13 nov 2018 | Actualizado: 19:10
Dom 06 diciembre. 11.26H
Una nueva enfermedad -esta vez cardiaca- está poniendo en jaque las políticas de salud públicas españolas. El chagas es una patología potencialmente mortal y cuyo origen radica en las zonas rurales de algunos países de América Latina como Bolivia o Brasil.

Ante esta alerta, varios medios nacionales han informado de las consecuencias de la introducción de esta patología en España (principalmente de los inmigrantes latinoamericanos) así como sus características.

El diario El Mundo, por ejemplo, titula "El Chagas debería descartarse en los latinoamericanos que viven en España" a través de programas de cribado, "no porque exista riesgo de propagación en España, sino porque algunos podrían tener la enfermedad sin saberlo, lo que podría comprometer su salud", escribe Clara Marín.

Nuestro país es la región más afectada, ya que es el objetivo de llegada de millones de extranjeros provenientes del otro lado del 'charco'. "Así, se calcula que en España podría haber entre 50.000 y 70.000 personas infectadas por el parásito Trypanosoma cruzi, transmisor de la enfermedad", explica este periódico.

Por otro lado, recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una alerta global para otra enfermedad, la Zika, que se transmite con el mismo mosquito portador del dengue y Chikungunya. Este anuncio se debe al aumento de recién nacidos con microcefalia y, hasta el momento, nueve países habían confirmado la presencia del Zika: Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Surinam y Venezuela.