18 nov 2018 | Actualizado: 19:00
Vie 21 junio. 17.47H

Un año más, el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha cerrado sus sesiones, debates y ponencias con un notable éxito de participación e interés. La 46 edición, celebrada en Barcelona, ha sido una cita ineludible para los médicos de esta especialidad: se han congregado 2.400 profesionales, un número que ha superado al anterior encuentro en Madrid. Ante la magnitud e importancia del evento, Redacción Médica ha seguido muy de cerca su día a día, y una vez concluido, ha seguido publicando informaciones y noticias de indudable alcance no sólo para la especialidad sino para el conjunto del Sistema Nacional de Salud (SNS). De hecho, en la última oferta de plazas MIR, la neumología ha sido de las especialidades que más han aumentado su demanda entre los futuros médicos.

El Congreso ha sido una óptima oportunidad para poner de largo algunos de los nuevos proyectos de la especialidad como el nuevo Libro Blanco de la Neumología, además de un plan de responsabilidad corporativa y la propuesta del Año Separ de las terapias respiratorias domiciliarias. Y, por supuesto, hay que mencionar su ambiciosa meta de lograr una Estrategia Nacional de Asma antes de que finalice 2014.

Uno de los temas en los que más se ha incidido en el encuentro ha sido la futura troncalidad. A pesar de no estar en contra de la troncalidad, puesto que se traduce en una mejor formación como internistas, los neumólogos y los cirujanos torácicos abogan por mantener la calidad formativa en técnicas diagnósticas, terapéuticas y conocimientos específicos de la especialidad. El punto débil es el ajuste actual, antes de que entre en vigor la nueva troncalidad, ya que con tan solo cuatro años deberán formar a los futuros neumólogos en nuevas técnicas de sueño, cuidados semicríticos y técnicas endoscópicas invasivas, entre otras. Demasiada obligación formativa para tan poco tiempo.

La tuberculosis ha sido otro de los grandes asuntos abordados en el congreso. Cuando hablamos de tuberculosis en España, hablamos de que un 80 por ciento de los casos son pulmonares. Siendo un problema de salud pública, todos los esfuerzos son más que necesarios para conseguir prevenir, tratar la enfermedad y que el ciudadano pueda recibir una buena atención sanitaria. Conviene recordar que en 2007 se diseñó un programa de detección y control de la tuberculosis, pero la Separ entiende que no es posible referirse a éste como un Plan Nacional auténtico. Por ello, insiste en que es imprescindible una actualización y el lanzamiento de un Plan Nacional para el control de esta patología.

La modificación de la actual Ley Antitabaco también ha dado de que hablar en el encuentro. Separ apoya la Ley desde el primer momento, y la consideran una norma modélica, por tanto no contemplan el cambio. Hacen hincapié en que el 80 por ciento de los fumadores está a favor de mantenerla y se considera un logro la protección de la salud de los no fumadores. Asimismo, sociedades extranjeras de América y Europa con los que Separ mantiene muy buena relación, participaron en el congreso ensalzando dicha ley y reconociendo que España es un ejemplo a seguir.

La Separ está formada por 3.700 socios y cuatro grupos profesionales. Los 11 miembros de su junta directiva cambian cada año pero no todos renuevan a la vez, en bloque, por lo que no se produce una ruptura que podría ser perjudicial para la estabilidad institucional de la sociedad. Así, se crea una Junta más participativa con gente con nuevas ideas y experiencias dando lugar a un mayor dinamismo y enriquecimiento.