26 de septiembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 21:30
Opinión > La Primaria es lo primero

Un hospital sin CAMAS, unos opositores sin PLAZA

Vicente Matas Aguilera, vocal Nacional de Médicos de Atención Primaria Urbana de la Organización Médica Colegial
Sábado, 27 de diciembre de 2014, a las 19:28
En el poniente de Granada, en la bonita ciudad de Loja, en el año 2010 se terminaron las obras de su hospital. Este centro, denominado de Alta Resolución (HAR), está ubicado en un zona geográfica alejada de grandes núcleos urbanos y su finalidad es la de incrementar la accesibilidad de los ciudadanos a los servicios sanitarios. Se eligió la localidad de Loja y anejos al ser una agrupación de municipios con una población superior a los 50.0000 habitantes y que el tiempo medio hasta llegar a un hospital era superior a 30 minutos.

Para cubrir los puestos sanitarios de este centro, en el año 2010 se publicó una OPE (Oferta Pública de Empleo) donde se ofertaron un total 139 plazas. Se presentaron más 6.000 personas. El proceso desde el principio estuvo “infectado” por graves problemas ya que, en la primera parte del mismo, se filtraron preguntas de los exámenes. Por este motivo, la Junta de Andalucía se vio obligada a repetir los exámenes en dos categorías: Enfermería y auxiliares de Enfermería. Se realizaron exámenes escritos, prácticos, valoración de méritos y, además, entrevistas. En enero de 2011 se publicaron el listado definitivo de los 139 profesionales aprobados.

A diciembre de 2014, es decir, tras casi cuatro años desde la fecha de publicación del listado de aprobados, sólo han firmado la toma de posesión de su plaza 30 profesionales (el 21,58 por ciento del total) y quedan aún por firmarla 109 profesionales que aprobaron aquel proceso selectivo (el 78,42 por ciento).

Muchos de los que ya han firmado su plaza, curiosamente, son puestos de confianza de la Gerencia, es decir, firmaron su plaza y al día siguiente no estaban en el Hospital de Loja trabajando sino en el Hospital de Poniente de Almería en un cargo de confianza.

El centro abrió sus puertas en el primer trimestre de 2011, trabajan médicos, enfermeros, auxiliares…Y, actualmente, este hospital tiene una actividad real del 30-40 por ciento, ya que sólo funcionan las Consultas Externas, los quirófanos trabajan “a medio gas” con cirugía ambulatoria y las Urgencias Hospitalarias no dan el uso para lo que fueron creadas.

El Centro de Salud instalado dentro del mismo complejo hospitalario funciona de manera correcta aunque con consultas masificadas y plantilla insuficiente, además estos médicos de Atención Primaria, que deberían sólo atender las Urgencias propias de Atención Primaria en el centro y a domicilio, también se ven obligados a atender las Urgencias Hospitalarias, no solo del Centro de Salud de Loja sino de toda la comarca y sin los medios y el apoyo de un hospital en funcionamiento.

Desde 2011, al pasar por la autovía A-92 (la que se hizo con la Expo del 92) se pueden ver los indicadores de gran tamaño con la palabra hospital. Pero si algún paciente necesita atención sanitaria urgente y se desvía para ser atendido, se encuentra con un edificio que no es, que no posee unas Urgencias Hospitalarias sino unas Urgencias de Atención Primaria alojadas en unas Urgencias Hospitalarias con los medios de un Centro de Salud y sin los medios propios y específicos de un hospital. Esto puede arrastrar consecuencias sanitarias importantes y retrasos innecesarios para los pacientes urgentes y emergentes.

Loja y su comarca merece que la gran inversión que se ha realizado para la construcción del hospital no sea un despilfarro más, que se una a los muchas infraestructuras realizadas y sin uso: metros y tranvías sin vagones ni servicios, aeropuertos sin aviones… y todo esto con unas listas de espera que crecen y profesionales con oposiciones aprobadas y sin plaza.

A las 8 horas del día 22 comenzó un encierro de profesionales en el centro reclamando la puesta en marcha del 100 por cien de las instalaciones y la toma de posesión de los opositores aprobados. Su intención era pasar allí encerrados la Nochebuena, pero al ser el Servicio de Urgencia de Atención Primaria, la única instalación disponible y para no alterar el orden y normal funcionamiento del servicio, finalmente y tras 60 horas de encierro, decidieron poner un punto y seguido en su movilización por la apertura completa del Hospital de Loja.

Encontrar gestores culpables es más difícil cuando se trata de salir en la foto cortando la cinta de la inauguración. Puede ser culpa de la Junta de Andalucía, quizás también del Gobierno de España y por qué no de la Comunidad Europea.
De cualquier forma, el hospital está terminado, los profesionales aprobados tras una dura oposición, por lo que sería necesario y justo que se pongan de acuerdo, hagan un esfuerzo y la Junta de Andalucía cumpla sus compromisos y se pongael hospital en funcionamiento al completo, sino, en lugar de una inversión en salud, será un gasto inútil y un despilfarro.

Los recortes en salud se pagan caros y los perjudicados finales son los pacientes, los más débiles. ¡Hostpial al 100 por ciento ya! Lo merece Loja y su comarca.