13 nov 2018 | Actualizado: 18:50
Especialidades / Cardiología

El cambio climático aumenta el riesgo cardiovascular en zonas mediterráneas

La contaminación y las olas de calor serán las responsables de la mala salud

El cambio climático afectará a la pesca y a la agricultura
El cambio climático aumenta el riesgo cardiovascular en zonas mediterráneas
lun 22 octubre 2018. 18.40H
Redacción
Un estudio internacional en el que han participado investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha alertado de que los efectos del cambio climático en la zona Mediterránea van a traer como consecuencia un incremento de las tormentas, una reducción de las lluvias en verano de hasta el 30 por ciento, más enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y un incremento de las hambrunas, las migraciones o los conflictos en países con inestabilidad política.

El trabajo, publicado en la revista 'Nature Climate Change', y en el que han participado un total de 18 instituciones nacionales e internacionales, como universidades, centros del estudio del clima, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) o la UNESCO, describe por primera vez los múltiples cambios a los que se enfrentarán los habitantes de la cuenca Mediterránea en los próximos años como resultado del incremento de los efectos del cambio climático en la zona.

"Las temperaturas en la zona han aumentado una media de 1,4 grados desde la era preindustrial, lo que supone un 0,4 por ciento más que la media global. Además, en las últimas dos décadas, el nivel del mar ha subido en 6 centímetros y la acidez del agua ha disminuido", explica una de las autoras del trabajo, Ana Iglesias, del Departamento de Agricultura Económica de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas de la UPM.

Iglesias añade que, incluso si el incremento de la temperatura se limita a 2 °C, como se establece en el Acuerdo de París firmado en 2016, las precipitaciones estivales se verán reducidas entre un 10 y un 30 por ciento en algunas regiones, lo que "dará como resultado una escasez de agua e importantes pérdidas en la agricultura, especialmente en las regiones del sur", asegura.

Los recientes efectos del cambio climático también tendrán un importante impacto en la salud, según estos científicos. Los cambios de tendencia en las temperaturas darán como resultado más olas de calor y aumentos de la contaminación, lo que incrementará el número de enfermedades cardiovasculares y respiratorias. "También se incrementará la prevalencia de enfermedades transmitidas por vectores como el virus del Nilo Oriental, el dengue, o el chikungunya, que también verán incrementada su distribución", aseguran los investigadores.

Agricultura


Además, el estudio revela que, para satisfacer las necesidades hídricas de la agricultura, la irrigación se tendrá que incrementar entre un 4 y un 22 por ciento para compensar el crecimiento de la población. Este aumento de la demanda "entrará en conflicto con otras necesidades como las del agua potable, el sector turístico o la industria", según los investigadores.

"Todo ello, combinado con un cambio hacia una dieta más basada en productos ganaderos, hará que los países del Sur dependan mucho más del comercio. Incluso para la pesca, los riesgos se multiplican debido a una combinación de fuerzas entre el cambio climático y la acidificación del agua, que pueden dar como resultado un problema de sobrepesca", apostilla la científica de la Universidad Politécnica de Madrid.

Más tormentas


El informe apunta, asimismo, que la reducción del nivel de hielo en la Antártida, Groenlandia y otras áreas montañosas "acelerará el incremento en el nivel del mar más de lo que se preveía en un principio". Ana Iglesias indica que esto afectará "especialmente" a las regiones mediterráneas, "donde una gran parte de la población vive al lado de la costa". "Veremos un incremento de las tormentas y una intrusión del agua del mar en los cultivos en zonas muy cercanas al mar, como el Delta del Nilo", resume.

Los efectos serán "mayores" en países en los que la inestabilidad política ya es un problema. "Al añadirse los impactos del cambio climático, los factores de riesgo socioeconómicos se incrementarán, generando una mayor inestabilidad en las regiones que traerá consigo más hambrunas, migraciones y conflictos", recoge la publicación.

Ante esta situación, reclaman que se adopte una visión multidisciplinar del problema, con la participación de investigadores, gobiernos y empresas para "tratar de buscar una solución a tiempo". "Para facilitar la toma de decisiones frente a estos riesgos, es necesario un abordaje científico de este conocimiento que englobe todas las disciplinas relevantes, y tenga en cuenta todos los sectores y subregiones", comenta la investigadora de la UPM.

En este sentido, definde que los recientes informes del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPPC, por sus siglas en inglés) y de la Intergovernmental Science Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES, por sus siglas en inglés) proporcionan "un conocimiento muy útil sobre la materia, pero no disponen de una vision integrada del Mediterráneo con la que sí se ha contado a la hora de elaborar este trabajo".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.