22 de junio de 2017 | Actualizado: Jueves a las 22:20
Opinión > FIRMAS

Turismo y salud

Por Carlos Rus Palacios, secretario general del Clúster Español de Turismo de Salud y gerente de la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP)
Martes, 11 de febrero de 2014, a las 19:42
No es fácil comenzar sin hacer referencia a algunos de los tópicos más habituales con los que nos enfrentamos en la actualidad: la actual crisis como un momento de oportunidad, la necesidad de innovar y buscar vías de negocio alternativas, etc. Aunque lo diga un anuncio televisivo no somos los últimos en todo, no tenemos que cambiar nuestra nacionalidad para lograr el éxito. Tenemos ese carácter mezcla de latino y europeo que nos hace únicos y no deberíamos centrarnos siempre en lo negativo, en la crítica. Coincidiréis en que este mundo globalizado nos ha abierto un mercado grande, pero tremendamente competitivo; ya puedo competir en China sin salir de la oficina y del más grande al más pequeño entran sin poder evitarlo en el salón de nuestra casa.

España, gran marca. España, número 3 del mundo, repito, del mundo en turismo. España, número 5 o 7 del mundo, perdón, del mundo entero, en Sanidad, número 1 en trasplantes, no en número, que cerca estamos, sino en modelo, en gestión. Y llegó la crisis y... ganamos el Mundial porque cuando nos lo creemos somos los mejores en todo aquello que nos proponemos.

Esto es España en turismo y en salud, dentro de este mercado globalizado, agresivamente competitivo. Tenemos las mejores instalaciones hoteleras del mundo, no dos buques insignia, un estándar de calidad envidiable y esto, quien salga de nuestro país más de dos veces al año lo ha comprobado sin ninguna duda. Tenemos una sanidad que ha sido válvula de escape para muchos ciudadanos del mundo que han visto en nuestra universalidad y gratuidad, por un lado, y en nuestra calidad, por otro, una solución a los problemas de salud. País turístico que más de 60 millones de personas al año eligen para su descanso y disfrute. Clima, alegría, sol, playa, montaña. Si algo tiene este país es variedad y hay muy pocos rincones que no tengan algo interesante que contar o mostrar.

Partiendo de la realidad de la buena posición en la que se encuentra España, tanto en turismo como en salud, cabe esperar que nuestro país sea un destino muy adecuado para el turismo de salud. Tras sumergirnos en la realidad de este turismo de salud  en el ámbito internacional, decidimos solicitar a Deloitte un estudio del mercado internacional, de la situación de España y un plan estratégico para la actuación de forma concreta en cada país que consideramos emisor de pacientes/turistas. Este plan ya se ha puesto en marcha y hemos completado los primeros pasos, como desarrollar una marca comercial que nos identifique, Spaincares, y una plataforma web que habrá de ser nuestra mejor tarjeta de visita. En poco más de un mes estará listo para mostrar en cualquier parte del mundo el market place de la oferta de turismo de salud española.

Bien, foto hecha, ¿y ahora qué? Ahora llega la crisis y se regula la prestación sanitaria a extranjeros, se transpone la directiva de atención transfronteriza de pacientes, en cristiano, el derecho de los ciudadanos europeos de recibir asistencia médica en toda Europa, que implica un método de reembolso pero es un derecho concedido.

¿A qué esperábamos? ¿Tenía que llegar Merkel para darnos cuenta de que dos más dos son cuatro? Turquía hizo la suma hace años. Su compañía aérea está totalmente orientada al turismo de salud y sus hospitales, gracias al apoyo de la administración, son números uno mundiales en la acreditación especializada en medicina, Joint Comission International.  Es cierto que son un destino turístico muy importante, el sexto en número de visitantes, pero con una facturación que ni siquiera están en los diez primeros. La cuestión es que vieron un mercado de 100.000 millones de dólares y decidieron lanzarse a por él. Tuvieron que crear la sanidad privada que tienen hoy, adaptar aviones, pelear en los mercados internacionales y hoy en día son una de las principales potencias en este mercado del turismo de salud.

Nosotros ya tenemos todas las herramientas, ahora es el momento de abordar de una forma seria este mercado, de salir fuera a vender nuestra sanidad, nuestros centros de dependencia para que vengan a disfrutar de las condiciones de nuestro invierno con la mejor asistencia médica, de nuestras aguas termales y de nuestros hoteles. Tenemos la posibilidad de transformar el concepto de sanidad como gasto a sanidad como generadora de riqueza. Tenemos la oportunidad y la obligación de salir a ese mercado internacional y hacernos con al menos un 10-12% de cuota de mercado, 10.000 millones que nos corresponden.

El turista de salud es un turista de calidad con un gasto medio entre 6 y 10 veces superior al turista general y España es un destino de seguridad, de calidad. No vamos al mercado low-cost como Turquía o Tailandia. Tenemos mejor precio y sistema que nuestros vecinos y mucha más calidad y seguridad que nuestros competidores. Rusos y árabes están habituados a acudir a este mercado, ingleses, franceses y alemanes son nuestro objetivo y principal cliente en la actualidad.

El turismo de salud tiene la potencialidad de superar con creces el turismo de gastronomía y será un factor fundamental en la superación de la estacionalidad del turismo general, siendo además un turismo que puede y debe complementarse con actividades culturales y de ocio.

Este proyecto ya ha sido presentado de forma pública a las autoridades de las comunidades autónomas de Andalucía (Córdoba, Antequera y Sevilla), Extremadura, Murcia, La Rioja, Galicia, Canarias, Comunidad Valenciana (Valencia, Castellón y Alicante), País Vasco, Navarra, Madrid (Fitur), ante la ministra de Sanidad, el Alto comisionado de la Marca España, la Secretaría de Estado de Turismo, Turespaña y próximamente lo presentaremos públicamente en Barcelona, Baleares y Aragón.

El Clúster Español de Turismo de Salud es hoy una realidad gracias a que los presidentes de los principales sectores del turismo y de la salud, hoteles (Cehat), balnearios (Anbal), agencias de viajes (CEAV), dependencia (FED) y hospitales (FNCP) lo han visto muy claro y han apostado. ¿Y tú? ¿A qué esperas?