21 de abril de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:30
Especialidades > Hepatología

Los cigarrillos electrónicos, detrás de la acumulación de grasa del hígado

Un estudio en ratones demuestra que estos dispositivos están implicados en enfermedades hepáticas no alcohólicas

Pretenden que se tomen medidas preventivas contra estos cigarrillos.
Los cigarrillos electrónicos, detrás de la acumulación de grasa del hígado
Redacción
Lunes, 19 de marzo de 2018, a las 13:20
El uso de cigarrillos electrónicos puede llevar a una acumulación de grasa en el hígado, según sugiere un estudio de ratones expuestos a los dispositivos, cuyos resultados se presentaron en ENDO 2018, la 100ª reunión anual de la Sociedad Endocrina de Estados Unidos, que se celebra en Chicago, Illinois, Estados Unidos.

"La popularidad de los cigarrillos electrónicos ha aumentado rápidamente en parte debido a los anuncios sobre que son más seguros que los cigarrillos convencionales. Sin embargo, como la grasa extra en el hígado puede ser perjudicial para la salud, concluimos que los cigarrillos electrónicos no son tan seguros como se ha hecho llegar a los consumidores", dice el autor principal Theodore C. Friedman, presidente del Departamento de Medicina Interna y profesor de Medicina Cardio-Metabólica en la Universidad de Medicina y Ciencia Charles R. Drew en Los Ángeles, California, Estados Unidos. "

"Esto tiene implicaciones importantes para la salud pública y la normativa", añade. Los cigarrillos electrónicos contienen nicotina y Friedman y otros investigadores han informado que están vinculados con enfermedades hepáticas no alcohólicas. Sin embargo, se desconocen los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos en la enfermedad hepática, la diabetes, las enfermedades cardiacas o los accidentes cerebrovasculares.

En el estudio de 12 semanas, Friedman y sus colegas estudiaron ratones que carecían del gen de la apolipoproteína E, lo que los hace más propensos a desarrollar enfermedades del corazón y tener grasa en el hígado. Se alimentó a todos los roedores con una dieta relativamente alta en grasas y colesterol. Se colocó a un grupo de ratones en una cámara que los expuso al aerosol del cigarrillo electrónico, de modo que sus niveles de nicotina en la sangre fueran similares a los de los fumadores y usuarios de cigarrillos electrónicos. Se expuso a un segundo grupo de ratones a aerosol salino.

Cambios en 433 genes asociados con desarrollo de hígado graso

Los científicos recogieron muestras de hígado y observaron en él genes afectados por cigarrillos electrónicos usando una técnica llamada análisis de secuencia de ARN. Encontraron cambios en 433 genes que se vincularon con el desarrollo del hígado graso y la progresión en los ratones expuestos a los cigarrillos electrónicos.

Los investigadores también encontraron que los genes relacionados con los ritmos circadianos (el reloj del cuerpo) se modificaron en los ratones expuestos a los cigarrillos electrónicos. La disfunción circadiana del ritmo se sabe que acelera el desarrollo de la enfermedad hepática, incluidas las enfermedades del hígado graso.

"Nuestros resultados experimentales brindarán apoyo a los legisladores y los organismos reguladores federales y estatales para tomar medidas preventivas para detener el creciente uso de cigarrillos electrónicos entre niños y adultos", concluye Friedman.