21 de junio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:10
Especialidades > Aparato Digestivo

El uso prolongado de omeprazol multiplica el peligro de cáncer de estómago

El riesgo aumenta incluso después de eliminar la bacteria carcinógena ‘Helicobacter pylori’

El uso prolongado de omeprazol multiplica el peligro de cáncer de estómago
Redacción
Viernes, 03 de noviembre de 2017, a las 13:20
Un estudio desarrollado por investigadores del University College de Londres y de la Universidad de Hong Kong revela que el uso a largo plazo de los inhibidores de la bomba de protones (PPI), como el omeprazol, aumenta el riesgo de cáncer de estómago. Y lo hace incluso si se toma después de que se haya eliminado del organismo la bacteria carcinógena helicobacter pylori, causa principal de las úlceras digestivas.

Según investigaciones anteriores, los pacientes con una infección causada por helicobacter pylori que tomaban PPI tenían más probabilidades de desarrollar gastritis atrófica, un precedente del cáncer de estómago. Así, existía la hipótesis de que eliminar la bacteria antes de tomar estos fármacos reducía el riesgo. Sin embargo, el estudio publicado recientemente en BMJ Journals, revela que el peligro de desarrollar cáncer de estómago es de más del doble si se consume omeprazol y a pesar de que se haya suprimido previamente la bacteria.

En su investigación, los científicos analizaron a un grupo de más de 63.000 pacientes tratados contra la helicobacter pylori y compararon el uso de PPI con bloqueantes H2, que también tratan la acidez estomacal. Estos últimos no mostraron relación con el cáncer de estómago, pero los PPI se relacionaron con un riesgo 2,4 veces mayor. Es más, el uso diario de estos fármacos se relacionó con un riesgo de cáncer de estómago cuatro veces mayor que el consumo semanal. Además, los pacientes que tomaron estos medicamentos más de un año multiplicaron el riesgo por cinco y los que lo tomaron más de tres años, por ocho.

No obstante, dado que se trata de un estudio observacional, los investigadores reconocen que no se puede establecer una relación causa-efecto, pero recomiendan que los profesionales sanitarios lo tengan en cuenta a la hora de prescribir PPI a largo plazo.