17 de diciembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Especialidades > Cardiología

El 12 de Octubre abre una nueva vía para mejorar el trasplante cardiaco

Los investigadores han hallado un subtipo de anticuerpos relacionados con complicaciones posteriores a la cirugía

Centro de Investigación del Hospital 12 de Octubre.
El 12 de Octubre abre una nueva vía para mejorar el trasplante cardiaco
Redacción
Viernes, 04 de agosto de 2017, a las 15:50
Profesionales de los servicios de Cardiología e Inmunología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red Cardiovascular (Cibercv) del Instituto de Salud Carlos III, han descubierto una vía para mejorar los resultados en trasplante de corazón.

En concreto, en el estudio, publicado en la revista Journal Heart and Lung Transplantation, se objetiva que un subtipo de anticuerpos, concretamente anticuerpos antifosfolípido IgA-aB2GP1, están presentes en algunos pacientes candidatos a trasplante cardiaco y, de hecho, se han relacionado con complicaciones graves en el periodo inmediato posterior a la cirugía.

En este sentido, a juicio de los investigadores Juan Delgado y Antonio Serrano, los resultados de su trabajo confirman el impacto negativo en el pronóstico tras el trasplante cardiaco cuando el paciente tiene este subtipo de anticuerpos, pudiendo provocar en ocasiones el fallecimiento.

Una forma de autoinmunidad presente en un tercio de los pacientes

Así, tras analizar una serie amplia y consecutiva de pacientes trasplantados de corazón en este centro sanitario, han demostrado que estos anticuerpos están presentes previamente hasta en un tercio de ellos, lo que en la práctica implicaría una especie de forma de autoinmunidad generada por el propio paciente cuando está afectado por una enfermedad cardiológica en estado avanzado.

Del mismo modo, su presencia se asocia con mayores tasas de mortalidad tras la cirugía, así como con la aparición de complicaciones trombóticas en ese periodo de tiempo, en comparación con el grupo de pacientes que no tienen estos anticuerpos.

Finalmente, y a la luz de los resultados conseguidos, los investigadores han asegurado que la presencia de este tipo de anticuerpos podría provocar fallo en el funcionamiento del injerto cardiaco, mediado por fenómenos trombóticos en los pequeños vasos sanguíneos del corazón implantado.