea en la revista Heart. De ahí que los investigadores hayan pedido priorizar la soledad en las iniciativas de salud pública e incluirla como un factor de riesgo para la salud en personas con patologías graves.

Investigaciones anteriores habían sugerido que la soledad y el escaso apoyo social estaban relacionados con un mayor riesgo de desarrollo y muerte por enfermedades coronarias, pero no está claro si otros tipos de enfermedades cardíacas también podrían estar influenciados por sentimientos de soledad, y si vivir solo podría ser tan influyente como sentirse solo.

La soledad está asociada a una salud física significativamente peor después de un año del alta hospitalaria



Para explorar esta cuestión más a fondo, los investigadores han observado los resultados de salud a lo largo de un año de pacientes ingresados en un centro cardiaco especializado con enfermedad cardiaca isquémica (coronaria), ritmo cardiaco anormal, insuficiencia cardiaca o enfermedad valvular. Los datos se recogieron entre 2013 y 2014. La mayoría de los pacientes (70 por ciento) eran hombres, y su edad media era de 66 años.

Al ser dados de alta del centro, 13.443 (53 por ciento del total) completaron cuestionarios validados sobre su salud física, bienestar psicológico y calidad de vida (Short Form 12; HeartQoL) y sus niveles de ansiedad y depresión (HADS).


Hábitos de salud


También se les preguntó acerca de sus hábitos de salud, como fumar, beber y la frecuencia con la que tomaban los medicamentos que les habían recetado. Se utilizaron datos nacionales para averiguar si vivían solos o con otras personas. Los que dijeron que se sentían solos eran casi tres veces más propensos a tener ansiedad y depresión y a reportar una calidad de vida significativamente más baja que los que dijeron que no se sentían solos.

Un año después, los investigadores verificaron los datos del registro nacional para ver qué había pasado con la salud cardiaca de los pacientes, así como cuántos de ellos habían muerto. Los resultados han demostrado que, independientemente del diagnóstico, la soledad se asociaba con una salud física significativamente peor después de un año.


Sentirse solo está asociado con cambios en la función cardiovascular


Después de tomar en cuenta factores potencialmente influyentes, incluyendo los comportamientos de salud, las mujeres que se sentían solas tenían casi tres veces más probabilidades de haber fallecido por cualquier causa después de un año que las mujeres que no. De manera similar, los hombres que se sentían solos tenían más del doble de probabilidades de haber muerto por cualquier causa.

Las diferencias significativas en el riesgo entre los que se sentían solos y los que no, sugieren que los comportamientos relacionados con la salud y las afecciones subyacentes no pueden explicar completamente las asociaciones encontradas, según han reportado los investigadores.


Mayor riesgo entre los hombres


Además, la soledad entre los hombres se ha asociado con un mayor riesgo (39 por ciento) de mala salud cardiaca. Según habían señalado estudios anteriores, las mujeres tienen redes sociales más grandes que los hombres, por lo que la separación, el divorcio o la muerte de una pareja pueden perjudicar más a los hombres, según han comentado los investigadores sobre este hallazgo.

En cualquier caso, se trata de un estudio observacional, por lo que no puede establecer las causas. Tampoco se puede inferir una causalidad inversa puesto que no está claro si fue primero la enfermedad o los sentimientos de soledad.

"Sin embargo, los hallazgos están en línea con investigaciones anteriores, lo que sugiere que la soledad está asociada con cambios en la función cardiovascular, neuroendocrina e inmunológica, así como con estilos de vida poco saludables que afectan los resultados negativos para la salud", han indicado. Además, "hay indicios de que la carga de la soledad y el aislamiento social está creciendo", alertan.

"Además, cada vez hay más pruebas que apuntan a que su influencia en los malos resultados de salud es equivalente al riesgo asociado con la obesidad grave. Por lo tanto, las iniciativas de salud pública deben apuntar a reducir la soledad", han concluido.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.