PEDRO RICO, DIRECTOR GENERAL DE VITHAS
Lun 16 marzo de 2020. 11.10H
Firmas
La pandemia del coronavirus representa uno de los mayores retos a los que se han enfrentado la sanidad y sociedad españolas en décadas. Vithas, como grupo sanitario de referencia y como parte del Sistema Nacional de Salud, no es ajeno a ese reto, y también nuestros hospitales están afrontando una creciente carga asistencial.

Anualmente, Vithas gestiona más de 3,5 millones de encuentros médicos, lo que representa una media de casi 300.000 al mes. Eso en circunstancias normales, porque ahora queremos concentrar nuestros esfuerzos y recursos en los cientos de personas que acuden a nosotros preocupadas por si pudieran haber sido contagiadas de coronavirus. Son nuestra prioridad por encima de cualquier otra consideración.

Solo en la última semana, en Vithas hemos atendido a unas 5.000 personas que presentaban clínicas respiratorias compatibles con el coronavirus; es decir, una media de 35 personas diarias en cada uno de nuestros 20 hospitales. Estos casos sospechosos activan complejos protocolos para garantizar una asistencia de calidad y con seguridad tanto para el paciente como para nuestros profesionales, lo que implica una notable inversión de tiempo, esfuerzo y recursos humanos y materiales.

Desafortunadamente, un número creciente y cada vez más significativo de estas personas en efecto están contagiadas, y no pocas son pacientes frágiles, personas de edades avanzadas o con patologías previas que requieren cuidados altamente especializados, servicios de UCI y tecnología de precisión para un diagnóstico certero. Prácticamente todos nuestros hospitales tienen ya pacientes ingresados por Covid-19, tanto en habitaciones de aislamiento como en las UCI.


"Nuestros médicos, enfermeras, auxiliares, celadores y el conjunto del personal de los hospitales han reaccionado con un compromiso, entrega y esfuerzo admirable"


Nada de esto ha amilanado a nuestros profesionales. Al contrario, ante un reto de tal magnitud, nuestros médicos, enfermeras, auxiliares, celadores y el conjunto del personal de los hospitales han reaccionado con un compromiso, entrega y esfuerzo admirables. Una dedicación que incluso ha provocado que un centenar largo de ellos se encuentren hoy en aislamiento domiciliario preventivo por haber estado expuestos a contactos de riesgo. Otros ya están de baja por haber dado positivo en los test de PCR. A todos ellos les reitero mi agradecimiento públicamente, como ya he hecho en privado, y mis mejores deseos de una rápida recuperación.

Desde que en enero empezó la crisis del coronavirus, Vithas ha orientado sus principales esfuerzos a prepararnos para lo que se avecinaba. La constitución temprana de un comité corporativo de seguimiento nos ha permitido informar y formar adecuadamente a nuestros profesionales, dotarnos de los recursos materiales necesarios y suficientes, elaborar guías internas de actuación de acuerdo a los protocolos oficiales, y preparar un plan de contingencia que contempla respuestas para todos los escenarios posibles.

Pero la misión, visión y valores de Vithas nos empujan a ir más allá de la atención a las personas que nos confían su salud. Decía antes y subrayo ahora que Vithas es parte integrante del Sistema Nacional de Salud junto a los centros de titularidad pública y nuestros colegas de otros grupos y empresas privados. Y es justamente en el actual escenario cuando esa pertenencia adquiere su verdadera dimensión.

El Ministerio y las consejerías de Sanidad conocen perfectamente que aquí está Vithas para todo aquello en lo que podamos ayudar; saben que en Vithas siempre han encontrado y encontrarán a un aliado fiel, más aún en circunstancias tan complicadas como las presentes, cuando solo nos mueve el afán de superar entre todos esta emergencia sanitaria y social.

Más allá del estricto cumplimiento de los protocolos oficiales, hoy más que nunca todos los profesionales e infraestructuras hospitalarias de Vithas están a disposición de las autoridades sanitarias a beneficio exclusivamente de la salud de las personas y del bienestar del país, que nos demandan cooperación, confianza y trabajar codo con codo para dejar atrás cuanto antes y de la mejor manera este extraordinario desafío nacional.