18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

"Se ha perdido el respeto al omeprazol como medicamento"

El presidente de la SEPD valora los últimos estudios que ponen en duda la seguridad del popular fármaco

Fernando Carballo, presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD).
"Se ha perdido el respeto al omeprazol como medicamento"
lun 04 diciembre 2017. 09.20H
Marcos Domínguez
El omeprazol está en el punto de mira tras la publicación de un estudio que lo ligaba al aumento del riesgo de cáncer de estómago con un uso a largo plazo. No es la primera vez que este inhibidor de la bomba de protones y uno de los medicamentos más consumidos del mundo es objeto de trabajos que ponen en duda su seguridad.

“Es tan popular que todo el mundo lo usa como protector gástrico y se le ha perdido el respeto como medicamento”, comenta Fernando Carballo, presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD). Ante las dudas que generaba su uso, esta sociedad emitió un posicionamiento en 2016 donde se reafirmaba en la seguridad del fármaco. Ahora, nuevas publicaciones lo ponen de nuevo en tela de juicio.

Frente a los últimos estudios aparecidos, Carballo comenta: “Ha salido últimamente que el efecto inhibidor de la secreción gástrica, en un contexto de gastritis crónica, podría sumarse –aunque todavía no está claro– al efecto de la carcinogénesis del cáncer gástrico por un mecanismo no directo”.

El digestólogo aclara que “es uno de los pocos fármacos que no tiene efectos adversos inmediatos, como sí los tiene el ibuprofeno, por ejemplo”. Lo que está demostrado es que puede tener un efecto secundario “a largo plazo” sobre la solución de determinados nutrientes, vitaminas y minerales. Y por tanto, “a largo plazo”, repite, “puede dar lugar a la aparición de anemias y a trastornos neurológicos asociados al déficit del complejo vitamínico B”.

La Primaria y la farmacia, fundamentales

Por eso, incide en que “no se debe utilizar como protector gástrico indiscriminado” y que su uso sostenido en el tiempo “debe tener un control médico para adelantarse a los efectos adversos”. El especialista valora el trabajo de los profesionales de Primaria en cuanto a la correcta prescripción del inhibidor de la bomba de protones y, al poder ser dispensado sin necesidad de receta, el del farmacéutico comunitario como fuente de información a pie de calle frente al uso incorrecto del medicamento.

Pero también puntualiza que los efectos adversos pueden darse solo en el largo plazo, “y ahí hay que hacer vigilancia. Para su eficiencia, solo hay que usarlo cuando haya indicación médica y tanto médicos de Familia como farmacéuticos tienen un papel colaborador esencial”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.