Así lo asegura el profesor Ian Chi Kei Wong, que investiga los riesgos de la inmunización en esta patología

"Es poco probable recibir otra dosis si la segunda provocó miocarditis"


25 ene 2022. 19.20H
SE LEE EN 5 minutos
El riesgo absoluto de carditis, dentro de esta se encuentran los subtipos miocarditis y pericarditis, asociado a la vacuna contra el Covid-19 es "bajo", pero no deja de existir, según un estudio que relaciona esta enfermedad con el preparado BNT162b2 desarrollado por Pfizer y Biontech. "Este riesgo debe sopesarse frente a los beneficios de la vacunación", esgrime el informe publicado en 'Annals of Internal Medicine'.

La situación epidemiológica actual, con la rápida transmisión de la nueva variante Ómicron, ha obligado a algunos países a implementar la tercera dosis e, incluso, algunos de ellos ya tienen un alto porcentaje de vacunados. Ante esta situación, el estudio recomienda que "se debe seguir monitoreando de cerca el riesgo asociado de carditis (miocarditis y pericarditis) y el perfil de seguridad a largo plazo de las vacunas". Además, el profesor Ian Chi Kei Wong, uno de los investigadores del trabajo, añade en declaraciones a Redacción Médica que "en estos momentos, estamos monitorizando esa dosis de refuerzo. Sin embargo, aquellos que han experimentado carditis tras la segunda dosis, es poco probable que reciban la tercera, por lo que estudios futuros pueden mostrar un descenso de dicho riesgo".

Para llevar a cabo esa monitorización, Kei Wong asegura que "además del consentimiento de los sujetos a los que contactamos para llevar a cabo su seguimiento, también tenemos un registro médico electrónico completo, que continuará el seguimiento siempre y cuando sigan usando el servicio sanitario público".

Riesgo absoluto muy bajo de carditis tras la vacunación


En la investigación se incluyeron un total de 160 pacientes de caso (con carditis) y 1.533 pacientes de control (sin carditis) para examinar el riesgo potencial de carditis asociado a la vacunación con CoronaVac (Sinovac) y BNT162b2. Asimismo, la incidencia de la patología por cada 100.000 dosis administradas se estimó en 0,31 y 0,57, respectivamente. Estos datos demuestran un riesgo absoluto muy bajo de carditis tras la vacunación. Además, 10 de los participantes de control involucrados en el estudio "fueron emparejados aleatoriamente con cada paciente caso por edad, sexo y fecha de ingreso", señalan los investigadores. 


"Los receptores de la vacuna Pfizer tienen mayor probabilidad de carditis que las personas no vacunadas"



Los investigadores de la Universidad de Hong Kong llevaron a cabo "los análisis multivariables que mostraron cómo los receptores de la vacuna BNT162b2 tenían mayor probabilidad de carditis que las personas no vacunadas" y, en este sentido, "el riesgo se observó principalmente después de la segunda dosis de BNT162b2", explican los expertos en el estudio.

Casos detectados por miocarditis y pericarditis por covid


La carditis se describe como una rara inflamación del corazón que, a menudo, suele estar causada por infecciones de origen bacteriano, vírico o parasitario. Dentro de esta, los subtipos que encontramos son la miocarditis, que se trata de una inflamación del músculo cardíaco, y la pericarditis, que es definida como la inflamación del revestimento exterior del corazón. 

Hasta el momento, a lo ancho y largo del globo se han registrado casos de carditis después de que los sujetos se sometiesen a la vacunación con el preparado BNT162b2. Además, varios estudios hablan de resultados similares a los de esta investigación. Por una parte, este tipo de patologías se pueden dar tras haberse infectado por covid y, por otra parte, después de haber recibido las dosis de las vacunas.

En el primer caso, se detecta un alto porcentaje dentro del propio sector sanitario. Un estudio realizado por investigadores españoles muestra que el 30 por ciento de los médicos sufren miocarditis y pericarditis tras pasar la infección por SARS-CoV-2. El resultado de este estudio, publicado en la Revista Española de Cardiología, no solo revela que tres de cada diez profesionales sanitarios sufren afección pericárdica, miocárdica o ambas, sino que además su mayor prevalencia se asocia con una mayor o menor presencia de determinadas células del sistema inmunitario.

Un riesgo cardiaco que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) también ha confirmado en el caso de los hombres vacunados. 

Y, en cuanto al peligro que puede sufrir una persona tras la vacuna, otra investigación constata que el riesgo de miocarditis aumenta con las vacunas ARNm y crece en cada dosis, según un estudio publicado en el portal medRxiv. Sus resultados demostraron que la posibilidad de sufrir esta afección aumenta durante un periodo que va desde el primer día hasta los 28 tras la administración de la segunda dosis de una vacuna de ARN mensajero, entre las que se incluyen las de Pfizer/Biontech y Moderna.

Los investigadores de este último trabajo, inciden en que existe “una necesidad urgente de evaluar el riesgo asociado a una tercera inoculación, especialmente ahora que los países han acelerado el proceso para combatir a la variante Ómicron”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.