Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Domingo, 02 de noviembre de 2014, a las 21:00
Las maratonianas jornadas del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) celebradas en Valencia han concluido con una extensa hoja de ruta doctrinaria que abarca propuestas tanto educativas como sanitarias. La troncalidad, como es de suponer, es el tema estrella del CEEM, lo que más preocupa a los estudiantes, y quieren solucionarlo a toda costa porque está previsto que la primera oferta con plazas troncales alcance a los que se gradúen en 2017 y aún ven flecos que irremediablemente tienen que limarse para que los alumnos finalmente apoyen el nuevo sistema formativo.

Para la búsqueda de soluciones, los estudiantes van a encontrar la disposición del Ministerio de Sanidad, como así ha comentado en ocasiones el director general de Ordenación Profesional, Javier Castrodeza, quien sabe que la troncalidad sólo tendrá éxito con el apoyo de los principales afectados, los alumnos, y quiere contar con ellos. El nuevo posicionamiento del CEEM sobre troncalidad, matizado y más centrado en corregir aspectos concretos podría ser un paso adelante para acercar posturas. Aunque ha empezado la cuenta atrás para la implantación del modelo, aún hay tiempo si los trabajos comienzan desde ya.  

La relación entre el CEEM y Sanidad ha obtenido frutos en los últimos años, y algunas de las modificaciones que se han realizado en los borradores de la troncalidad han sido propuestas por el Consejo de Estudiantes en sus alegaciones, como la eliminación de un segundo examen tras la realización del periodo troncal. El equipo actual del Ministerio de Sanidad ha logrado acercamientos con los alumnos, a quienes ha propuesto regular su figura jurídica en el ámbito hospitalario; además, la creación del nuevo registro de profesionales es un paso adelante para conocer las necesidades futuras de médicos, una de las principales reclamaciones del CEEM, que solicita que las políticas de recursos humanos se basen en una información demográfica precisa.

Siguiendo esa senda de transparencia, el Ministerio de Sanidad lleva dos años ofreciendo información sobre la adjudicación de plazas para médicos internos residentes. Estos estudios serán la base para diseñar las futuras convocatorias, que según el CEEM, deberán incluir otra vez la segunda vuelta de asignación (se ha eliminado para este año). Esta es una de las nuevas propuestas del Consejo de Estudiantes aprobadas en Valencia y que podría ser estudiada por el Ministerio de Sanidad dependiendo de cómo acabe la adjudicación de plazas en la convocatoria actual. Sería factible también que el factor baremo académico no se tuviera en cuenta para obtener el número de orden en la elección (sólo en caso de desempate) y es una propuesta del CEEM que podría ser atendida por la Dirección General de Ordenación Profesional en futuras reuniones.

Algunas ideas de la hoja de ruta del CEEM se han basado en los estudios publicados por el Ministerio de Sanidad, que aportan luz sobre lo que está pasando en las convocatorias MIR. Las reflexiones de los estudiantes sin duda tendrán buena acogida en las administraciones, solamente es necesaria una buena disposición para continuar negociando, esta vez con datos precisos, reclamaciones ‘matizadas’ e información transparente: un excelente punto de partida para un nuevo comienzo.