Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:40
Opinión > Firmas

Un cuento sobre la prescripción enfermera

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, Antonio Otero
Jueves, 10 de diciembre de 2015, a las 19:26
Las Auxiliares de Clínica o Enfermería quieren pasar a llamarse personal técnico en cuidados al paciente. La profesión se encuentra capacitada para asumir nuevas tareas en el cuidado de los pacientes como curas, control y toma de constantes y otras pruebas en las que, de hecho, vienen participando activamente en hospitales y centros de salud, sin olvidar el importante papel que pueden desempeñar en los cuidados en el domicilio del enfermo crónico.

Consideran que el Sistema Nacional de Salud no debe prescindir de esta profesión con tanto potencial por desarrollar.

Para la asunción de estas nuevas competencias, para las que se consideran suficiente preparadas, solo deberán realizar un curso elaborado y dirigido por su colegio profesional con una duración, contenido , evaluaciones y precio aún por determinar que serán acordados con el Colegio de Enfermería, que en todo momento se ha mostrado entusiasmado con la idea de que sus compañeros de profesión sanitaria asuman parte de sus competencias con la seguridad de que estas medidas redundaran en una mejor atención a los pacientes.

El sindicato de auxiliares  pone a disposición del colegio su estructura para participar en los cursos de acreditación  necesarios, pudiendo encargarse de su desarrollo, siempre, por supuesto, en colaboración estrecha con los directivos colegiales.

Ya han mostrado su apoyo algunos partidos políticos que ven en esta iniciativa una gran oportunidad para disminuir costes y contribuir a hacer sostenible el SNS, aseguran que la calidad de la atención en ningún momento se verá disminuida.

Que la inmensa mayoría de auxiliares consideren que su labor y sus competencias están perfectamente definidas y reconocida su importante contribución en el cuidado de los pacientes y funcionamiento de hospitales y centros de salud no modifica la opinión de los directivos colegiales, que ven en esta reivindicación una gran oportunidad.

Este cuento está escrito con el máximo respeto a auxiliares y enfermeras que junto a los médicos trabajamos cada día para atender mejor a los pacientes.